Opinión Nacional

Medallas para todos

(%=Image(7278379,»L»)%)

Los deportistas del mundo están que no caben en sí -ni en fa- (o brincando en una pata)
con la emoción que les ha generado la decisión del gobierno revolucionario,
antimperialista, fascistas, asesinos, socialista, afrodescendiente, indígena, endógeno,
bolivariano en relación a la conducta que deben seguir –en lo adelante- los deportistas
nacidos en esta tierra que dentro de poco no vamos a saber cómo es que se llama, así es
que aprovechemos mientras todavía se le sigue diciendo Venezuela.

Según el decreto(ta):

• Toda(do) deportista y deportisto bolivariana(o) y socialista o socialisto debe ser
entrenada(do) para la participación, nunca, ¡JAMÁS! para competir, mucho
menos para ganar.

• Toda(do) deportisto y deportista bolivariano(a) que, estando en plena
competencia, vea que un hermano competidor(a), ¡sea del país que sea! (menos
del Imperio, clarostá) intenta ganarle, debe permitírselo sin que le quede nada
por dentro… como no sea el mero mero orgullo socialista (o).

• Cada vez que un deportista etc. pierda, perdón, no logre sus objetivos, debe ser
aclamado con vítores, aplausos(as), silbidos(as) y –de ser posible la ola- por
todos sus compañeros(as) de equipo(pa) como si hubiera ganado (¡guácatela!) la
competencia sobradísimo(ma). Un ejemplo de consigna para vociferar en estos
casos: “¡Tranquilo, hermano, quelque gana es un gusano!”.

• A cada deportisto y deportista se le entregará una pastillita de Nervocalm quince
minutos o media hora antes de la hora de la premiación.

• Una vez encaramado en el podium, al atleta ganador le queda terminantemente
prohibido sonreír, hinchar el pecho o conmoverse al escuchar las gloriosas notas
de nuestro himno nacional, que todavía no es bolivariano pero pronto lo será, no
desesperéis. Al contrario, debe bajar la vista y mantenerse así hasta que termine
el acto, cuantimás podrá cruzar alguna mirada cómplice con otros compatriotas
que sepan lo que viene.

• Después de la premiación, a cada deportista bolivariano ¡her-ma-no! que haya
recibido una medalla, sea de oro, plata o bronce, ¡recordemos que somos
socialistas y aquí no hay diferencias! se le indicará el camino a la caja donde
deberá depositar las medallas que haya ganando.

• Al terminar las olimpíadas, se invitará a todos los compañeros(as) atletas(tos
¡cof, cof!) del mundo (menos los imperialistas y colombianos) a participar en la
repartición de medallas bolivarianas que harán nuestros deportistas en orgullosa
demostración del justo lugar que tiene la perversa competitividad en los
elevados valores bolivarianos.

(%=Image(5540891,»C»)%)

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba