Opinión Nacional

Observando la Tierra desde el espacio

Desde hace unos seis meses los internautas pueden utilizar gratuitamente un programa informático ofrecido por el buscador Google, con fotografías aéreas de todos los rincones de la Tierra, tomadas durante años por satélites meteorológicos. El programa, conocido como Google Earth, permite ver tanto los países –con sus montes, llanuras, mares, ríos y lagos- como sus ciudades, con sus calles, parques y edificios públicos, e incluso los vehículos y naves, aunque no en tiempo real sino con fotos de archivo hábilmente combinados para cubrir casi todo el globo. Todo se aprecia con un a definición bastante aceptable, considerando que fueron tomadas de una altitud de unos 300 km, Además, cada zona se puede ver de cerca o de lejos usando un asombroso sistema zoom, o incluso en perspectiva, simplemente cambiando el ángulo de visión con un toque del mouse. En suma, es el super-mapamundi de la era digital.

Información “clasificada” para todos
La cobertura total del globo es el problema, pues mientras para la mayoría de la gente Google Earth es un instrumento educativo o un fabuloso entretenimiento, también podría usarse para fines criminales, militares o terroristas. De hecho, el gobierno de Tailandia –azotada por terrorismo islámico en el sur- se quejó ante Google -y luego ante el gobierno de EE.UU.- de que las imágenes mostraban con cierto detalle sus bases aéreas, con aviones militares en las pistas, vistas que no deberían estar en manos del público.

Una queja similar hicieron otros países como India y Corea del Sur, mientras Australia hizo notar que se expone la seguridad de su central nuclear al norte de Sydney. Por su parte, España dijo que se mostraba su base aérea de Torrejón e incluso el Palacio de La Moncloa, con cuyas fotos se puede ayudar a cualquier enemigo o grupo terrorista en sus planes criminales.

Washington no puede prohibirlo
Naturalmente, Washington contestó que no controla a Google y que las imágenes fueron producidas por satélites comerciales, vendidas luego a Google en un programa coherente con fines netamente divulgativos. En efecto, cualquiera que baje el programa a su computadora puede pasearse por el globo desde el aire, y ver incluso las calles y edificios mayores del barrio donde vive o la edificación donde nació.

Obviamente algunas ciudades importantes se ven con mayor detalle que otras, ya que los países avanzados financiaron las operaciones satelitales para tener un mapa realista de sus territorios. Luego, por una módica suma anual, se puede obtener medidas de distancias entre puntos geográficos e inclusive buscar direcciones en ciudades mediante el sistema de triangulación satelital tipo GPS, muy popular en estos momentos.

Indudable valor educativo
El potencial educativo del sistema Google Earth es realmente ilimitado, especialmente en clases de geografía o charlas de turismo, pues se pueden ver todos los países y sus accidentes geográficos con un detalle impensable hace pocos años. Sin embargo, en materia de edificaciones las fotos pueden no estar actualizadas ya que fueron tomadas en distintas etapas, aunque se pretende renovarlas regularmente en algunas zonas importantes. Así, el viajero que no se puede permitir el turismo corriente por razones económicas, puede vagar virtualmente por el globo y ver las maravillas geográficas de otros países, o inclusive del suyo, sin moverse de su casa, aunque sólo con vistas aéreas. Eventualmente, se instalarán anexos gráficos a cada vista para mostrar los sitios turísticos, de modo que se pueda hacer verdadero ‘turismo del poltrona’. En fin Google Earth es una auténtica maravilla de la tecnología moderna, a pesar de los peligros denunciados por ciertos países, por mostrar “sitios sensibles” con suficiente detalle. Y al igual que cualquier tecnología, se puede usar para bien o para mal, y -ya que se baja gratuitamente de la red- es virtualmente imposible prohibir su aplicación. De todos modos, el daño ya estaría hecho, pues el programa ha sido instalado en millones de computadoras.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba