Opinión Nacional

¿O éxito o fracaso?

Todos aquellos que, irracionalmente, apostaron al éxito instantáneo de la misión facilitadora de César Gaviria, deben estar profundamente afectados por las dificultades con las que ha tropezado en esta oportunidad el secretario general de la OEA en su más reciente periplo caraqueño.

De acuerdo con las informaciones que han recogido los diferentes medios de comunicación, el Presidente de la República no ha cedido para nada en su invariable postura de no reconocer la existencia de una grave crisis de gobernabilidad en el país y, de consiguiente, en la necesidad de establecer una política de diálogo que acerque las posiciones enfrentadas de gobierno y oposición en el propósito de encontrar salidas institucionales dentro del marco de la democracia y de la constitucionalidad para conjurar y evitar, en esa forma, la amenaza de violencia política y social que puede llegar a degenerar en un conflicto fratricida de proporciones incalculables. Esa es aspiración de la mayoría de los venezolanos y las venezolanas, amén de la comunidad internacional que, de alguna manera, se mantiene interesada en la suerte de nuestro país.

Pero las esperanzas que algunos sectores de la oposición al régimen han depositado en la Carta Democrática Interamericana (CDI) no han encontrado mayor eco en las actitudes que el alto funcionario hemisférico ha asumido sobre el particular, a tal punto que en la Coordinadora Democrática cobra fuerza la tesis, valedera por lo demás, de que la solución de los graves problemas de diferente orden que afectan al país no pasan necesariamente por el escenario internacional sino que deben y tienen que ser atendidos por nosotros mismos con el apoyo, por supuesto, que no es posible rechazar, de cuantos países amigos ofrezcan sus buenos oficios.

Por ello en los días por venir parece inevitable el enfrentamiento ¿o, mejor, acercamiento? entre las posturas oficialistas y opositoras, ojalá que en una mesa de diálogo, para así ventilar las cuestiones que, al parecer, cobran mayor importancia como son, entre otras, las que se desprenden de la firma del documento de la Declaración de Principios presentado por la OEA con el respaldo del PNUD y el Centro Carter. Asimismo, los tres puntos básicos que el secretario general ha destacado y singularizado, como son: el desarme de los grupos civiles, que exista un sistema electoral creible y la investigación de los sucesos del 11/A. Si a lo anterior se añade la iniciativa que recoge la propuesta para un referendo consultivo y sus secuelas al respecto, no cabe duda que es posible identificar gran parte del contenido de una agenda para la negociación y el diálogo que iría enriqueciéndose y definiéndose en la medida que avance el proceso respectivo.

No es posible calificar de éxito o de fracaso la gestión facilitadora que viene cumpliendo César Gaviria y que dista de concluir, a menos que se tome en cuenta la participación, ineludible, de los diferentes sectores venezolanos. Será entonces cuando será posible presentar un balance adecuado sobre el particular. Mientras tanto habrá que continuar con las gestiones del caso y formular votos porque la misión emprendida, con los obligados altibajos, alcance la culminación requerida.

(%=Link(«mailto:[email protected]»,»[email protected]»)%)

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba