Opinión Nacional

No reconozco a los déspotas

Durante 14 años he escrito sobre el régimen político y “constitucional” que se instala en Venezuela desde 1999. Lo he calificado como “demo-autocracia”, pues expresa – obra de la anomia social y la amoralidad política corrientes  – al gobernante que personaliza el ejercicio del poder y lo ejerce de modo absoluto. Sus decisiones no  son atacadas, limitadas, o frenadas con eficacia por otras fuerzas dentro del mismo Estado o la sociedad, que se le subordinan;  y las hace valer sin miramientos.  La moderna separación de los poderes públicos y la sujeción de éstos a la ley, características de la república, le significan formulismos estériles, en todo caso las digiere si son hijas de su voluntad  y amoldables bajo su voluntad.  Pero, he aquí lo novedoso, se hace autócrata por consentimiento popular y en elecciones plebiscitarias.

Se afianza así, entre nosotros, una modalidad de dictadura por los caminos de la democracia. Se usan y manipulan las formas de la democracia hasta vaciarlas de contenido. Democráticamente se le da partida de defunción a la democracia, o acaso se la sostiene nominalmente pero perturbando y haciendo de su lenguaje una Torre de Babel. Sus valores y principios – que anudan con las libertades y los derechos humanos –  son reinterpretados a conveniencia, para encubrir a la misma autocracia y minar las resistencias de la opinión pública democrática.

No cuenta la ética de la democracia, a cuyo tenor los fines legítimos reclaman de medios legítimos y viceversa. Se impone, en apariencia, la llamada dictadura de las mayorías u oclocracia, situada por encima y más allá de la Constitución, pero a la sazón éstas encarnan en el autócrata, quien habla y decide por las mayorías.

Esto ha sido así hasta ayer, y no más.

La “heterodoxia” democrática llega a su final y la cobertura engañosa de sus formas rueda por el piso.  Al autócrata, vestido de demócrata, lo vence la fatalidad y en la hora postrera sorprende a los suyos  e incluso a sus adversarios, e intenta amarrar el futuro con apego a la ortodoxia: “Si como dice la Constitución… si se presentara alguna circunstancia sobrevenida, así dice la Constitución, que a mi me inhabilite… para continuar al frente de la Presidencia de la República Bolivariana de Venezuela, bien sea para terminar, en los pocos días que quedan… ¿un mes? … Nicolás Maduro no sólo en esa situación debe concluir, como manda la Constitución, el período; sino que  mi opinión firme… – en ese escenario que obligaría a convocar como manda la Constitución de nuevo a elecciones presidenciales – ustedes elijan a Nicolás Maduro como Presidente…”, son las palabras de Hugo Chávez Frías, dichas el 8 de diciembre pasado, en una suerte de contrición y enmienda ante la disyuntiva de su inhabilitación física o desaparición.

Pero una cosa piensa el enfermo y otra sus herederos. De modo que, llegado el 10 de enero, cuando concluye el período constitucional y el Presidente en ejercicio acepta desde antes que deja de ser tal ese día y a la espera de que en su calidad sobrevenida de Presidente electo, nuevamente, jure para otro período constitucional, éstos deciden mantenerlo a distancia e invisible, lejos de intrusos e interesados en el patrimonio de la sucesión. Y presa y preso como es y está Chávez, en manos de los cubanos, la “demo-autocracia” que crea y recrea muda en despotismo puro y duro, con la aviesa complicidad de una Justicia arrodillada. De nada valen su testamento ni la claridad de nuestro orden constitucional para eventualidades como las suyas.

El despotismo – lo explican las obras de historia clásica y política – predica un ejercicio del poder más ominoso que la autocracia. No se limita al antiguo dominio que el patrón griego (el déspota) ejerce sobre sus esclavos y dentro de sus tierras. Es el poder que se ejerce movido por la pasión y sin propósitos de ilustración. Es el gobierno sin frenos, dominado por los caprichos, que todo lo arrasa y que arrastra a todos, y que abate los ánimos sembrando desaliento en el más débil sentido de la dignidad humana, dada la vocación servil de los gobernados. El déspota se cree o se le presenta como a un Dios o su descendiente, o como Sumo Sacerdote; y en eso, justamente, a conveniencia, mediante un artificio jurídico que autentica como escribana la Presidenta de nuestro Tribunal Supremo, Luisa Estela Morales, es transformado Chávez por sus sucesores, los Maduros y los Cabellos, guiados por los albaceas de los Castro, bendecidos por los Insulza y hasta por Marco Aurelio García, a nombre de Brasil.

La Constitución de 1999 cambia en horas de espaldas al poder constituyente. El gobernante enfermo, luz de la revolución es llamado a mantenerse como tal, más allá de su circunstancia. Los usurpadores de su voluntad, aprendices de déspotas, lo reconocen y piden se le reconozca como Ser sobrenatural e infinito, atemporal, libre de juramentos o ataduras profanas y mundanas. “Puede volver cuando le de la gana”, espeta hace algún tiempo José Vicente Rangel. Es anulada al rompe nuestra larga tradición constitucional de mandatos fijos, que se inauguran y concluyen fatalmente, constante entre dictaduras y democracias, presidentes electos y también “reelectos”, pero todos a uno repúblicos confesos, aun cuando no todos demócratas.

Ese orden de facto que hoy nace, en el que el “déspota” decide si jura o no lealtad a la Constitución y cuyo mandato jamás se extingue, es irreconocible por los venezolanos. Es la negación de los valores éticos de la democracia y de la república que imaginamos en 1811 y nos dimos a partir de 1830. “El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana,… desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticos…”. Así lo prescribe el artículo 350. No lo olvidemos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba