Opinión Nacional

O votamos o erramos

Las elecciones del próximo15 de febrero representan una nueva oportunidad para solidificar un movimiento político que se ha ido construyendo sobre el asfalto. Porque es en la calle de la conciencia donde crece esa voluntad de los venezolanos por frenar las ambiciones invasivas de un hombre para quien por encima de todo se encuentra su egolatría disfrazada de presunto proyecto político. Es en esa calle de la conciencia, sin partidos políticos estables, sin líderes sólidos, sin instituciones decentes, donde hemos dado pasos de gigante que parecen de hormiga cuando miramos el tamaño de la sombra que se cierne.

Ya el 2 de diciembre de 2007, ratificado luego el 23 de noviembre de 2008, dijimos que no a la telaraña urdida para imponernos un sistema de vida que no deseamos. Pero eso no fue suficiente. El Presidente de la República propuso inmediatamente después del rechazo, en ataque de minusvalía, una nueva burla a los venezolanos, que es la de preguntarnos como si ya no le hubiéramos dicho que no, si estamos de acuerdo en enmendar la Constitución Nacional, «cambiar una palabrita» a su decir, para perpetuarse él y nada más que él, bueno, también algunos otros a su buen entender y querer, en el poder. Burla, desprecio, atorrancia, exuda esta propuesta.

Pero fíjese Usted que la dictadura electoral e institucionalizada que nos rige puso a marchar en tiempo record, diligentemente, todo el sistema de marañas «democráticamente constituidas» para llevar a cabo este referéndum, que se adorna de consultivo. No hay resorte del Estado que no haya funcionado para consolidar en el poder a Hugo Chávez, mientras paradójicamente vivimos en un constante y generalizado estado de privación y piratería: la economía, la seguridad personal, los servicios públicos, la educación, la salud, la calidad moral y material de la vida, en suma, todo de mal en peor, mientras el Presidente de la República se da el tupé, otra vez… otra vez… otra vez, de imponer elecciones para saber si sí o si no.

¡Qué desparpajo! Pero ahora tú, nuevamente tú, debes salir a votar por ti y por los tuyos, por tu decencia, por lo que fuiste, por tus muertos, para que no te sientas después culpable de lo que puede ocurrir en Venezuela si no tomas la decisión de salir a luchar electoralmente para frenar la gula de los que detentan el poder. Mujeres y hombres, jóvenes y no, debemos expresarnos contundentemente cuantas veces sea necesario, frente a este tropel de indignidad que nos quiere pasar por encima a peñonazo limpio.

A veces mientras uno anda solo y apesadumbrado se pregunta: «¿Cómo es posible que esté ocurriendo esto? ¿De dónde aparecieron estos personajes que tenemos que sufrir todos los días? ¿Por qué nuestro país se convirtió en tal cosa? La respuesta está en derrotar el pesimismo que nos asalta y entender definitivamente que el futuro está en la acción que tomemos hoy contra los que nos quieren dominar. ¡Vota por tu libertad! ¡Vota no!

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba