Opinión Nacional

No es lo mismo periodista que Fablistan

Es evidente que no son coincidencias las órdenes de cana libradas o a punto de serlo contra cinco periodistas ligados a la vieja oposición.

Tampoco es una coincidencia que algunos periodistas y locutoras –del gobierno estatista y socialista pero también pertenecientes a un sector de la oposición igualmente socialista y estatista que la hay- usen sus espacios en radios y TV como guarimbas de activistas políticos sin caer en cuenta que con tal manera de actuar asesinan la verdad o excluyen la posibilidad de que en sus espacios mediáticos se pueda dar un debate serio, constructivo y de altura.

Es que lamentablemente en Venezuela hay periodistas que aprovechan la pulverización de los viejos partidos y el lento desarrollo de los que los han de sustituir, para constituirse en orientadores políticos de sus audiencias, en los programas de radio y TV donde se desempeñan, como si se pudiera sustituir el trabajo arduo de formación y la ideología de un partido con estribillos y lugares comunes.

APOYOS Y CONDENAS:

Llama la atención que el gremio periodístico reaccione mediante condenas y apoyos automáticos cada vez que alguno de sus miembros es acusado en un tribunal a causa de lo que dice o escribe y el juez lo llama a dar la cara.

Si los ingenieros tuviésemos la misma reacción malsana, el Ministro encargado de darle mantenimiento al viaducto número uno de la Caracas – La Guaira se habría escudado tras falsos argumentos para aducir que las acusaciones en su contra eran parte de una campaña contra quienes conciben y construyen las grandes obras de infraestructura. Ciudadanos con los cuales la humanidad seguramente está en deuda y más que con los periodistas.

¡Podría ser que eso ocurra en Venezuela porque en el país reina la confusión, pero, entendamos que por ese camino no se podrá enjuiciar a nadie que viole las leyes y a lo mejor terminamos botando a la calle a policías, fiscales, jueces y carceleros para destinar el presupuesto del Poder Judicial a un apoyo endógeno al próximo Carnaval de Rio de Janeiro!

Por mi parte confieso que no me gustaría vivir en un país en el que los ciudadanos, sean o no periodistas, caigan en la práctica de la autocensura y callen sus razones y sentimientos por temor a ser enjuiciados.

Pero tampoco me gusta vivir en un país en el que por el uso irresponsable que algunos fablistanes y fablistanas le dan a la libertad de expresión, la ciudadanía concluya que mejor es la Ley de la Selva y nos acostumbremos a que cada quien resuelva sus diferencias con el que le calumnia o injuria desde los medios de comunicación, acudiendo quien sabe al expediente de contratar sicarios creyendo que esa es la única manera de lograr resarcimiento y tomar revancha de quien irresponsablemente lo ha agredido en su honor y en el de su familia.

Espero que resuelvan sus problemas y recobren la libertad los y las periodistas detenidos que no comulgan con el gobierno nacional y que actualmente son objeto de acusaciones penales debido a lo que dicen o escriben.

Pero, con igual fuerza espero que unos y otros –porque hay equivocados en ambos bandos del viejo y el nuevo socialismo- recapaciten sobre el rol del comunicador en una sociedad sana.

No me gusta vivir en un país en el que la facción gobernante usa los recursos del poder público para perpetuarse en el mando.

Y tampoco me gustaría vivir en un país en el que el gobierno recibe dictados desde los medios privados tal como aconteció durante los tres inefables días de Pedro Carmona.

La libertad por la que lucho es para todos y no es democracia un sistema en el que solo los ciudadanos propietarios de medios y los que ostentan altos cargos públicos, amén de los periodistas, tengan la exclusiva de agredir verbalmente a los demás ciudadanos cuando les venga en gana porque son objeto de un trato especial por parte del Estado.

Trato especial que gobierno y la vieja oposición no son capaces de exigir para los presos comunes que mueren en celdas donde no hay celulares, televisión y comida a la carta porque esas finuras se reservan a los poderosos de la economía, la política o el poder mediático que se resiste a ser tratado igualitariamente.

CNE:

Albricias, el Comité de Postulaciones desechó la tentación de evaluar “baremos” de candidatos a Rector como proponían algunos hinchas tardíos de la falaz meritocracia.

Apartando que algunos candidatos a Rector tienen más prontuario que hoja de vida es importante señalar que buen y amplio curricum vitae tenían quienes desfalcaron los bancos, quienes por necios y ambiciosos pararon la industria petrolera causando daños y facilitando que el dólar en cuestión de días multiplicara por tres su valor… para no hablar de aquellos que son capaces de vender a su madre, por no hablar del país entero, a quien sea, ustedes entienden.

También dicen que el Comité obliga a los postulantes a hacerse un examen psiquiátrico.

Bravo, piden lo que no se le exige a los candidatos a Presidente pero pensándolo bien el loquero mejor preparado para expedir tal certificado es el doctor Jorge Rodríguez que ya sabe a lo que se deben enfrentar los Rectores.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba