Opinión Nacional

Nuestra pobreza tiene mucho futuro

Esta semana bajaron de sus refugios por las calles aledañas al palacio presidencial, cientos de pobres con franela roja, reclamando las viviendas que el gobierno les prometió, cuando se cayeron sus ranchos por las lluvias del año pasado y el antepasado. Un grupo de ellos no había tenido casa nunca y vocearon su reclamo, porque tienen la esperanza cifrada en el discurso de tono redentor que dice que las casas ya están ahí, listas para adjudicar. Su presencia y su desesperación sorprendió a quiénes piensan que en Venezuela, los temas de la pobreza, de la exclusión, de la desnutrición, del hambre, han sido superados a marchas forzadas por el gobierno en sus siete años de ejercicio.

Hacia fuera y hacia adentro, el monotema del combate efectivo a la pobreza por el gobierno chavista es una constante de los políticos, incluyendo a los de la oposición. Ambos grupos lo dan, por verdadero y donde sorprende mas es en los opositores, que en eso dan muestra del metal de que están hechos. Los pobres en Caracas gritan solos. Se cuentan con los dedos de la mano los líderes opositores que se mueven de sus curules o de sus oficinas a comprobar si en verdad las misiones chavistas están haciendo algo más que arañar en nuestra desesperanza. Apenas en los últimos días, han sido los universitarios quiénes han prometido un estudio sobre su impacto. (1)

La realidad es que Venezuela, junto con Argentina, es el único país en América Latina que no podrá llegar a reducir a la mitad la pobreza extrema y el hambre en el 2015. Hace mas de dos semanas, fue publicado un estudio de la CEPAL, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe. El estudio se llama Objetivos de Desarrollo del Milenio y tiene seiscientas y pico de páginas. Fue hecho con el aporte de técnicos de las Naciones Unidas, ente los que se encuentran gente de la OIT, de la OPS, PNUD, del Programa Mundial de Alimentos, entre otras organizaciones, incluyendo la Unesco. Es un reporte de progreso del compromiso que tomaron 147 jefes de estado y de gobierno, en setiembre de 2000, para asumir objetivos concretos que ayuden a diagnosticar y acabar con el hambre en el mundo.

La primera Meta del Milenio pareciera a primera vista superada por nosotros, venezolanos ricos, que andamos comprando 500 millones de dólares de bonos de la deuda de los acogotados argentinos, que brindamos petróleo a precios preferenciales a los países amigos del Caribe, que hacemos festivales multimillonarios para la juventud de todo el mundo y que exhibimos en un canal internacional nuestra lucha ganadora contra el hambre, combatida con la espada de Bolívar, que ahora anda revoloteando por toda América Latina: se trata de reducir a la mitad, para 2015, el porcentaje de personas cuyos ingresos sean inferiores a un dólar por día, menos de dos mil ciento cincuenta bolívares diarios ( 2). El informe basó sus estimaciones en tres grupos de encuestas de hogares entre 1990 y 2002. Y aunque proteste el ministro de Educación, Aristóbulo Istúriz porque no le gustan como sacaron las cuentas los técnicos que mencioné, 15 % de la población venezolana vive con menos de dos mil bolívares diarios y 32 por ciento con menos de 4 mil bolívares diarios. La población indigente fue de 21,7 por ciento y la población pobre 49,4 por ciento para 1999.

Ahhh, me dirán, pero desde el 2000 al 20005, la pobreza desapareció en Venezuela.

No, lamento decirles que está en aumento. Los indigentes para el 2002 eran ya 22,2 % de la población y el porcentaje proyectado de avance hacia la meta de eliminar a la mitad la pobreza en nuestro país, es de menos 111%. Para atrás como el cangrejo.

Acabar con la pobreza es algo más que decirlo. Lo viven por experiencia propia los pobres sin casa que manifestaron frente a Miraflores hace unos días, porque tienen meses esperando que las palabras se materialicen. Llenos de rabia blandían notas de prensa que aseguran que las casas que les prometieron en Miranda ya se las habían adjudicado Otra explicaba que el empleíto que tiene solamente le da para vivir en un hotel, con su hija y que los hoteles no son recomendables para criar a un niño. Nunca se es mas pobre que cuando se depende de los demás, ya sea porque lo consideran a uno “ arrimado” o porque se vive siempre, en el caso de las casas de vecindad y de los hoteles, entre extraños, sin privacidad y expuesto a que cualquier pérdida de empleo o aumento del alquiler, lo deje a uno en la calle. El informe de Ciespal lo explica en sus términos: “La propiedad de la vivienda es un activo de gran importancia para los pobres, entre otras cosas, porque al carecer de ella, aumenta su vulnerabilidad a los ciclos económicos”.

No nos engañemos. Nunca antes habíamos sido tan desiguales como ahora, cuando los ingresos de quiénes ganan más supera entre 10 y 16 veces los de quiénes ganan menos. Nuestros niños, con los que tanto nos llenamos la boca están cada vez mas desnutridos. El hambre es consecuencia de no poder conseguir la comida y sobre todo de la falta de dinero para comprarla. ¿ Eso se acaba con becas? El porcentaje de desnutrición crónica en Venezuela hoy es de 18 por ciento de la población. Persiste la desigualdad, persiste la desnutrición, persiste la pobreza y lo que es peor, la voluntad inmensa de ocultarlas.(3)

Notas:

1) El profesor Carlos Eduardo Febres dirige un estudio universitario sobre el impacto de las misiones que promete resultados en seis meses.

2) La primera meta del Milenio está formulada en términos de una línea de pobreza extrema que equivale a un dólar diario, ajustado por la paridad del poder adquisitivo. Dicha línea representa un estándar internacional mínimo de la pobreza, empleado desde 1990 por el Banco Mundial, según el cual una persona es considerada pobre en cualquier país del mundo. Su valor corresponde a la mediana de las 10 líneas de pobreza nacionales per cápita mas bajas del mundo, pertenecientes a países de Africa y Asia. La cuantía exacta es de 1,08 dólares diarios o 32,74 dólares mensuales, expresados en términos de paridad de poder adquisitivo de 12993.

3) Ciespal. Objetivos de Desarrollo del Milenio: una mirada desde América Latina y El Caribe. Capitulo II La lucha contra la pobreza y el hambre. Anexos. Leerlo es una manera efectiva de destaparse los ojos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba