Opinión Nacional

Malas Palabras

Nunca podría ser un miembro de número de la Real Academia de la Lengua Española, y no solo porque soy un analfabeto letrado. Sino porque ellos siempre están enriqueciendo el idioma, incorporando nuevas palabras, escudriñándolas y analizándolas con filólogos. No, yo por el contrario desterraría algunas palabras por perniciosas. No hablo de las lisuras, todas tan indispensables para la vida cotidiana. Me quedo con todas las palabrotas. Las que aprendí en mi país y las que he coleccionado del universo.

Creo que “El Sexto” de José María Arguedas no es nada, sin esas expresiones idiomáticas que enriquecen y dibujan a la perfección a sus personajes. Una lisura es antropológica. Donde se oye un “gilipollas” hay un español detrás, no hay otra. Para los que no somos ibéricos y vemos una película gringa doblada por castellanos, no nos sienta bien cuando oímos a un Clint Eastwood, Arnold Schwarzenegger o un Harrison Ford gritar a su adversario de turno “gilipollas”. Dejó de ser creíble la película. De la Estrella de la Muerte de la Guerra de las Galaxias nos precipitamos a Madrid.

No, yo desterraría palabras que nadie cree sean maléficas. Empezaría con una en especial, por contrabandista simulada. Apócrifa falacia y sofisma perverso. Sí, me refiero a “Casi”. Es tan mala, que nadie ha advertido en toda la historia de la humanidad el daño y el caos en la que nos sumerge.

“Casi nuevo” Mentira, es usado, viejo, de segunda mano. ¡Oiga, que vale menos! Y, no nos lo dicen así, quieren maliciosamente venderlo por nuevo. Ve lo que digo, esa palabrita, así, fingida, suavecita, con perfil bajo -nunca llegará la miserable a un concurso de deletreo- Y, nos lo troncha todo.

“Casi” es como el versus. En realidad camufla los antípodas, es camaleónico. Lo que es blanco y negro, lo convierte en miles de grises. Daré otros ejemplos para desnudar su perniciosa existencia. “Casi funciona”, “casi se sacó la lotería”, “casi lo compro”, casi lo vendo”, “casi fue honesto”, “casi rico”, “casi sale embarazada”, “casi fue agradable”, “casi es virgen”.

Sí, claro, entiendo que la dichosa palabrita, es indispensable en el universo de la mediocridad, de la convivencia conveniente y el cinismo perpetuo.

(*): Site del autor: www.josemusse.com

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba