Opinión Nacional

Nueeeevo

“Cada hombre es culpable de todo
el bien que no hizo.”
Voltaire

A más de siete años de su primer triunfo, el conglomerado que apoya al Presidente Chávez sigue siendo apenas un movimiento electoral. No sólo por la falta de un basamento ideológico definido sino porque lo único que ha logrado hacer es ganar elecciones y eso considerando que los varios últimos comicios han estado rodeados de circunstancias cuestionables y cuestionadas.

Dado que el Presidente nunca ha logrado ser algo más que un buen candidato (de hecho, el único candidato real de su movimiento, no importa cuál sea la elección) vivimos en constante campaña electoral. El Presidente periódicamente recicla sus ofertas no cumplidas: trabajo, vivienda, reducción de la pobreza, seguridad, justicia, etc., o crea crisis que lo hagan parecer el “Líder Necesario”. Cada cierto tiempo exhibe “logros” que son cuando mucho estadísticas creativamente generadas por los diversos institutos que deberían estar produciendo o analizando los resultados reales. Por su parte, los candidatos chavistas ni siquiera tienen que plantear propuestas; únicamente necesitan como argumento y credencial haber sido seleccionados por Chávez, quien evidentemente no cuenta con las habilidades, ni los criterios ni el interés para escoger a los mejores, sólo a los más obedientes, los más dispuestos a olvidar las opiniones propias y repetir las que él suministre en sus interminables Domingos Gigantes. Además, en su caso, proponer cualquier cosa equivaldría a decir que el gobierno ha fallado o se ha quedado corto en algo, trayendo como consecuencia que los eliminaran de la lista de elegidos. Los recién estrenados Honorables Diputados del Parlamento dejaron claro desde el comienzo cuál será la tónica de su trabajo contralor y legislativo. Primero se negaron a buscar responsables de la crisis producida por el previsible colapso del viaducto y luego corrieron a aprobar los cambios al escudo y la bandera propuestos por la familia presidencial. Estos nuevos “representantes” son un modelo mejorado, no sólo se desviven por complacer los caprichos del Presidente sino también los de la niña que no puede ser mencionada por orden del organismo que tan eficientemente protege a los niños y adolescentes de nuestro país. Supongo que en breve los mismos HDP le aprobarán al Presidente la facultad de ejecutar a quien él quiera, cumpliendo con el deseo que expresó hace poco: «Si pudiera fusilar a alguien lo haría y no me quedaría ningún tipo de mancha por dentro» (Aló Presidente No. 244). Supongo también que para eso necesitarán “testigos estrellas”, como el que no se puede mencionar por orden de un juez. En vista de que ese “testigo estrella” (quien dice la verdad en un 80% de sus declaraciones, según nuestro Fiscal General) tiene la facultad de estar en varios lugares al mismo tiempo, quizás lo más conveniente sería nombrarlo Ministro de Declaraciones y encargarlo de producir los testimonios irrefutables que sustenten la culpabilidad de quienes van a ser pasados por las armas. Al menos con él no habría que preocuparse por sus calificaciones profesionales para ejercer el cargo: el “testigo estrella” es un ejemplo extremo de “self-made man” incuestionable.

¿Cuánto le tomará al Fiscal, a la Asamblea o a cualquier otro funcionario u organismo complaciente promover que se prohíba hablar sobre los problemas que el gobierno, en su vasta ineptitud, no puede resolver? Probablemente lo que les tome procesar que es un deseo del Presidente o de alguno de sus allegados. Es que, mientras el hombre de Darwin desciende del mono, el Hombre Nuevo del “Proceso” desciende hacia el borrego.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba