Opinión Nacional

No hay mal que por bien no venga

Frase empleada por muchos venezolanos, sobre todo, y casi siempre, los mayores de edad, los de más experiencia acumulada. Y ¿Por qué este refrán popular es el título de una opinión personal a ser expuesta públicamente? Explicaciones hay, y muchas. Falta que los lectores las acepten, no se fatiguen con ellas, cambien de posición los adjetivos y lo conviertan en: “no hay bien que por mal no venga”. Intentaré, en consecuencia, resumirlo en menos de dos cuartillas.

Primera explicación: durante los años de los gobiernos anteriores, los medios de comunicación impresos, radiales o televisivos daban cuenta a sus espectadores de los desastres de los respectivos “grupos” administrativos. No hubo sanción. Ahora, tampoco.

Segunda explicación: en los años sesenta, el Imperio Soviético financiaba, a escala mundial, las manifestaciones anti estadounidenses, incluyendo la quema de banderas de franjas blancas y rojas. No se acabó el capitalismo y, con el tiempo, se desmoronó el Imperio Soviético. Hoy, el imperialismo adversario no es el soviético sino el venezolano. Somos un país del tercer mundo para pedir piedad y compasión por nuestros incumplimientos financieros, pero arrogantes a la hora de dispendiar los ingentes recursos circunstanciales que genera el llamado “excremento del diablo”.

Tercera explicación: al inicio de los noventa unos militares se levantaron en armas izando las banderas de la lucha contra la corrupción, el tráfico de influencias, los negociados y otras razones más. Casualmente, todos ellos son venezolanos como los ejecutores del conjunto de desaguisados que originaron su rebeldía. Como nada ha variado surge la interrogante: ¿Es endógeno, endémico, este proceder?

Cuarta explicación: a la población venezolana le propusieron la promulgación de “una nueva república”, “una mejor constitución”. Aún cuando se difundieron las advertencias posibles, la gente la aprobó en medio de una tragedia. Ni siquiera la coincidencia de la mala fortuna de Vargas fue una señal para que “la masa” activara su perspicacia, sino que, por el contrario, se adormeció en los brazos del nuevo ídolo mediático.

Quinta explicación: a los venezolanos se les ha dicho acerca de las diversas versiones de lo que es un “socialismo del siglo XXI”. El pan y el circo van de la mano. El camino al infierno, siempre, está lleno de buenas intenciones, pero…….ellas encubren las más perversas igualdades. Pregúntenles a los sobrevivientes de los sistemas totalitarios que vienen acá.

Sexta explicación: los “valerosos y osados gallitos de pelea” invierten una décima parte de los respaldos públicos a nivel internacional en comprar, para el hombre común, artículos que no son de primera necesidad. El embrutecimiento continuado es la manera perversa de “sobrevivencia” de las revoluciones latinoamericanas. ¿Se han dado cuenta que todo lo referente a la materia pública, en algunos regímenes, se convierte en “secreto de estado y no es del conocimiento, ni la participación del “soberano”?

Séptima explicación: un “paracaidista” se lanza desde las alturas y parece venirle como anillo al dedo a los propósitos de un tercero. La gente se emociona, se alegra, lo respalda y al cabo de otro ciclo de siete años, se repite la escena. ¿Otra vez, la misma vaina? ¿Otro paracaidista?

Entonces y en conclusión la delegación del ejercicio ciudadano de cada quien en otros, desembocó en la situación actual. Nos hemos convertido en habitantes de segunda, sometidos al desempeño hormonal del jefe del momento, tutelados por un estamento que no es el nuestro, espiados constantemente por quienes nada tienen que ver con nosotros y para complementar, la acentuación de la soledad ciudadana del venezolano, involucrados en un conflicto, total y absolutamente, ajeno a nuestra idiosincrasia y agravado por la falta de consulta, es decir, sin “hacernos partícipe”, salvo enterarnos por los medios, que los criollos seremos llamados a derramar la sangre por otros, como los cubanos que murieron en África en tiempos lejanos ya.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba