Opinión Nacional

¿Necesitamos al gobierno?

(%=Image(8236327,»L»)%) Washington (AIPE)- Hace unos 20 años, un amigo muy inteligente me confesó que era anarquista: no creía en el gobierno y punto. En esa época yo me consideraba un conservador con tendencias libertarias y, aunque respetaba mucho a mi amigo, yo creía firmemente en un gobierno limitado bajo la constitución. Eso de que no existiera el gobierno me parecía una exageración.

Tome nota de lo ilógico de mi reacción. Pensaba sobre filosofía como algo de gusto personal, como si pudiéramos hacer una raya y detener todo allí. ¿Qué prefiere? ¿Un poquito de gobierno, una cantidad moderada de gobierno o un gobierno grande?
Años después me di cuenta que mi amigo no me estaba diciendo qué cantidad de gobierno prefería, sin importar si éste fuese democrático, comunista, una monarquía u otra cosa. Sí creía que algunos gobiernos eran peores que otros, pero insistía en que todos estaban equivocados. Todo gobierno es un monopolio de la fuerza, inherentemente injustificable y una vez aceptado, se escapará tarde o temprano de todo control.

Esta es una idea difícil de comprender. Después de todo, tenemos la base de su razón de ser en la Declaración de Independencia, además de un plan práctico para mantenerlo dentro de los debidos límites impuestos por la Constitución y la Carta de Derechos. Pero el gobierno se ha convertido en una impresionante maraña de leyes, poderes, regulaciones, impuestos, guerras, deuda pública, degradación de la moneda y muchos otros males. ¿Acaso se podrá curar regresando a los principios expuestos en la Constitución?
Solía creer que sí. Y, además, ¿con qué se puede reemplazar al gobierno? ¿Quién nos protegería de los criminales y de los enemigos extranjeros? ¿Quién emitiría el dinero? ¿Quién construiría carreteras y taparía los huecos en las calles? Otros preguntarán ¿quién se ocuparía de los pobres, los enfermos, los ancianos, protegería a las minorías y encararía múltiples crisis, emergencias y desastres naturales, muchos de los cuales no eran antes responsabilidad del gobierno? Todos se imaginan algo espantoso que amerita aguantar al gobierno que tenemos.

Lea la etiqueta en una lata de sopa y piense cuántas leyes y regulaciones el fabricante tiene que cumplir. La excusa es que hay que proteger al público… pero de qué. Me imagino que de ingredientes contaminados. Pero, ¿estaríamos en realidad en peligro si no contáramos con un costosísimo gobierno que haga cumplir muy costosas restricciones? ¿Acaso le interesa al vendedor envenenar a sus clientes si no hubiese penalidades legales? ¿Cuántas veces sucedía eso antes de la promulgación de las actuales regulaciones? Los vendedores de verduras y frutas en las carreteras siguen sin estar regulados. ¿Representan ellos un peligro para la sociedad?
Hace poco me pusieron una multa y me incautaron el automóvil por poco tiempo, cuando un policía se dio cuenta que tenía el parabrisas roto. Un vándalo me había tirado una piedra. Yo no estaba dañando o amenazando a nadie. El policía fue todo lo cortés que puede ser un hombre armado con un revólver, pero cuando llamó a la grúa le pregunté: ¿A quién está usted protegiendo de mí? Su respuesta: “al público en general”.

Sálveme Dios si hubiera tratado de defender mi propiedad. Y el lenguaje actual distingue lo que es el robo de un auto del decomiso, dependiendo si lo hace un ladrón o un agente del gobierno. Esa es la diferencia entre el asesinato masivo y la defensa nacional. Entre extorsión e impuestos. Entre falsificación de billetes e inflación, etc. Muchos más ejemplos se le ocurrirán al lector astuto.

Algo huele mal. Por eso Frederic Bastiat describía al gobierno como “saqueo legalizado”.

Sin embargo, por años creí que el orden social dependía del gobierno. Es decir, creía que la libertad dependía de la fuerza y que en última instancia el bien mayor dependía del gran mal. Me temo que mucha gente piensa así y cree que hombres uniformados son sus benefactores.

___* Columnista norteamericano.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba