Opinión Nacional

Misión tusa

“Finalmente se apareció a los once mismos, estando ellos sentados a la mesa, y les reprochó su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que le habían visto resucitado.  Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura”.

Marcos 16: 14.15

Por eso es que a uno le gusta tanto la democracia… y si es en Socialismo (no salvaje), mucho mejor!

No voy a negar que uno que tiene sus creencias, sus atavismos, sus ideologías, no siente un retorcijón anímico cuando después de degustar un sabroso caldito de pollo y tomar agua, y se sienta a ver qué cosa interesante puede ver en Alo Presidente, observa al católico Presidente ejerciendo sus derechos ciudadanos en un contexto discursivo que revela su preferencia por la tesis creacionista del Popol Vuh –hombre de maíz (comestible)- a contrapelo de la “euorocentrista” católica, con el Adán de barro y la Eva de costilla, tan barrialosa y machista. Pareciera que el hombre, en sentido general, no alcanza los niveles de dignidad suficientes como para que de su pobre humanidad, florezca algo tan hermoso como la mujer, de donde, paradójicamente sí salimos nosotros.

Uno que tiene la dicha de poder decir también a viva voz, en esta Venezuela que algún día alcanzará el utópico Socialismo del Siglo XXI, lo que le nace con la espontaneidad del misterio, se atreve entonces a liberar el impulso creativo que le generó la secuencia televisiva y se aventura a redactar su propia opinión al respecto:

Me quedo con la teoría creacionista del barro.

Por muchísimas razones; pero sobre todo porque mi corazón no alberga ningún mal pensamiento, ningún reconcomio, ninguna culebra, nada, contra el bendito barro –sin que medie algún aditamento asqueroso, por supuesto-.

Me acuerdo cuando jugaba pelota en Caripito, en el cine quemao; cuando nos entraban las ganas de caerle a batazos a la gorda pelota de sofbol, no había chaparrón que nos parara. Y bueno, no tengo ganas de elaborar narrativas nostálgicas, ni de otra índole en este momento, pero nos hacíamos uno con el barro en cada barrida necesaria para abortar los intentos de out que se erigieran potenciales en cualquiera de las cuatro bases del diamante. De esa complicidad tan estrepitosa, análoga al delicioso jolgorio de la arepa raspá con el chorizo carupanero, no puede quedar sino una afinidad de cariño, que le activa a uno la chispa de la solidaridad para apoyar al barro en el ninguneo que a veces se le monta porque no se come.

Los católicos militantes, que no dudan de su fe porque la Biblia viene de Europa y esas cosas, deberían recordar que no sólo de pan vivirá el hombre.

Bien, lo que en definitiva se me ocurrió luego de ver el Alo Presidente, fue proponer un Referendum para cambiarle el nombre a la Misión Niño Jesús; para lo cual ofrezco de una vez mi propuesta que está representada en las dos palabras que conforman el título de este escrito: Misión Tusa; para seguir en la línea mazorquera del milenario documento maya-K’iche’s.

Sí, porque así como hay católicos que prefieren creer que el hombre y la mujer provenimos del maíz, en consonancia con el Popol Vuh; puede haber también otros que no crean que el niño Jesús de la Biblia europea, piedra angular de la institución religiosa regida por el Vaticano, tenga ninguna dignidad como para ostentar el honor de engalanar el nombre de esta nueva Misión Bolivariana a la cual le deseo feliz vida.

Y como el actual socialismo es participativo y protagónico, e incluye también a los agnósticos, ateos, escépticos, cínicos, anarquistas, hedonistas, etc., pudiera implementarse el mecanismo para que cada quien, de acuerdo a su gusto particular, aporte la denominación que considere conveniente y el que saque más votos gana.

Es mi humilde opinión.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba