Opinión Nacional

Mente cuartelaria

Algo que nos preocupa a los civiles comunes y corrientes de este país es la progresiva toma de altos y medianos cargos de Gobierno por parte de militares, así como la permisividad de Hugo Chávez con ellos para emitir opiniones políticas, utilizar el Plan Bolívar 2000 como plataforma electoral, postularse como candidatos y participar en la interminable campaña electoral que estamos viviendo desde hace año y medio.

No entendemos por qué los militares, que gozan de un privilegio que no tenemos los civiles, el de portar armas (amén de otros tantos que no es preciso mencionar en este contexto), pretenden gozar, además, de las ventajas de los civiles. A mi juicio, lo uno excluye lo otro. O somos civiles o somos militares. No las dos cosas al mismo tiempo.

Por otra parte, los militares tienen una mentalidad diferente a la de los civiles: entre civiles, se discute, se disiente, se pelea, se negocia, se hacen arreglos en los que cada cual cede para llegar a acuerdos o, simplemente, no hay acuerdo. No ocurre así con los militares: los superiores mandan y los subordinados obedecen. Y punto. No hay discusión.

Tenemos en la presidencia a un personaje que, hasta los momentos, evidencia su mentalidad cuartelaria, producto de su formación militar. No ha pasado por ningún puesto político, por lo que carece de experiencia. Tampoco ha trabajado para el sector privado. No tiene otro oficio conocido que el de militar. Y actúa como tal. Sin haber pasado por el lento proceso de ascensos, llega a la Presidencia del país y se convierte en «el dueño del cuartel». Y digo eso porque así actúa: manda, ordena, decide según su propio juicio, habla en nombre del país sin reflejar otra cosa que sus caprichos y disparatadas ideas, se salta las leyes a la torera (y las cambia a su antojo) y actúa como el director totalitario de un colegio militar.

Pero Chávez está equivocado. Un país no es un cuartel, no es un colegio militar. Para manejar un país hacen falta muchas otras cualidades que trascienden el manejo de un cuartel, en el que hasta el presupuesto está elaborado por otros y el dinero proviene ¿de dónde?. Pues de los recursos del Estado, de los recursos del país y de los impuestos de los molestos civiles.

Hugo Chávez ha demostrado, en estos 14 meses, que carece de las cualidades de un buen GOBERNANTE, presidente de todo un país y no de una parte de él. Y también ha dado evidentes demostraciones de su Mentalidad Cuartelaria. Otra vez perdió mi voto.

Nota: Estos comentarios no los aplico a los militares retirados que se han integrado exitosamente a la vida civil y que han aprendido, con la práctica, a comportarse como tales.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba