Opinión Nacional

Normas abuso-complacientes

Con el Aló Presidente del domingo 6 de agosto se materializó el desequilibrio de la figuración del candidato mandatario frente al resto de los contendientes, configurándose así un ventajismo electoral que representa una burda violación del valor y del principio igualdad de la Constitución.

Este abuso que se impondrá a lo largo de la campaña electoral tiene un cómplice. Este no es otro que el actuar parcializado del CNE, para favorecer al Presidente en su aspiración por perpetuarse en el poder con las Normas Sobre Publicidad y Propaganda De La Campaña Electoral Para La Elección Presidencial Diciembre 2006.

Estas normas dejan, otra vez, un amargo sabor en las expectativas que tenía la sociedad sobre el equilibrio que esa regulación debía haber establecido entre la figura del Presidente como candidato y los demás optantes.

Las normas no contemplaron, en forma clara y contundente, una prohibición tajante o al menos una regulación disciplinaria para las conductas jurídicamente reprochables de los funcionarios públicos en la campaña electoral. El Capítulo IV (artículos 20 y 21) que dispone de las regulaciones para los organismos y funcionarios públicos durante la campaña, aunque estableció algunas prohibiciones, no dispuso de sanciones disciplinarias sino de tipo económico (artículo 37.4) que no tienen la contundencia necesaria para evitar conductas ventajistas.

Igualmente permiten el uso del espectro electromagnético en condiciones insoportables de desigualdad, al no equilibrar la figuración del Presidente en los medios de comunicación social, y no limitar su facultad de interrumpir la programación habitual de televisión para transmitir sus peroraciones presidenciales durante la campaña.

Debemos tener en cuenta que de las normas contenidas en el Capítulo III sobre publicidad y propaganda electoral en medios de comunicación (artículos 10 al 19) se infiere que el Presidente candidato tiene derecho a disfrutar de los mismos espacios televisivos que sus contrincantes para exponer sus ideas y plan de gobierno, pero no contienen ninguna regulación para impedir que el Presidente se aproveche de su poder para incrementar su figuración pública en los medios de comunicación a través de cadenas, programas especiales, etc.

El uso de los medios de comunicación en condiciones de equidad exige una regulación que garantice el equilibrio democrático. La interrupción de la programación por las continuas intervenciones del Presidente, constituyen un gran abanico de desigualdad, sobre todo en un régimen en donde el Gobierno o el Estado es dueño de la mayoría de la inmensa red de medios televisivos, radiales y escritos; por ello el no haber prohibido o al menos limitado las llamadas “cadenas”, contraría el valor igualdad.

La indudable ventaja que para el Presidente reporta el ser la máxima autoridad administrativa del país y de controlar, por esa vía, el manejo de los canales del Estado, ha debido obligar a restringir el uso de dichos canales con fines proselitistas.

La transmisión del programa “Aló Presidente” determina un aumento indiscutible de la figuración pública del primer mandatario en los medios, que desequilibra claramente el balance informativo de la campaña electoral. Independientemente que el objetivo de ese programa sea el de atender necesidades de la comunidad y no el de conseguir votos para su reelección, lo cierto es que al final de ese programa se destaca la figura del Presidente en distintos escenarios, y es claro, que debido a la dificultad existente para identificar la frontera entre la finalidad electoral y la pública, ha debido ser suficiente para que el CNE previera la restricción del uso de ese recurso publicitario como medida necesaria para garantizar el equilibrio electoral.

El CNE tuvo en sus manos las herramientas y la información suficiente para haber dictado unas normas que garantizasen la igualdad. Sin embargo en su permanente empeño en favorecer al Presidente en detrimento de cualquier otra opción, dictó unas normas que permitirán el acostumbrado abuso de la figuración del primer mandatario en los medios de comunicación, con lo cual será inevitable el desequilibrio entre el jefe del estado y los demás candidatos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba