Opinión Nacional

No me cabe duda

Desde hace ya casi catorce años, a la gran mayoría del país nos ha tocado vivir situaciones y circunstancias cada vez mas duras y difíciles por la decisión del gobierno de controlar los poderes del estado, dividir y enfrentar a la sociedad, acabar con la economía privada, empobrecer a la población económica e intelectualmente, todo con el fin de doblegar y dominar al ciudadano y de esta manera mantenerse indefinidamente en el poder.

Con el fin de doblegar y dominar al ciudadano, el presidente hace lo imposible por hacer sentir su poder omnímodo y por atemorizar a la población con su discurso, expropiando, decidiendo e imponiendo lo que se le antoje, usando la constitución a su conveniencia, burlándose e insultando a todo aquel que disienta de él con una prepotencia insolente, inaceptable y contraria a la forma de ser civilizada del venezolano.

Así las cosas, nos levantamos diariamente angustiados pensando como vamos a hacer para protegernos de la inseguridad y preservar nuestras vidas, como vamos a hacer para cubrir los gastos, como vamos a hacer para conseguir un trabajo digno y bien remunerado para nosotros o para nuestros hijos que nos de estabilidad, como vamos a hacer para conseguir la medicina que necesitamos y que esta agotada desde hace meses, como vamos a comprar los útiles escolares, como vamos a hacer para conseguir y comprar la comida, como vamos a pagar el giro del carro o comprar un repuesto, como vamos a hacer para poder ahorrar para dar la cuota inicial de un apartamento,  y así sucesivamente. Es una realidad diaria llena de angustia que ha sido creada ex-profeso para mantenernos ocupados las 24 horas del día en como sobrevivir y que  atenta contra nuestra estabilidad emocional y psíquica. Es una realidad que fue diseñada y creada para deprimirnos y subyugarnos para que nos lleve a pensar que no hay salida, que en Venezuela no tenemos presente ni futuro y que lo que nos queda es o irnos al extranjero o plegarnos al gobierno para sobrevivir. Muchos, por múltiples razones, decidieron irse. A otros su realidad los obligó a plegarse al régimen para mantener el puesto y poder sobrevivir. Tanto los que se fueron como los que se quedaron, plegados o no al gobierno, hemos pasado por años de intenso dolor sin razón alguna.

Pero el gobierno se equivocó de cuajo porque quienes lo asesoran no conocen bien al venezolano. Entre otras características, el venezolano se caracteriza por su amor a la libertad y su deseo de progresar y de no aceptar que se le manipule, que se le oprima o que se le arrincone en la imagen errónea de una Venezuela arruinada y sin futuro. La adversidad lo hace luchador y más cuando encuentra a un líder joven, dinámico, capaz, trabajador, honesto y sincero que sintoniza con él y que se hace querer  por su forma de ser como es el caso de Henrique Capriles Radonski . Cuando el pueblo oye sus serios y sensatos planteamientos, cuando va conociendo su programa de gobierno, crece en él la esperanza, la emoción lo embarga y se dispone con todas sus fuerzas a ayudar a cambiar el rumbo del país y a conquistar el futuro.

Cuando el pueblo oye a Capriles hablando de la existencia de un camino de desarrollo donde cabemos todos, donde todos somos necesarios, donde todos nos vamos a beneficiar, donde se le va a declarar la guerra a la inseguridad, se hará cumplir la constitución y las leyes, se respetará la independencia de los poderes públicos, se respetará la propiedad privada y se creará el clima de confianza necesario para que regrese la inversión privada. Cuando el pueblo oye a Capriles hablando de un camino de desarrollo donde se crearán nuevas industrias y   miles de puestos de trabajo dignos y bien remunerados que absorberá a los desempleados del país, que podremos comprar a mediano plazo una basta variedad de productos hechos en Venezuela. Cuando el pueblo oye que Capriles le da la seguridad al empleado público de que no perderá su trabajo con el cambio de gobierno, que las finanzas públicas se ordenarán y gerenciarán con honestidad y eficacia en aras del bienestar del país, que se discutirán y negociarán los contratos colectivos vencidos, que se le dará fuerte impulso a la industria de la construcción, que se construirán centenares de miles de viviendas que podrán ser adquiridas por la clase media y por los menos favorecidos. Cuando el pueblo oye a Capriles cuando dice que le dedicará el esfuerzo necesario para resolver de una vez por todas el problema médico asistencial, que se crearán nuevos institutos educativos, que se le devolverá a las fuerzas armadas su importantísimo papel constitucional de garante de la seguridad del pais, que se impulsará la industria del turismo, que se harán las inversiones y todo lo necesario para incrementar a cinco millones de barriles diarios la producción petrolera y que se tomaran las decisiones necesarias para hacer tanto de PDVSA como de las empresas básicas ejemplos de eficacia y rendimiento, no me cabe duda que los venezolanos nos damos cuenta de que Venezuela esta por comenzar a transitar un camino de desarrollo y bienestar que mejorará notablemente su calidad de vida y que quien pueda estar indeciso respecto a su voto verá claramente que Capriles Radonski es el presidente que le conviene y que requiere el país en este momento. No me cabe duda de que votará por Henrique Capriles y que le dará la oportunidad  para que con la ayuda de todos  transforme a Venezuela en el país al que tenemos derecho y en el que todos soñamos.

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba