Opinión Nacional

Maisanta y gallegos

La historia de los hombres, muchas de ellas, esta construidas con contradicciones manipuladas, con rabias o inclinación política, y estas al final son desfiguradas.

El caudillo Maisanta Pedro Pérez Delgado, fue un hombre que en momentos lucho contra su esencia de revolucionario, muchas veces buscando vivir como la mayoría de la gente despreocupada por sus coterráneos, pero su naturaleza era mas fuerte que sus afectos familiares; ¿Sí no entendemos eso? Menos lo podemos juzgar bajo la lupa del odio hacia Chávez.

Mi pregunta, ¿Por qué a Maisanta no se le mide con la misma vara y sutileza que hasta ahora se han medidos a hombres como Rómulo Gallegos, que es reconocido en el mundo por algo que él no creó? Aunque si transcribió.

Es que en un escueto artículo de Rafael Simón Jiménez, donde analiza un libro de Oldman Botello sobre Maisanta, pero que Jiménez titula “Maisanta, Guerrillero, Pedigüeño y Traidor”, tan sólo por una carta que este mandada a J.V.Gómez cuando era enviado de Ciudad Bolívar a Puerto Cabello como reo político, en las condiciones paupérrimas y antihumana común en esa época.

Quizás Jiménez no haya leído las de Rómulo Gallegos ensalzando al mismo J.V.Gómez, que las puede conseguir en dos libros extraordinarios de Carlos Carriles Ayala, titulado “Pérez Jiménez y su Tiempo” editorial Dusar S.A., agosto 1986, en el primer tomo, desde la página 335 a la 344; consiguiéndose frases por demás empalagosas.

Quizás el señor Jiménez no sepa que durante muchos años hemos pedido que la novela doña Bárbara y Cantaclaro, en un acto de justicia, se le coloque la doble autoría, es decir, se reconozca que don Antonio José Torrealba le entrego los manuscritos a Gallegos y este los corrigió, pero tan sólo lo firmó él; quizás por que A.J.Torrealba era un indio Otomaca y campesino que vivía sobre su misma tierra.

Los estudios que por décadas la UCV, en su facultad de Humanidades y Educación y el Instituto de Filología Andrés Bello en su edición y estudio por Edgar Colmenares titulado ‘Diario de un Llanero, de Antonio José Torrealba’ en un compendio de cinco volúmenes, unas 2.365 páginas y 1.111.550 palabras llenas todas ella de la más exquisita narrativa y de la Intertextualidad, han hecho llegar a tal conclusión y, este debate que no puede seguir silenciado, como diría A.J. Torrealba cuando era caporal ¡hay Maisanta quien los viera!

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba