Opinión Nacional

Norberto Bobbio

Norberto Bobbio, uno de los pensadores italianos más influyentes del siglo XX, falleció este viernes 9 de enero, a la edad de 94 años. El importante cientista nació en Turín el 18 de octubre de 1909. Estudió Derecho y Filosofía, y dedicó toda su vida al ejercicio universitario como gran profesor. Como pensador fue una referencia ineludible en lo concerniente a la filosofía política y a la teoría del Derecho, y un luchador resuelto por la libertad del hombre.

Su obra es muy vasta y diversa y por los temas y asuntos que abordó, sin duda compleja. La obra de Bobbio se caracteriza por la conjunción de dos valores que para él debían ir juntos, la libertad y la justicia. Se puede enmarcar su pensamiento dentro de la corriente denominada liberal-socialista que sostiene que son necesarios derechos sociales fundamentales como educación, trabajo y salud como condición previa para un mejor ejercicio de la libertad. Escribió innumerables libros: “Diccionario de Política”, escrito junto a Nicola Matteucci y Gianfranco Pasquino, “El futuro de la democracia”, “Autobiografía”, “Ni con Marx ni contra Marx”, “Liberalismo y Democracia”, “Los intelectuales y el poder” “Teoría General del Derecho”, “Thomas Hobbes”, “Derecha e Izquierda” y “De senectute” entre otros.

Podemos decir que hubo dos autores muy influyentes en su obra: el pensador austriaco Hans Kelsen, especialmente en el área del Derecho y el autor de “Leviatán”, Thomas Hobbes, especialmente en el área de la Teoría Política. Otros intelectuales que influyeron en su obra son Benedetto Croce, Max Weber y el politólogo alemán Carl Schmitt con quien mantuvo una prolongada relación intelectual.

Como pensador enfatizó constantemente “la certeza de la duda”. Norberto Bobbio fue un hombre abierto al debate de ideas y considero fundamental la lucha por los valores democráticos. La definición de democracia, según de Bobbio es: “un conjunto de reglas (primarias o fundamentales) que establecen quién está autorizado para tomar las decisiones colectivas y bajo qué procedimientos”. En su libro “El futuro de la democracia” observa algunas características negativas de las actuales democracias y las subraya de esta manera: subordinación de los individuos a los grupos organizados que luchan por intereses particulares en detrimento de la representación política general; permanencia del poder invisible que actúa a espaldas y sin el conocimiento de la colectividad (negociaciones secretas); creciente poder de los técnicos y las burocracias e ingobernabilidad derivada de la incapacidad de las autoridades nacionales para procesar el conjunto de demandas sociales (entre otros problemas). Otro de los temas sobre el cual reflexionó frecuentemente es el rol del intelectual, al cual diferencia claramente del hombre de acción; asimismo, en su obra “Los intelectuales y el Poder” establece la distancia que separa a los pensadores de la política y a los políticos de profesión. Mientras los primeros se dedican a elaborar ideas, discutir problemas, los segundos se dedican a tomar decisiones. Aquí observamos la clara herencia del pensamiento weberiano en la separación de las esferas del conocimiento y de la acción.

Es imposible guardar silencio ante la muerte de una figura capital, y ante la ausencia del pensador que, a lo largo de más de seis décadas, registró los azares políticos de Europa y el mundo, siendo siempre un hombre ejemplar.

* Profesor de Derecho Constitucional
Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba