Opinión Nacional

No a un futuro castro-peronista

 ¿Qué pasaría, parafraseando el villancico, si Calvino fuera andino y Franz Lehar de los Llanos? El primero dedicaría un Caballero Inexistente II al surrealista cuento de un Presidente que siguió gobernando en su fase terminal pese a andar desaparecido, invisible e inaudible. El segundo se inventaría una opereta tropical: un arruinado principado isleño plagia a otro continental y manirroto, cuyo regente es finalmente secuestrado y endiosado in articulo mortis por amigos y aliados para eternizar el plagio, con embalsamado final fallido.

Pero Venezuela no está para operetas. Vive la real tragedia de un país que todo lo tuvo para ser la Escandinavia de América y anda en ruinas, con una hipodérmica de castroperonismo en las venas, que si nos equivocamos en votar nos deparará más decenios de penurias, caos social y ruina económica.

El cáncer presidencial fue la obscena piedra de toque de la manipulación, del mentir elevado a praxis de gobierno, de los plagiados que estamos por el soviet cubano vía usurpadores criollos. Aún descartando los rumores que llenaron los vacíos del secretismo oficial, subsiste una sencilla e irrefutable verdad: desde el 10 de diciembre hasta su muerte, el presidente Chávez ­inhabilitado por un cáncer terminal, al que más nunca vimos ni oímos­ quedó secuestrado por fuerzas amigas que lo pusieron a declarar, despachar y firmar, según nos mentían, con un preciso plan político venecubano: rematar en tonos operáticos y mágico-religiosos su deificación y reflotarlo post mortem por saturación de imágenes, voz y telepresencia, para generar un «fundido encadenado» con Maduro, el escogido a dedo para reencarnar al difunto. ¡Inmunda operación de ingeniería política (ensayo, tal vez, de un libreto confeccionado en Cuba para el post-fidelismo) para eternizar un chavismo que convenga al castrismo y con el indecente apoyo de los súcubos poderes judicial, legislativo, militar y electoral! Los pequeños seres que pretenden remplazar a Chávez aprendieron a mentir de quien nació a la política jurando que no era comunista y murió asegurando estar «perfectamente curado». Ese incontable rosario de mentiras nunca fue dirigido a una oposición inconvencible sino a sus propios acólitos, para mantenerlos en estado de intoxicación y obediencia. Los chavistas de buena fe harán bien en meditar, antes del 14 de abril, sobre las manipulaciones de las que fueron objeto, sobre el desastre social, económico, físico y tecnológico del país luego de 14 años de régimen, sobre el extemporáneo y delirante propósito de querer «hacer de América Latina la Stalingrado de las ideas, para que sea lo que Rusia no pudo ser» (Chávez a Zhukov el 10.11.2005), el estalinismo e incompetencia de los actuales herederos, y los 46 países que intentaron en el pasado darse un socialismo real fracasaron, dejando tras sí más de 100 millones de muertos inútiles. Eso pudiera convencerlos de que lo mejor para la supervivencia del chavismo no corrupto, en condiciones de dialogar con la frente en alto, es pasar a una oposición firme y constructiva, y bregar más adelante otro mandato con más experiencia, ideales depurados y mejores líderes.

Venezuela necesita dejar atrás exacerbaciones y pesadillas para volver con urgencia a la senda de un desarrollo supraideológico, convertir a sus pobres en clase media (Brasil lo hizo con 35 millones de ciudadanos), tener una moneda que se revalúa constantemente (Brasil, Colombia y México lo lograron), recuperar 20 años de catastrófico atraso tecnocientífico (somos tal vez el último país sin un sólo molino eólico o un metro cuadrado de fotovoltáico), asegurar definitivamente a todos por igual calidad de vida, modernidad, belleza del entorno, ejercicio del pluralismo, excelentes servicios públicos, seguridad, libertad de pensamiento y comunicación, sosiego y confraternidad.

La decisión electoral de los chavistas incorruptos será de relevante importancia.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba