Opinión Nacional

No hay mal que por bien no venga

Andan por ahí los enemigos de Chávez regodeándose porque según ellos se rompió el Polo Patriótico y se echó a un lado el Comandante Arias Cárdenas y así Chávez se ha quedado solo.

La emoción que todo esto les causa se debe a que empiezan a sacar estimaciones alegres de que el Presidente Chávez tiene los días contados porque –según ellos- perdería las próximas elecciones del 28 de mayo.

Lo que no están entendiendo esos necios soñadores es que Chávez no está perdiendo popularidad, sino que se está desembarazando de cargas innecesarias. ¿Qué pueden aportar a un enorme y trascendental proyecto sociopolítico individuos como Leopoldo Pucci y Pablo Medina, para sólo citar dos ejemplos, con pecados entre pecho y espalda similares a los de los más connotados puntofijistas?

¿Acaso el MAS de Leopoldo Pucci y Felipe Mujica no formó parte del segundo y desastroso gobierno del más connotado ideólogo sobreviviente del puntofijismo, Rafael Caldera, tánto como el MAS de Teodoro Petkoff y Pompeyo Márquez?

¿Acaso Pablo Medina, Aristóbulo Istúriz y José Albornoz no formaron parte dirigente de primera línea de aquella Causa R que renunció a los principios de Alfredo Maneiro para plegarse a los estilos e intereses del puntofijismo?

El pueblo, que es para quien trabaja Chávez, los conoce, los recuerda de su actuación política desde hace ya mucho tiempo y no votó por ellos; votó por el sueño de Hugo Chávez y porque Hugo Chávez les dijo que podían votar por ese sueño a través de algunos miembros de esos partidos comprometidos con el proyecto, y porque algunos creyeron que el MAS y PPT habían sido menos puntofijistas que AD y Copei y que resultaba democrático y amplio votar por el proyecto de Hugo Chávez dando también oportunidad a esos pequeños partidos que algo habían comido y unos cuantos sueldos habían cobrado del sistema que se derrumbaba ante el empuje chavista.

Pero en poco tiempo todo el mundo se ha dado cuenta de que todos esos partidos, partiditos y grupos que afirmaron ser defensores del gran proyecto revolucionario y bolivariano de Hugo Chávez, sólo buscaban puestos en el gobierno.

Y ahora también ellos se han derrumbado, se les ha caído la máscara, como más adelante, más temprano que tarde, se les caerá a otros que siguen aferrados a las faldas de Hugo Chávez, pero que no tienen corazón para sueños, sino bolsillos por llenar y ambiciones por alcanzar.

Esos mismos que han sembrado cizaña y han logrado separar a los amigos de toda una vida, camaradas de proyectos y compromisos que ahora se han hecho trizas por la impaciencia de Arias, Urdaneta y Acosta Chirinos, y la acción corrosiva del veneno inyectado por quienes necesitan a un Chávez solitario, sin los escudos y los apoyos morales, humanos y políticos que significaban los compañeros hoy separados y enfrentados.

Chávez volverá a ganar contundentemente las elecciones porque el pueblo sabe que el sueño nació con él y depende de él, aunque ahora costará m´pas esfuerzo porque Chávez está solo.

Soledad que, por otra parte, vale la pena aunque exija esfuerzos y sacrificios mucho mayores. Se han ido los egoistas, los que sólo buscaban la prolongación en el poder y sus beneficios. Se ha quedado Hugo Chávez, sin egoismos ni ansias de dinero. Es decir, ha permanecido la esencia de la revolución democrática.

El lunes 29 de mayo comenzará la etapa definitiva, la de la construcción del sueño. La única diferencia es que ahora costará más a un Chávez que tendrá que poner aún más de sí mismo, que tendrá que dedicar tiempo a seguir quitándose de encima excrecencias que siguen aferradas a un proyecto que sólo acepta la felicidad del pueblo como objetivo.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba