Opinión Nacional

Mala Leche

En una de las desaforadas intervenciones en la que Chávez replica con furia que él es la única esperanza del mundo no desarrollado contra la “diabólica” globalización liderada por los Estados Unidos y sus compañeros de la OECD, con el apoyo del FMI, de la OMC y todos los demonios del neoliberalismo salvaje, amenazó con cerrar fronteras a la importación. Se refirió, entre otras cosas, a una competencia desleal en el sector de los productos lácteos, alegando que “La leche que procede de Colombia no es elaborada en ese país y, además, es mala leche”.

Al referirse a la industria láctea colombiana, Chávez —pienso yo— enfilaba sus baterías contra la empresa “Alpina Productos Alimenticios”. Esta es una empresa del sector alimenticio colombiano, cuyos productos lácteos se exportan en condiciones muy favorables para los consumidores del Grupo Andino. La leche Alpina de larga duración (U.H.T.) tiene la misma calidad de la que se produce en Venezuela y está sometida al control riguroso de las autoridades sanitarias, colombianas y venezolanas. El componente extranjero de este tipo de leche es el envase “Tetra Pak”, cuya tecnología sueca es usada, mediante acuerdo, en los dos países. Ahora bien, la diferencia fundamental entre la leche UHT colombiana y la venezolana está en el precio: la del vecino país es más barata, a pesar de que la diferencia de precio entre ambas no es demasiado grande.

Chávez debería tener cuidado y asesorarse con expertos en comercio internacional, cuando afirma que la leche colombiana no es elaborada en Colombia. Olvida que, para que las importaciones procedentes de Colombia se beneficien de la preferencia arancelaria común, tienen que ingresar al país con un certificado de origen. Si el certificado de origen ha sido elaborado de manera fraudulenta, hay que alegarlo y, si se prueba que el origen no es andino, desde luego que proceden las sanciones. Pero debe tenerse presente que, en nuestro país, desde hace un tiempo para acá, han aparecido muchas marcas de leche en polvo envasadas domésticamente. En muchos casos, las empresas que comercializan esas marcas importan leche en polvo de grandes países productores como Nueva Zelanda, los Países Bajos y otros más. Esas empresas se limitan a envasar una leche en polvo que no es producida en el país. Esa leche no se elabora en Venezuela y no podría ser exportada como producto de origen venezolano. Si hay leche en polvo que sólo es envasada en Colombia, tampoco es de origen colombiano.

Hay que cuidarse en hablar de mala leche. Según el diccionario de la Real Academia Española, “malaleche” significa “persona de mala intención”. La mala intención se manifiesta con mucha frecuencia en las expresiones de nuestro presidente. Por si fuera poco, en Venezuela, cuando se habla de “mala leche” se piensa en mala suerte. ¡Mala leche la que tenemos con un presidente como Chávez! ¡Mala leche la que vamos a tener en pelearnos con la OMC ahora cuando una moneda devaluada nos hace más competitivos!

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba