Opinión Nacional

Mientras agoniza

El régimen «bolivariano» agoniza, en medio de su
agonía insiste en negarse a palpar la realidad
intoxicado de fantasías, imponiéndole a esa misma
realidad un ritmo siniestro.

La mayoría del país- como es lógico – se encuentra
angustiado, ansioso por poder descifrar lo que ocurre;
pero sobre todo, desea anticiparse a adivinar el
desenlace. Nosotros no podemos llenar tales
expectativas; no obstante sólo nos atrevemos a
pronosticar, que el final de este truculento fraude no
debe estar muy lejos, máxime que ellos parecen sentir
una morbosa comodidad en desafiar el abismo.

Hay lugar para sospechar,que la opción táctica
político-institucional — entendida por muchos de
ellos como una coartada de ocasión a la deseable vía
insurrecional envuelta en el fondo del paquete de la
oferta de la revolución»Pacífica – Democrática»—, la
encuentren finalmente agotada, pudiendo estar juzgando
a este momento como el propicio para echar el resto.

Lo que señalamos sólo es valedero como una hipótesis.

Necio es olvidar que los peligros que persiguen al
régimen son numerosos; no solamente el monitoreo
internacional al que está sometido, sino la propia
oposición: enorme, sin miedo y demasiado avisada para
«caribearla». Es factible que lo que llamaba Lenin «la
vanguardia de revolucionarios profesionales», esté
empujando al resto de los «bolivarianos» a su
radicalización, decididos a terminar de apoderarse de
la maquinaria del Estado puntofijista (¿burgués?), y
nada más apto que la Policía Metropolitana para
comenzar. Al menos por tres motivos:1) Como emblema
represivo y opresor ;2) por el «bastardo» servicio de
custodia que presta a la oposición;3) les resulta una
ladilla.

En fin,el régimen «bolivariano» no puede negar el
agobiante número de dilemas que lo acorralan y el
cercado de amenazas que lo rodean, pero lo peor es el
poco tiempo que tiene para resolverlos. Chávez
puede-no es inverosímil, repetimos- estar siendo
rebasado por sus filas; como también estar abriéndose
en dos frentes, el legal y el ilegal. Nuestro
parecer, es que nada de lo que haga ya a estas alturas
evitará su fracaso ni su final, como tampoco hay
garantía de que este conflicto no tome un rumbo bélico
desconocido.

Lo más nítido, es que el amancebamiento que el
presidente le tributa a sus partidarios, especialmente
cuando se convierten en bandas agresivas puede lograr,
mientras agoniza, todavía hacer mucho daño. Pero
también, se lo está haciendo a él y esas es una de las
razones que con probabilidad precipitará su salida.

Da la impresión, que ahora es el presidente la víctima
de su discurso que le ha estrechado viraje y
flexibilidad táctica. Victimizar a las pandillas
enloquecidas de sus fanáticos y acusar a la policía
como responsable de los disturbios de agosto, es una
rareza que ya la había asomado como tesis cuando
atribuyó a la legítima defensa la acción de los
pistoleros de Yaguno. Esta rareza de un gobierno que
consiente el vandalismo de sus seguidores, tiene
alguna lejana similitud con la experiencia del
Gobierno provisional de la República Española en
1931.

En esa fecha, vivía España una situación
prerevolucionaria agitada por distintos elementos
extremistas, pero lo que constituyó algo
particularmente notable, fue la actitud timorata y
cínica de aquellos ministros ante los desmanes que
amenazaban en producirse por la relajación de toda
autoridad, y que finalmente estallaron en Madrid
durante los días 10, 11 y 12 de mayo de aquel año.

Resaltamos que aquel Gobierno estaba conformado por
los más ilustre del republicanismo y socialismo
Español, Manuel Azaña, Largo Caballero e Indalecio
Prieto formaban parte de aquel «line up» de lujo, que
lejos de presentárseles aquella situación como un
dilema, ante la necesidad de hacer uso de la fuerza
pública, lo asumieron de antemano con olímpica
despreocupación, hasta el extremo que Azaña llegó a
juzgar los acontecimientos como muestra de la
«justicia inmanente». Aquella conducta a la postre,fue
faltal para el Gobierno de Azaña, para la República y
trágico para España.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba