Opinión Nacional

Nosotros también podemos

Desde mi último artículo, el cual salió publicado antes de las inscripciones de los candidatos a alcaldes y concejales, con el que intente hacer un llamado de atención para que la unidad se consolidara en todos los municipios del país me he dedicado a estudiar la historia de la resistencia en los países de argentina y chile aprovechando claro el hecho que pase todos estos primeros 15 días de agosto en Buenos aires, donde pude observar directamente el proceso de las primarias que se efectuaron allá el 11 de agosto, lo cual tengo que decir fue una experiencia interesante.

Eso días en Buenos Aires me permitieron entrar en contacto directo con la historia y con algunos protagonistas de la resistencia argentina, estuve en la plaza de mayo, conversando con las madres de la plaza que forman dos grupos uno llamado las mayoritarias y otro llamado línea fundadora, ambas luchando aun por que aparezcan los desaparecidos. En este viaje también converse con algunos amigos políticos que se encontraban inmersos en el proceso primario.

Aproveche la cercanía para nutrirme de literatura sobre la resistencia a Pinochet, sobre la resistencia a Videla, sobre las luchas ideológicas, la concertación, la alianzas de la transición argentina entre otras cosas, pude estar en los lugares donde vivían algunos desaparecidos, donde fueron secuestrados sitios recordados con placas en el suelo, para que nadie olvide lo que se vivió en esos duros años.

En esa época allá en esos países, desaparecían los opositores, los secuestraban en sus casas y los asesinaban luego, estaba prohibido hacer reuniones de más de dos personas, dar una declaración de prensa o repartir un volante contra el régimen esa suicidio con suerte te esperaban años de cárcel si te iba bien bien, en chile igualmente los perseguidos chilenos que lograron salvar sus vidas, están regados por América latina, en Mérida tenemos muchos, gracias a la acción humanitaria de Perucho El Rector.

Esa experiencia, me recuerda que aquí en Venezuela por esas mismas épocas o por épocas cercanas, luchamos contra un régimen similar,…

¿Sí se refiere a la dictadura de Pérez Jiménez? referirse a esa época como cercana a los casos de las dictaduras del cono sur, con todo respeto, considero no tiene cabida, pues el caso venezolano fue en la década de los 50s y los del cono sur en lasdecadas de los 70s y 80s

…que dejo más de 100.000 víctimas, entre muertos, torturados, presos, exiliados…

Si el número de los 100.mil, se refiere a la suma de los tres casos, sería bueno indicar que número corresponde a cada caso, o cuando menos indicar el estimado al caso venezolano, el cual, parece que fue muy inferior a los otros dos. Considero que históricamente no es útil el hacer comparaciones numéricas sobre las víctimas del caso venezolano con los casos de las dictaduras que se denominaron del cono sur.

En los tres casos hay factores que coinciden con el triunfo de las resistencias, como también existen esos factores en la lucha de la dictadura brasileña, paraguaya, uruguaya, nicaragüense, peruana, colombiana, boliviana son factores fundamentales que se necesitan para triunfar: paciencia porque la lucha es larga, convicción por la lucha es ideológica, objetivos claros para poder avanzar, cohesión para no fortalecer al régimen, protesta para debilitar al régimen, propuesta porque luego debe haber un nuevo país, optimismo porque la desesperanza esclaviza, denuncia para que lo que sucede no sea borrado de la historia. Todos esos factores y muchos otros que se me escapan ahora forman parte del éxito en la lucha contra las dictaduras, sean tradicionales como las que vivieron argentina, chile, Venezuela en esos años o sean modernas como la que vive, Venezuela, Bielorrusia, Nicaragua hoy en día.

Lo que llama la atención de Argentina y Chile es que a pesar que la lucha era sangrienta, sus lideres no dejaron de creer en el proceso electoral, en Argentina la derrota de la guerra de la Malvinas trajo un proceso de transición en 1982 que llevo consigo a unas elecciones en 1983 donde se finalizo definitivamente la dictadura y comenzó la transición democrática, en Chile la dictadura de Pinochet que duro desde 1973 a 1988 termino en un proceso electoral donde el dictador perdió, luego vino el proceso de transición y la democracia, aquí en Venezuela a pesar que todos conocemos como termino la dictadura de Perez Jimenez ese heroico 23 de enero de 1958 la resistencia venezolana fue a elecciones en diciembre de 1957.

Me pregunto ¿Por qué si los estaban matando, iban a elecciones? ¿eran acaso esas elecciones limpias y trasparentes? Es bueno preguntarse esto porque Perez jimenes ya había ganado las elecciones del 1953 y fue proclamado presidente del periodo 1954-1958 y luego en 1957 gano de nuevo las presidenciales, en ambos casos con muchas dudas sobre su triunfo, Pinochet se había plebiscitado y había ganado, en argentina a pesar que no habían elecciones apenas se presentaron unas que bien pudieron ser manipuladas la resistencia argentina se sumó a ellas y las gano.

Hago esta reflexión porque siguiendo las redes sociales, pude leer via twitter y Facebook, el desespero, la necesidad de un solución inmediata, el llamado a la calle de algunos conciudadanos que consideran que la salida al conflicto político venezolano es un protesta sin fin en las calles venezolanas, en algunos momentos me vi en la necesidad de responder a algunos de estos aventureros cibernéticos preguntándole: si crees que la solución es salir a la calle ¿ porque no sales tú? Y recibí como respuesta: eso es para los chamos, lo estudiantes que son bien resteados, en algunos casos en otros me contestaron que había que salir ya masivamente todos, pero que alguien tenía que estar haciendo el llamado y esa persona asumía esa tarea.

En fin todo eso de salir a la calle es una idea loca, que busca que los venezolanos nos lancemos a a una matanza sin sentido para que grupos facinerosos como ocurrió el 11 de abril tomen el poder. Tengo que decirles que no creo en esta acción de calle y voy a explicar porque: en primer lugar nadie tiene como financiar logísticamente ese asunto en todo el país, yo he visto las luchas en la calle, por ejemplo la protesta popular contra la firmas planas mal llamada por el gobierno las guaraimbas, duraron dos semanas, el gobierno no callo, las piedras, la resistencia, la comida, y todo el esfuerzo humano que se hizo termino en heridos, muertos, perseguidos y el gobierno no callo, el 15 de abril todo el país se tiro a protestar contra el resultado de las elecciones del 14 de abril, y el gobierno no callo, algunos estado salieron el 16 y el 17 y todo termino en 18 en cacerolazos.

El Objetivo de estas protestas ¿cuál sería?, que caiga el régimen la pregunta es, ¿cuánto tiempo vamos a esperar a que eso pase?, será que si se prende el zaperoco hoy y la próxima semana el gobierno no ha caído, vamos a seguir en la calle o nos vamos a ir a la casa a llorar y a decir que esto no lo tumba nadie que no vale la pena seguir, que mejor es quedarse quieto o irse del país, como pasa cada vez que se pierde un proceso electoral.

Otra razón los grupos paramilitares que defienden al régimen, ¿con que los enfrentamos? A ellos, al Ejercito, a la Policía, ¿con que? Realmente me pregunto y le pregunto a todos esos amigos que llaman a la calle: ¿vale la pena empezar una guerra civil que solo fortalecerá al régimen? O ¿ es mejor seguir luchando por el camino de la resistencia democrática? Reflexionen sobre eso, analicemos eso, porque una protesta de calle, v a terminar en muertos, heridos, presos, y no hay muestras ni señales de que el régimen por eso se valla a tambalear, que vamos a buscar armas como dicen algunos soñadores y enfrentar a tiros a todo el aparato represivo y ¿cuanto tiempo aguantara esa guerra de guerrillas? Yo de verdad respeto la ideología y la forma de pensar de cada Venezolano, pero sinceramente les pido a todos pensemos en el país.

En estos momentos la desesperanza y la inmediatez son nuestros enemigos, el camino al 8D es una fase, la lucha en la comunidades es otra fase, la resistencia democrática es el camino, no nos empeñemos con abstenciones sin sentido como las de diciembre del 2012, donde perdimos las gobernaciones por andar de pendejos y terminamos convirtiendo lo que pudo ser un triunfo en un derrota masiva, no perdamos la oportunidad de debilitar al régimen, jugando a fortalecerlo cada día mas .

Respetando la forma de pensar de cada uno, estoy convencido que los 7 millones y medio que votamos por la MUD, mas todos los exiliados, los presos políticos y todos aquellos que están esclavizados sin derecho a opinar porque pierden su trabajo queremos un cambio de régimen. Todos anhelamos un gobierno nuevo que enfrente la crisis con las medidas necesarias, que tome las decisiones que debe tomar para ponerle fin a la inseguridad, al desempleo, a la inflación, al paramilitarismo, que resuelva la crisis de vivienda, de salud y de educación. Queremos un gobierno que promueva la exportación de nuestros productos, que le ponga fin a la economía de puerto y le exija a los chulos que nos paguen lo que nos deben. Un gobierno que rescate nuestro Oro de la codiciosas manos de los ñangaras. Yo personalmente estoy convencido que todos soñamos con eso, con la Venezuela perfecta que podremos construir después de una dura transición económica, podemos unidos construir ese país que todos soñamos la Venezuela Libre y de los Venezolanos es posible.

Por eso hoy les invito a reflexionar, a sumar apoyo por poquito que sea, en tu comunidad, con tu familia, en tu trabajo, apoyar a la mesa de unidad el 8D, activar la resistencia democrática en cada comunidad desde ya, un proceso donde las comunidades denuncien sus problemas, protesten la búsqueda de soluciones y presenten las propuestas a las autoridades, ese camino sin dejar de votar, hago este llamado a reflexionar sobre las decisiones tomadas en estas primeros días de agosto, donde hemos convertido victorias seguras en posibles derrotas, donde la aspiración personal ha dejado a un lado la necesidad nacional, donde decisiones alocadas al golpeado las posibilidades de fortalecernos.

Para terminar nuevamente invito a mis compañeros, amigos, lectores a no desmayar yo sé que hoy todo parece perdido, que el desgano nos arropa, pero los vientos comienzan a cambiar una nueva mayoría está creciendo, nuestro aporte es necesario para sumar apoyo, Venezuela no desaparecerá en diciembre, el país seguirá vivo y las oportunidades se están presentando, la unidad es nuestra mejor herramienta y estar en ella consolida nuestro liderazgo más que salirse de ella y sacar unos votos que no nos ayudaran a ganar y si ayudaran al régimen a consolidarse, la lucha es cada día así no hayan elecciones, la resistencia es cada minuto así no tengamos procesos electorales, la única forma de desmontar el sistema es pasando por encima de él, participando masivamente quedarnos en casa solo no servirá para tomar café. Porque si en el 58 pudimos, si los argentinos y los chilenos pudieron nosotros también podemos salir del régimen usando los medios que nos permitan.

Secretario de Asuntos Municipales y Acción Comunal de AD en Mérida

 

Blogs: www.dannyramirezm.blogspot.com

 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba