Opinión Nacional

Observaciones al Plan Consenso País

1) El Consenso País luce genérico por lo que, ante la gravedad actual y asumiendo los irrepetibles errores del pasado fuente de la crisis actual: demagogia, populismo, improvisación, ineficiencia y corrupción impunes, se imponían ciertas concreciones;

2) Siendo que la educación está lejos de ser nuestra fortaleza, se debió complementar el Consenso País con una visión más concreta, orientada hacia los ciudadanos de menor capacidad analítica; una visión más regional y local, de más fácil comprensión y acorde a las prioridades del ciudadano “de a pie”, para hacerle sentir que este Consenso País también depende de él;

3) Es sabido que lo primordial es la generación masiva de empleos dado la insostenible pobreza del 81% pero sin demagogia ni populismo. Deberíamos convenir, de antemano, como lo hicieran en Chile a la caída de Allende quien también lo sumió en la máxima pobreza, que los problemas sociales se resuelven, básicamente, con la solución de los problemas económicos y no a la inversa. Chile y España, en manos de socialistas y a la cabeza de Sudamérica y de Europa, respectivamente, demuestran que el bienestar material y espiritual que viven sus habitantes se ha logrado con énfasis en la economía. “En los 60 se proclamaba “no puede haber desarrollo económico sin desarrollo social”. La receta de los políticos señalaba que sólo un pueblo bien alimentado, culto, con acceso a la salud, a la vivienda, al esparcimiento, saldría del subdesarrollo. Al Estado -a los partidos- correspondía, según ellos, un papel preponderante en el diseño, financiamiento e implementación de estas políticas. El resultado -después de décadas y billones de dólares en desarrollo social- fue el colapso total, la detención del crecimiento económico y el aumento espectacular de la pobreza obligando a un enfoque opuesto. Partieron del supuesto de la inexistencia de problemas sociales pero de la existencia de grandes problemas económicos. Los problemas sociales no serían otra cosa que problemas económicos no resueltos: “Solucionaremos los problemas económicos y los problemas sociales se resolverán solos”.”

Agrego, no es con lástima cómo un cirujano amputa un miembro gangrenoso sino con instrumentos quirúrgicos… No es pues con lástima ni con dádivas ni, menos, con populismo ni demagogia cómo se resuelven los problemas sociales.

Ello implica ciertas recetas como:

– Generar confianza en el sistema democrático, en la estabilidad de sus instituciones, en la división de los poderes, creando reglas claras, fijas e impersonales para eliminar la discrecionalidad administrativa fruto de corruptelas;

– Obligar los partidos políticos, brazos de la sociedad organizada, a tecnificar sus cuadros y, fundamentalmente, recordarles que el pueblo es su razón de ser y no su trampolín;

– Desarrollar una administración transparente y controlada por la sociedad civil so pena de repetirse los errores del pasado;

– Disminuir al máximo el tamaño del estado. No se intente modernizar el monstruo sin achicarlo antes. El despilfarro crece en proporción geométrica al tamaño del estado;

– Crear un sistema judicial pulcro y eficiente;

– Buscar los mejores funcionarios por su capacidad, honestidad y experiencia;

– Que el estado visualice al empresario, pequeño o grande, como su socio comercial. Lo que es bueno para la empresa es bueno para los trabajadores, para la economía y para el estado. Sin inversión privada no hay bienestar económico ni social;

– El estado ha demostrado ser un mal administrador luego, todo debe privatizarse en lo posible a excepción de PDVSA que ha demostrado ser rentable aunque con más control;

– Estimular las áreas que más empleo generan como la construcción, la pesquera y la agropecuaria, estas tradicionalmente ignoradas, desconocidas y nunca suficientemente valoradas;

– Promover la inversión extranjera con garantía de reexportación de utilidades con un libre y estable tipo de cambio;

– Construir, mediante Concesiones, una eficiente infraestructura portuaria, aduanal, ferroviaria, de autopistas y de carreteras;

– Desarrollar un Sistema de Seguridad Social -con subsistemas de Pensiones y de Salud- basado en la capitalización individual administrado por empresas privadas creadas para este fin o por el estado, conforme lo desee el beneficiario;

– Desarrollar un sólido Mercado de Capitales. No botar el dinero en programas sociales. Se solucionan los problemas económicos pues los sociales se resuelven solos. O si se prefiere, se consideran los problemas sociales como problemas económicos no resueltos. Promover la reinversión de las utilidades de las empresas eliminando el impuesto a las ganancias de las personas jurídicas aumentando el impuesto a la renta de las personas naturales (José Navarro) ;

– Ser implacable en el cobro de los impuestos. Esto implica, previamente, una demostración, clara e indudable, de la transparencia administrativa del erario público y simplificar la legislación tributaria de suerte que sea inteligible y que su sola lectura no provoque su defraudación;

– Permitir que el mercado determine cuáles empresas deben crecer, cuáles deben reconvertirse y cuáles deben desaparecer, aprovechando y desarrollando los potenciales naturales del país y rechazando el costoso y maligno proteccionismo que ha beneficiado, inútilmente y por décadas, a pocos en detrimento de muchos, abriéndolas a la competencia extranjera y exigiendo bilateralidad con nuestros productos;

– Promover la mayor flexibilidad laboral posible a fin de fomentar el empleo. De nada sirve la legislación laboral si tres de cada cuatro ciudadanos carecen de un empleo formal. Hay que tener en cuenta que en un mundo globalizado, los estados, al igual que las empresas, compiten entre sí por los inversionistas en frentes como seguridad jurídica, transparencia, eficiencia.

Nota: Muchas de las ideas aquí plasmadas se han inspirado o copian un recetario concebido en Chile y comentado por José Navarro.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba