Opinión Nacional

Más Luces que Sombras

En primer lugar el presidente Chávez confirma que sigue siendo, para bien o para mal, la única figura con un liderazgo cierto y comprobado en el país, logrando movilizar a todos sus seguidores, quienes habían decidido manifestarse a través de la abstencion en el proceso de diciembre 2007. Sin embargo, y a pesar de su inobjetable victoria, dentro de las filas del PSUV la preocupación debe estar a la orden del día pues los resultados arrojaron más sombras que luces para ellos.

A pesar de las inumerables irregularidades en que incurrieron durante la campaña electoral, tales como ventajismo político con la anuencia del Poder Electoral, uso de los recursos del Estado, intimidación a los funcionarios y pare Ud de contar, el Presidente Chávez quedó muy lejos de los siete millones de votos que se trazó como meta y que había obtenido previamente en las presidenciales del 2006, y la grave crisis económica mundial amenaza con debilitar los cimientos populistas en los que ha basado durante diez años su oferta electoral. Aunado a ello, los sectores adversos al chavismo lograron, por primera vez, superar la barrera de cinco millones de votos en una elección.

La oposición puede ser optimista por los resultados obtenidos, más debe hacer autocrítica y evaluar por qué su mensaje no esta llegando al gran sector de población que decidió no participar en las elecciones, a pesar de la importancia que ellas representaban para el futuro de la nación.

El trabajo desde la base, proponiendo soluciones, respuestas y alternativas constructivas distintas al “socialismo a la bolivariana” debe ser tarea primordial de quienes pretendan hacer política en Venezuela pues resulta, cuando menos, utópico pedirle a un pueblo que defienda una Constitución, una Democracia y un sistema ofreciéndole únicamente regresar al pasado sin garantías de avanzar hacia el futuro.

Los venezolanos no debemos caer en el error de darnos por vencidos y pensar que todo está perdido, la política no debe verse de forma inmediatista, pues los proyectos de Estado son procesos que sólo maduran a través de la constancia y la perseverancia, no en vano la generacion del 28 trabajó y se formó durante varias decadas para ver a su hijo más ilustre, Rómulo Betancourt, acceder al poder casi veinte años después. Mirar hacia adelante significa entender que no es a través de una pantalla que se resuelven los problemas. Retomemos pues el tradicional camino del trabajo político, caminemos barrios y urbanizaciones ofreciendo soluciones concretas a los problemas cotidianos, para luego visualizar y proponer las enormes transformaciones que requerimos para entrar de lleno en el siglo XXI.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar