Opinión Nacional

Mal antiguo con nuevas caras

E l debate entre «sociedad civil» y «partidos políticos» en Venezuela no es nuevo. Bajo diferentes nombres y con diferentes figuras este planteamiento ¬que las organizaciones partidistas tildan de «antipolítica», aunque sus partidarios lo nieguen subyace en el imaginario político venezolano desde el inicio mismo de la democracia.

El historiador Ysrrael Camero recuerda que la faceta inicial de esta tendencia estuvo marcada por lo que él llama «candidatos periféricos»: personas que, sin arrastrar mayor cantidad de votantes, planteaba un discurso diferente a los candidatos entre los que se planteaban las opciones de triunfo. Entre estos, Camero menciona al propio Arturo Uslar Pietri, cuando fue candidato presidencial en 1963 con su movimiento «La Campana». De manera similar, los planteamientos del animador de televisión Renny Ottolina enfatizando el rol del ciudadano y minimizando el de los partidos se ve como una introducción a lo que posteriormente sería esa conducta antipartidos.

EL DEJÁ VÚ
DE Q UEREMOS ELEGIR

A esta primera fase de personalización electoral siguió un discurso propio de los años ochenta en los que también se vituperó el quehacer político como contrario a lo que necesitaba el país para continuar con el progreso iniciado dos décadas atrás. Según denuncia Camero, la intención de esta iniciativa (representada por grupos empresariales de tendencia liberal y algunos dueños de medios de comunicación) era «moler a los partidos políticos para que la ciudadanía los viera como una opción de gerentes que solucionan los problemas».

Mientras surgían estas ideas, los años noventa marcaron el nacimiento de organizaciones como Queremos Elegir, que innovaron en la solicitud de transformar la elección parlamentaria con voto uninominal, en sustitución del sistema de listas cerradas empleado hasta 1994, con la consigna de que era necesario «elegir al ciudadano y no al partido», peticiones que decantaron en la modificación a la Ley Orgánica del Sufragio y el establecimiento del llamado sistema mixto alemán en los comicios parlamentarios.

LA RESPONSABILIDAD
DE LOS PARTIDOS

El surgimiento de una retórica en contra de los partidos no fue, sin embargo, culpa exclusiva de quienes pusieron en la palestra tal discusión. «Los partidos lo dejaron pasar sin respuesta sólida», admite Camero.

Un laissez faire que tuvo su máxima expresión durante los primeros años del gobierno de Hugo Chávez, cuando quienes asumieron la oposición a este nuevo presidente surgido del antipartidismo fueron precisamente los llamados poderes fácticos, fundamentalmente el empresariado y los medios de comunicación social.

La expresión máxima de la minimización del poder partidista como control a dichos poderes fácticos fueron los sucesos de abril de 2002, cuando quien «asume» el poder tras el derrocamiento de Chávez no tiene vinculación alguna con las organizaciones políticas y la Asamblea Nacional es disuelta.

«Es la cumbre de la antipolítica en Venezuela, porque los partidos mostraron debilidad frente a eso», asevera Camero.

Otro de los elementos que refuerzan el repudio contra las organizaciones políticas es la comprensión de éstas como elementos aparte de la ciudadanía, cuando son, a juicio tanto de Camero como de dirigentes como el secretario ejecutivo de Un Nuevo Tiempo (UNT), Enrique Ochoa Antich, «las instituciones encargadas de dar la lucha política en representación de la ciudadanía».

Por ello, el reto de los partidos políticos es enfrentar estas tendencias que resurgen, no tanto en iniciativas como Todos Unidos ¬la agrupación de Leopoldo López que apoya la idea de elecciones primarias y tarjeta única para las elecciones parlamentarias¬ como de personalidades que tienen fuerte impacto en la opinión pública y que se han caracterizado en estas últimas semanas por hacer públicas sus listas de postulables al Parlamento.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba