Opinión Nacional

Mía es la venganza…!

Yo estoy convencido tanto como usted, de que Dios le dio la victoria al candidato Henrique Capriles el pasado 14 de abril. Pero no ha habido manera de que el organismo electoral venezolano escuche su reclamo y le de una explicación satisfactoria a las protestas pacificas de los electores. Muy por el contrario, les han respondido con más abusos y atropellos físicos y verbales los cuales han emprendido contra la población civil y los diputados de la oposición victimas de las autoridades infiltradas y de los diputados oficialista guapos y apoyados de la Asamblea Nacional encabezados por su presidente el terrible Sr. Diosdado Cabello.

Este comportamiento oficialista nos recuerda la actitud intransigente del faraón de Egipto que se resistía a los pedimentos del profeta Moisés de ceder y dejar en libertad al millón de hebreos que vivieron como esclavos bajo su régimen imperial y el de sus predecesores. En vista de su intolerancia ante las advertencias pacificas de Moisés, Dios optó por enviarle tantas plagas como fueron necesarias para que cambiara de actitud. El resultado de los juicios de Dios fue la aniquilación de todos sus ejércitos y la salida gloriosa del pueblo de Israel hacia la tierra prometida.

El pueblo de Venezuela y los diputados de la oposición no desean la guerra sino una salida pacifica a sus justas exigencias y a su derecho en el parlamento, pero los ministros y diputados oficialistas insisten y persisten en crear un clima violento y confuso con la intención de desconocer los verdaderos resultados del 14-A y pescar en río revuelto en caso de. Venezuela es un país rico en reservas naturales y en reservas humanas, por lo que no se justifica que su población viva en la pobreza y en la escasez, ni que su gobierno sea conducido por individuos incapaces y sin escrúpulos. Menos aun su destino merece ser dirigido desde la Habana donde impera un régimen faraónico y comunista, que mata, encarcela y atropella a los que se le oponen.

“Mía es la venganza dice Jehová Dios de los ejércitos” del cielo. Dios quien es amor, también es fuego consumidor, por si no lo saben los que están desafiando la tolerancia pacifica en la Venezuela política de hoy. No hay poder humano ni esotérico que pueda detener la mano del Altísimo. Dios nos tiene reservada a los venezolanos una patria nueva donde reine la justicia del hombre a través de una democracia participativa y un gobierno descentralizado que nos libere del estatismo gubernamental y nos proyecte con dignidad hacia un futuro mejor.

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba