Opinión Nacional

No es amor, es drama

Es difícil de explicar las razones de fondo, pero los humanos suelen apreciar de forma patológica el drama. Frases como «lo que no se lucha no se valora» o «lo que llega fácil, fácil se va», son muestras de lo necesario que es para el hombre el drama en la vida cotidiana.

Un sujeto me preguntó recientemente «¿cuál es tu relación ideal?». Mi respuesta fue sencilla «la que nosotros tenemos». La razón, más sencilla aún. Yo aprecio las relaciones que fluyen de forma natural. Me gusta reír, me gusta conversar por largas horas, me gusta ver buenas películas, me gusta tener mi espacio y mi tiempo, me gusta que no me jodan, que existan espacios para la soledad y para compartir. Cuando le devolví la pregunta, el tipo en cuestión, que sentía maripositas en el estómago por otra chica, me describió a su ideal de mujer. Tanto me llamó la atención la respuesta del sujeto que tuve que consultar con varios otros elementos. Sorpresivamente las respuestas iban todas en la misma dirección. Consultadas las mujeres, no cambiaba la tendencia, se describe a la pareja «ideal», no la relación.

Según el Pensamiento Pedrociano, las personas no se enamoran de otras personas, sino de cómo se sienten cuando están con ese otro. El conflicto surge, para mí, cuando el drama se convierte en un activo para los seres humanos y, por ende, un estimulante para las relaciones. Entonces, en lugar de sentirse enamorados de una sensación de relax, de un sentimiento de reposo, de paz, de alegría; la gente se siente estimulada por ese estrés que llaman «mariposas en la panza». Curiosamente, se cree que esa sensación es necesaria para una relación emocionalmente elevada. La vaina es tan ridícula que hay quienes lo llevan al plano metafísico, como si sentir eso que va más allá de las ganas de llevarse al otro a la cama (o al altar, según los paradigmas de cada quien) fuese la señal necesaria para identificar «al que sí es».

Eso sí, y en esto coinciden la mayoría de las personas que conozco, cuando una relación fluye de forma natural en todos sus aspectos elementales (comunicación, afecto, sexo, etc.), cuando una relación carece de la ornamentación dada por las cosquillitas en el estómago, por la sudoración de las manos, por las palpitaciones aceleradas del corazón en presencia del otro, eso no sirve para un carajo, porque no hay drama, porque no se está luchando, porque no hay tácticas de conquista, estrategias de seducción, no hay cacería ¡Y que aburrido es para los humanos la ausencia de estrés! Oh, no, no la soportan. Por eso prefieren un centro comercial que un parque, por eso se encierran en toda la parafernalia de evolución creada por el hombre y no pueden disfrutar simplemente ver el cielo o sentarse a respirar en una plaza. Lo gratis no sirve, esa es la filosofía aplicada al medio ambiente y al mismo ecosistema social.

El problema es que así como destruyen el medio ambiente, las relaciones sociales están en proceso de erosión hace mucho tiempo. La contaminación de las relaciones humanas es tan grande que las personas son incapaces de comunicar lo que sienten, lo que quieren y lo que sueñan. La gente manipula porque no quiere arriesgarse a decir abiertamente lo que quieren, muchas veces ni siquiera lo saben… pero esperan que su ideal de pareja sea capaz de satisfacer esas necesidades ocultas en su inconsciente.

Yo espero que si alguien lee esto sea capaz de pensar en su relación perfecta, consigo mismo, con los demás y con la pareja. Yo espero lograr algún día que la gente se siente de frente consigo misma y dedique tiempo a conocerse. No sé por qué, pero estoy segura que cuando uno se conoce a sí mismo, comienza a entender qué quiere de su relación con el mundo y, cuando eso ocurre, todo lo que se recibe del universo es una bendición. Nunca se deja de luchar, pero en la lucha se recogen los regalos del cielo ¡que son gratis!

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba