Opinión Nacional

Mientras tanto

La juventud venezolana sale a la calle con valentía para enfrentar las aspiraciones desmedidas e ilegitimas de Hugo Chávez, de permanecer per sempre en el poder, contrariando todos los principios, las normas y los valores democráticos y de coexistencia pacífica en sociedad, incluso, chocando abiertamente con los postulados del Libertador Simón Bolívar, a quien usa a su antojo en su estrategia de manipulación permanente y perversa.

Los jóvenes venezolanos salen a la calle, pacífica y democráticamente, en libertad, con el coraje de siempre, para protestar como en toda sociedad democrática, como lo hicieron valientemente cuando derrocamos a Pérez Jiménez en 1958 y antes, cuando se alzaron ante la tiranía de Gómez.

Lamentablemente, en un país en donde la democracia es sólo una referencia, los efectivos de la Guardia Nacional arremetieron brutalmente en contra de los manifestantes. Una fuerza pública cargada de odio hacia la disidencia, educada por el patrón para ello. Una fuerza que lejos de honrar su divisa, no es más que el instrumento del poder de la revolución bolivariana. Una verdadera lástima. Una triste vergüenza.

Según el teniente coronel hoy presidente, los jóvenes manifestantes son jóvenes ricos, provenientes de las Universidades privadas a cuyos “dueños” amenazó, si no se controlaba la protesta legítima de los jóvenes. Pero, se equivoca Chávez de nuevo. Los jóvenes que protestan con razón no son ricos, ni pobres, ni blanco ni negros, simplemente estudiantes que luchan por la libertad y por la dignidad, arrolladas groseramente por un grupo que pretende imponernos un modelo político fracasado.

Tampoco, debería saberlo Chávez, no vienen solamente de las universidades privadas. Vienen de todas partes y eso los asusta. Muchos, estudiantes de la gloriosa Universidad Central de Venezuela, bastión de libertad, protestan en Caracas y en todas partes, ante la grosera actitud totalitaria de Hugo Chávez.

La imposición de un referéndum, a la carrera, con el aval de los poderes públicos sometidos al Ejecutivo, a Hugo Chávez, ha indignado a todos: estudiantes, profesionales, trabajadores y obreros, amas de casa. Todos los sectores del país lo rechazan y por eso la carrera por imponerlo, el 15 de febrero.

Mientras tanto, lamentablemente, afuera no todos ven el peligro que acecha a Venezuela y a los venezolanos. O más bien, no quieren verlo. Algunos “socios”, beneficiarios de las debilidades de los gobernantes de turno se aprovechen de nuestra riqueza. Luiz Inácio Lula da Silva el mejor ejemplo.

Es verdaderamente lamentable que el presidente del Brazil, social demócrata, formada en la lucha en libertad, apoye directa e indirectamente las barbaridades de Hugo Chávez. Sus intereses le han hecho despreciar la dignidad de los venezolanos, lo que le reclamaremos a los brasileños cuando brille la luz de la libertad y de la justicia en este país. Lula rechazó en su país la reelección indefinida, pero la apoya en Venezuela, humillando a los venezolanos, prevaleciendo sus intereses.

El presidente brasileño pretende, además, ser el interlocutor entre el “Imperio decadente” y los cuestionados Chávez y Raúl Castro. Pero no plantea Lula nada acerca de la violencia del Estado contra los venezolanos, los presos políticos, la tendencia totalitaria de un régimen que de origen democrático ha hoy abandonado el espacio de la libertad. Ni dice nada acerca de los atropellos a los medios y a los periodistas, a los opositores, perseguidos y humillados a diario, en cadena nacional presidencial.

Mientras los jóvenes protestan democráticamente y las fuerzas del orden los acorralan, los vejan y golpean, el brasileño Lula comparte la Mesa de negociaciones con Hugo Chávez. Una vergüenza para un país que ha pretendido e insiste en convertirse en el árbitro de la región.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba