Opinión Nacional

Mentiras y enigmas

Al leer la entrevista con el ministro de Educación (y hermano del Presidente de la Republica), Adán Chávez, sobre los cambios en el sistema educativo (El Nacional, edición del 16 de septiembre de 2007, cuerpo Nación, pagina 3), me encontré una vez más con la dupla mentiras-enigmas que nutre mi disidencia, aparte de otras atrocidades anti-políticas e irracionales del régimen. La periodista Mariela Hoyer G. le pregunta si el árbol de las tres raíces afectará la libertad de cátedra y de pensamiento “porque mucha gente se lo pregunta”. El ministro para el Poder Popular responde que “no es mucha gente,.. tres representantes de la oposición y los directivos de las instituciones privadas”. Pero la perla de su obvia “exageración” viene dos líneas más adelante: “Si se observan encuestas reales (¡sic!), la mayoría está de acuerdo con las transformaciones… y por eso han manifestado, a través del voto, su voluntad de permanencia de Hugo Chávez como Presidente.”
Aparte de esta mentira, según la cual la mayoría esta de acuerdo con las transformaciones, uno de los enigmas que noto consiste en afirmar que el voto del 3 de diciembre de 2006 es una prueba que la gente esta de acuerdo con las transformaciones.

Se ha convertido ésta en una aseveración que el teniente coronel repite en cada momento y con respecto a cada barbaridad implícita en sus órdenes, hasta tal punto que sus adláteres la repiten cuales loros. Vale la pena hacer un simple cálculo: las elecciones ganó Chávez con algo mas del 60 por ciento de los votos depositados (si es que las ganó – pregúntenselo a Ana Teresa Díaz y otros evaluadores técnicos de los resultados), la abstención fue del 25 por ciento y la oposición obtuvo 37 por ciento.

Esto quiere decir que el 60 y pico por ciento re-eligió al teniente coronel Hugo Chávez Frías, más nada.

No aprobó como ellos aseguran – ninguna transformación de fondo, ningún proyecto de “reforma constitucional”, ningún partido o pensamiento único a seguir, ningún “socialismo del siglo XXI” como ideología, por la simple razón de que el Presidente-candidato no presentó ningún programa sustantivo y detallado.

La afirmación de que el voto por el jefe de Estado haya sido una aprobación de las reformas y sus proyectos es, simplemente, una mentira, como tantas otras que el presenta a cada rato, incluyendo aquella de que “sus” votos implicaran un acuerdo tácito con su presidencia vitalicia e indefinida.

Hay otro enigma: ¿Por qué la disidencia-oposición-resistencia se cala este régimen substancialmente mentiroso? O: ¿por qué somos decentes y jugamos por reglas cuando el juego ha sido suspendido hace unos cuantos años ya? No hay otro modo de describir la transición de la democracia a la autocracia militarista primero y al neo-totalitarismo ahora.

Es la obligación de todos, no solamente de los estudiantes universitarios, denunciar este régimen y luchar por la libertad. Esto es, entre otras cosas, la única manera de restituir el Estado, como una instancia en la cual todos nos reconocemos como miembros iguales de la comunidad política. Y, por ende, de nuestra sociedad democrática.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba