Opinión Nacional

Maisanto: Medallas de hierro oxídado y cemento

Impregnados del espíritu olímpico de Beijing, aunque el hijo cada vez menos ilustre de Sabaneta haya declarado olímpicamente que no le interesan las medallas, sino que China le gane a EEUU (menos mal que al resto de los venezolanos sí nos interesan las competencias deportivas y rendimos homenaje a Dalia Contreras por su Bronce en el Taewondo), sus últimas actuaciones en materia económica reflejan la prepotencia y la terquedad de quien siempre ha manifestado admiración por los dictadores e, incómodo, ejerce a regañadientes la presidencia de una República cuya Constitución la declara de naturaleza democrática y descentralizada. No obstante, el teniente coronel se mantiene aferrado al propósito de consolidar en Venezuela una vulgar copia del fracaso estalinista con especial caletre del sainete cubano. Esto resulta cruelmente obsoleto, al observar que quienes dictan las pautas actualmente en Cuba, convertido Fidel en burocrático y muy enfermo Jarrón chino, están dando los golpes de timón lentos pero irreversibles hacia la apertura económica y sociopolítica que gradualmente los conducirá al terreno de las libertades. Irónico, ahora que Cuba se distancia del Comunismo (del que también se devolvieron nada menos que China y Vietnam), mientras más se erosionan las bases del apoyo popular de que disfrutara el presunto «proceso» en el pasado, quien pretende imitar a Stalin busca profundizar la toma del poder dictando leyes y órdenes que son abiertamente contrarias a lo que establece nuestra Carta Magna, e irrespetan la voluntad popular expresada en rechazo a su Reforma estatizante, el pasado 2 de diciembre.

Debemos preguntarnos todos, lo que persigue Maisanto con esta imposición grosera de 26 leyes arbitrarias e improvisadas, que no han sido consultadas al soberano ni respetan lo que la Constitución establece como marco esencial de la Nación, lo que las hace nulas de absoluta nulidad. Igualmente, las razones por las cuales, en medio del innegable conflicto planteado por la imposición de estas leyes con patas frágiles y mala entraña, le suma a la explosiva situación su caprichosa decisión de estatizar las empresas que producen cemento, habiendo recientemente dictado una medida similar respecto de Sidor, casos aun no resueltos. Por supuesto que cada uno de estos movimientos viene acompañado por el discurso demagógico para tratar de justificar y ganar simpatía en torno a medidas que difícilmente pueden disimular su arbitrariedad e inconstitucionalidad, tras esa fachada populista que barniza con engañosos slogans sobre la presunta participación del pueblo en la toma de decisiones y los beneficios que traerían a las mayorías estos supuestos cambios.

Hay que recordar, primero, que estamos en un proceso electoral, y que Maisanto viene de sufrir una derrota muy significativa el 2D (aunque él en su escatológico y muy irrespetuoso «análisis» calificase como Victoria de Mierda el enorme logro del país que, por la vía electoral, le manifestó su rechazo a una Reforma que daba carácter legalista a la pretensión dictatorial y enterraba lo fundamental de la Democracia). Segundo, a esa Victoria nada pírrica de los que se oponen al autoritarismo, la militarización y la versión cantinflérica del Capitalismo de Estado, debemos sumar, como daños colaterales para la Nomenclatura chavista, que han ocurrido y siguen ocurriendo divisiones, deserciones, disensiones, en las filas del oficialismo, derivadas precisamente del empeño en mantener el rumbo dictatorial, lo que se evidencia de las imposiciones personalísimas de quien se cree, y para colmo así lo proclama, Líder único e insustituible. El creciente descontento a raíz del contrabando de la Reforma, cuya discusión en el seno del chavismo se procuró evitar por todos los medios, produjo los pronunciamientos en contra de Podemos, Baduel, Marisabel. Y como consecuencia directa de esos factores, más la información que logró hacerles llegar la Oposición respecto del significado y los peligros de la Reforma, la considerable abstención de muchos votantes chavistas, que estimaban como respaldo seguro y garantizado para consolidar el engaño. El resultado del 2D (cuyos totales definitivos todavía no ofrece el delincuente CNE, por no empeorar el grave desorden y la desbandada que eclosionaron en el oficialismo) viene produciendo un efecto de bola de nieve, a medida que avanza también aumenta en su volumen, puesto que se resquebraja la condición de infalible e invencible que las pasiones -no las razones- adjudicaban al caudillo circunstancialmente ungido con el favor de las masas. En otras palabras, Maisanto se atrevió a mediados del 2007, a poner su prestigio y sus presuntas dotes de liderazgo y cambio, en la balanza electoral donde su propuesta eminentemente inconstitucional y autoritaria ocupaba el plato contrario al de la Democracia, Imperfecta pero Perfectible. La derrota de su creación, la Reforma, inmediatamente se traslada a su creador y promotor primordial, por ese empeño suyo en ser el protagonista esencial, lo que se traduce en el 2008 en una actitud general menos complaciente y tímidamente racional hacia su figura, vista ahora con pies de barro, y todo cuanto emane de él. El carisma sí es jabón que se desgasta, y cuando no viene acompañado de un ejercicio capaz y efectivo de la presidencia, el desgaste es mayor.

La táctica de dividir para reinar, le proporcionó a Maisanto buenas rentas durante los primeros años. Pero esa polarización que logró dividir a la sociedad y a las familias venezolanas, al no ser paralela a una gestión con frutos dignos de encomio en materia de Seguridad, Empleo, Educación, Salud, Control de Inflación, perdió su sentido inicial, puesto que las divisiones son posibles porque los grupos que se ubican al lado del oficialismo y se enfrentan a quienes quedan en la Oposición, lo hacen con la torcida esperanza de salir favorecidos cuando el gobierno reparta el producto de sus ejecutorias, que siempre será insuficiente. Esto ha sido así en todos los tiempos y en todas las latitudes. Pero cuando el gobierno es tan malo que produce poco o nada, reduce la capacidad de producción de la empresa privada (generando desempleo y subempleo), y apenas puede repartir cargos en la administración pública (a expensas de los excluidos a partir de la aplicación de listas fascistas tipo Tascón), los cuales son limitados, a pesar de la irresponsable multiplicación de Ministerios y otras dependencias para satisfacer a sus facciones, sin exigir preparación pero sí mucha militancia y sobre todo incondicionalidad y sumisión, esta polarización muere de mengua. Presenciamos hoy las continuas protestas de chavistas y opositores (a veces juntos) en reclamo por todo cuanto el gobierno está en la obligación de cumplir y no cumple.

Estas 26 leyes ilegítimas y bastardas, así como los profundos conflictos sociales y problemas económicos que necesariamente derivan de las «tomas» de Sidor y las cementeras, expresan la desesperación de un Maisanto acorralado por el fantasma del 2D (que sabe que le va a salir de nuevo en Noviembre, con mayor experiencia y tamaño), y tercamente empeñado en hacer la misma lectura del pueblo venezolano que hacía del 99 al 2005, cuando la polarización le funcionaba, cuando sus seguidores coreaban en muchedumbre la muy estúpida consigna de «Con hambre y sin empleo, con Chávez me restéo», cuando su charlatanería, sus bravuconadas, su chabacanería, no le habían ganado el desgaste y la antipatía que hoy evidencia en sus humilladas audiencias gradualmente disminuidas, en las soterradas maniobras de los caudillitos que pretendió lapidar con su reelección exclusiva del ámbito presidencial, en las candidaturas surgidas de la expresión popular y local en contra de las que imponen su pretencioso dedo y su infinito ego, en la rabia contenida de los humildes compañeros al demostrarse la gran hipocresía de la lucha anticorrupción de quien todavía protege y apoya a sus corruptos hermanos en Barinas, a sus corruptos colaboradores en los altos cargos, en la vergüenza compartida por igual entre chavistas de sincera convicción y opositores al verlo expresar insultos a mandatarios y contradecirse al correr a abrazarlos, al verlo solidarizarse con terroristas para luego fingir que los llama a la paz y la negociación democrática.

Ni el oficialismo es un bastión fuerte y monolítico, ni Maisanto tiene respaldo mayoritario. Los venezolanos que con sinceridad cuestionaron las pésimas ejecutorias de los gobiernos de AD y COPEI, y respaldaron con sus votos la oferta de cambio del Maisanto del 98 (ahora sabemos que era engañosa y tenía perversas intenciones), se dividieron en dos bandos enfrentados por la falsa polarización promovida por Maisanto. Pero hoy, tras diez años de un gobierno que condensa y potencia los defectos y vicios que cuestionamos a los anteriores, se va borrando esa artificial e injustificada división, y más chavistas coinciden con los opositores en que este gobierno es más de lo mismo ó más de lo peor, y todos nos esforzaremos en desplazar a los incapaces que han malgobernado por casi diez años, malbaratando cerca de setecientos mil millones de dólares, pero sin modificar en su estructura los niveles de pobreza y miseria que son el caldo de cultivo que nutre y mantiene a los falsos redentores. En Noviembre, chavistas y opositores van a elegir los Gobernadores y Alcaldes que mejor representen y garanticen la solución de los problemas, que satisfagan las necesidades reales, sin seguir las órdenes emanadas del sanedrín partidista opositor ni del megalómano caudillete que creyó estar por encima de todos nosotros.

Con Gobernadores, Alcaldes y Diputados a las Asambleas legislativas, surgidos de la genuina Voluntad Popular, difícilmente podrán funcionar esas «autoridades regionales» proyectadas inconstitucionalmente por Maisanto para enfrentar desde el cada vez más distante e impalpable Miraflores, a las Autoridades respaldadas por el Voto Popular, chavista y opositor, puesto que la mayoría de estos funcionarios electos estarán respaldados por quienes los eligieron, y se opondrán a los dictatoriales designios de Maisanto, el ídolo caído. Leyes habilitantes, bastardas y contraproducentes !!.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba