Opinión Nacional

No hay ni puede haber excusa posible

Ya sé que el tema está trillado, que ya vamos para cuatro meses con el mismo estribillo, que se han hecho y dicho cosas inauditas con vista al dislate de promover y aupar una reforma enmienda o modificación constitucional absurda y aberrante, contraria a nuestros antecedentes constitucionales, abusiva e intolerante, impuesta por quienes nos gobiernan, a su estilo y con toda la maldad del mundo.

Tal proceder y mal habida idea solo tiene como propósito, valerse del poder que ejercen ahora, desteñido y sin sentido ni contenido, fracasado y del cual se valen porque saben y barruntan que a corto plazo, es la única manera que pueden tener de continuar disfrutando abusivamente del mismo y definitivamente para perpetuarse en el.

El ventajismo que comporta estar montado en la silla y hacer que los dolientes que en ella los ven pero que están parados, convengan en la fulana libertad de postulación indefinida o vulgar reelección, lo que hace es facilitar que aquellos continúen en el ejercicio del mismo, con ventaja y alevosía y solo busca facilitarles como dicen por allí “atornillarse mas” para continuar ejerciendo el poder.

Valerse de quienes por su incuria convengan y acepten con promesas engañosas y elucubraciones que ello permitirá un mejor gobierno, es solo una patraña.

Recordemos el viejo y sabio refrán de “perro que come manteca, ni que le metan la trompa en tapara”, quienes no han sabido demostrar sus destrezas en el poder, jamás podrán cambiar las cosas para hacer mejor lo que no han podido hacer.

Tales procederes de manera indubitable ponen en evidencia que el recurso de la enmienda, reforma o cambios constitucionales para permitir postularse o proponerse sin límite de tiempo como candidatos a todo cargo que exista con posibilidad de designación electoral, no es mas que burlarse del principio de la alternatividad, del conveniente cambio de quienes detentando el poder y gobierno sin ni siquiera pírricos éxitos.

Quien no vea lo que comporta todo lo dicho y lo que hemos tenido la desgracia de ver en estos últimos meses, es un aberrante ciudadano suicida.

Quienes así piensan y nada les importa, es que están renunciando cada vez mas a la posibilidad y al derecho de que con el solo temor a que la alternatividad constitucionalmente impuesta, les haga reconsiderar el mal proceder en el ejercicio del mando y gobierno e impedirá que pretendan perdurar por siempre en el ejercicio abusivo del poder que por error o con engaños logró obtener del pueblo.

El poder que de tal forma han ejercido quienes se han comportado de la manera como lo han hecho, sin tino ni rumbo, les ha facilitado su indebida continuidad en el ejercicio del mismo. Les permitirá una nueva trinchera o posibilidad de que vuelvan a quedar en el ejercicio de aquel, sin mérito alguno, pero que prevalidos de la posición que ejercen, garantizará sus ansias de tenaces anárquicos, de divulgadores de créditos antidemocráticos, y cuyo único mérito en el desempeño del mismo ha sido facilitarles volverse a promover o entrar violando toda igualdad con quienes podrían hacerlo mejor.

Allí ni hay, ni puede haber misión ni visión política alguna, sino el garantizarse de manera contraria a todo principio político, permanecer con el garrote en la mano contando con todos los recursos ajenos de que se dispone, para impedir ilegítima e igualitariamente que el torneo electoral corrija realmente los errores o la continuación de los peores o mas incapaces en los malos gobiernos y al menos nos permita soñar con tiempos mejores.

El próximo 15 de febrero, como debe ser, los venezolanos tendrán nuevamente la ocasión única de librarse de las locuras e insensateces de un gobierno nefasto, botarata, amoral y sin principios y de quien se dice líder de tan peligrosos incapaces y nefastos procederes.

Luego no habrá excusas ni lamentos, se les está permitiendo a quienes han pervertido y a la vez se han continuado pervirtiendo, en el poder para que con ventaja impidan siquiera exista el menor atisbo de que nos pueda proveer el cambio.

Es tal la iniquidad y desespero de quien solo ha demostrado su ineficacia e ineficiencia en su desempeño como mandatario, que ni aún a quienes considera siquiera temporalmente, sus capaces acólitos, con el adefesio electoral de la posibilidad de postularse indefinidamente, o de la reelección indefinida que son una sola y misma cosa, impide a aquellos, como supuestos lideres, soñar jamás con lograr catapultarse a las mas altas categorías del ejercicio del poder.

Quien así piensa y actúa es solo uno que pierde la razón, o está ebrio por el poder que malamente ha ejercido, sin seria ni cabal oposición.

El triunfo del SI el venidero quince de febrero, comporta renunciar toda posibilidad de decir en el futuro el NO a la incapacidad, al desgobierno, a la mediocridad y evitar el exterminio de la democracia y que se sigan mancillando nuestros Derechos Humanos. No hay ni puede haber excusa posible para no evitar estos desastres.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar