Opinión Nacional

Oír a Diosdado

No tengo elemento alguno de prueba para afirmar o para negar que el teniente Cabello pueda haber incursionado dentro de ese mundo infame que es el narcotráfico. Por eso la declaración del escolta Salazar la tomé, como es usual decir en el argot jurídico, a beneficio de inventario.

De esa declaración me resultó fiambre y repetitivo lo relacionado con la presencia de Cuba en el narco tráfico. Es una historia vieja que Castro se propuso llevar a cabo una guerra contra los Estados Unidos donde el objetivo sería minar la juventud americana haciéndola dependiente de la droga. En realidad buscaba un financiamiento a su dictadura que sustituyera el que recibía de la desaparecida Unión Soviética, pero necesitaba teñirla de heroicidad.

La penetración de la red del narcotráfico en Venezuela es un hecho que no admite discusión. Bastaría mencionar el nombre de Walid Makled y su proceso de extradición a Venezuela, cuyo objetivo por lo ocurrido hasta hoy no parece ser enjuiciarlo sino evitar que prosperara la solicitud americana, el alijo de más de una tonelada de cocaína en el vuelo de Air France, el asesinato en la embajada en Nigeria en el cual Venezuela no invocó jurisdicción para el enjuiciamiento de los autores; y por supuesto los más frescos de todos el cónsul pollo Carvajal y el camión trufado de dólares.

Sin embargo, la declaración del teniente Cabello me parece un poco descabellada, como si ‘Dios’ no le hubiera ‘dado’ esa cualidad que se define como perspicacia para percatarse de que su declaración orientada a desprestigiar al acusador, deja incólume el contenido de la acusación. No debe dejar de llamar la atención tampoco el hecho de que el teniente no formula una declaración terminante negando el vínculo con esa mafia nefasta, sino que señala que no existe ninguna prueba en su contra. En realidad todo aquel que incurre en un delito, dentro de sus posibilidades y capacidades, trata por todos los medios de destruir la prueba o las pruebas que puedan conducir a inculparlo. Por eso creo que la postura que ha debido adoptar el teniente Cabello, si no tiene ninguna vinculación con el narco tráfico, es negar la existencia del vínculo, no afirmar la inexistencia de pruebas. Las pruebas son adjetivas, lo sustantivo es la existencia o no del vínculo. Con el teniente se ven cosas raras, una por supuesto es su nombre, la otra es que llegó a capitán después de pasar a retiro.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

2 comentarios

  1. El problema del narcotráfico en nuestro país ha adquirido tal grado de organización, complejidad y eficiencia que se puede afirmar que es la corporación mas poderosa después de la industria petrolera, pero al mismo tiempo, la mas difícil de hacerle un seguimiento efectivo. Así, no conocemos a ciencia cierta a cuanto asciende el monto en dólares que maneja esta industria criminal que presuntamente goza del apoyo de aquellos que mueven los hilos del poder y al mismo tiempo se benefician de ello. Y es que no hay institución que se libre del influjo directo o indirecto del poder del dinero proveniente de tal acto ilícito y de una forma u otra le ´´colabore´´ a cambio de un favor o beneficio. Es un entramado de intereses que necesita del instrumento de la cooperación para poder lavar y legitimar tan gigantescos capitales. Sean bancos públicos y privados ; empresas con fachada de legalidad incuestionable ; organizaciones caritativas ; hoteles y moteles ; y todo aquello que maneje grandes o pequeñas sumas de dinero. Y es que, desde las grandes ciudades hasta los pueblitos mas apartados, hoy en día ya es posible encontrar quien le suministre al interesado una porción de sustancias estupefacientes por un precio razonable. Incluso, se distribuye gratuitamente a la salida de las escuelas para ir captando potenciales clientes y futuros distribuidores .Todo lo mas oscuro de ese negocio tiene ramificaciones insospechadas que van de la prostitución hasta la trata de blancas, pero siempre se da la comunión entre los organismos de seguridad del Estado, los grandes y medianos distribuidores, las bandas organizadas y la población civil. Cada uno jugando su papel.

    No hay duda que alguien maneja desde muy arriba el ´´negocio´´ y en el caso venezolano, pareciera que el problema no se centra en la producción sino en la distribución y comercialización del producto , incluida su exportación. Resulta muy cuesta arriba pensar que tal actividad la pudiesen llevar a efecto de manera exclusiva los militares venezolanos sin el apoyo de los grandes carteles internacionales y su mas que demostrada asociación con organizaciones terroristas y mafias dedicadas a tal negocio. No obstante, lo difícil es determinar con precisión si el denominado Cartel de los Soles se beneficia marginalmente de esa actividad o si presionado por las circunstancias está jugando al crecer y expandirse. Y esto es pertinente plantearlo por la situación política del país y el cerco cada vez mas estrecho que pende sobre el cuello de sus gobernantes. No creo que hayamos adquirido aun el estatus necesario para ser catalogados como un ´´ Narco – Estado´´, pero vamos en camino de serlo . Y en esto, la basta experiencia de Cuba en el ´´negocio´´para obtener divisas fuertes, ha jugado un papel importante. Lo cierto es que el Estado venezolano, quebrado como está y la afirmación del señor Maduro de que ´´tenemos los recursos´´, nos hacen preguntarnos sobre que cantidad de esos recursos pudiesen provenir del ´´narcotráfico estatal´´. Porque de una forma u otra, terminan apareciendo los dólares necesarios para no caer en impagos y no todo los pagos se pueden hacer con la simple emisión de dinero inorgánico. Evidentemente que este ´´pequeño detalle´´ no ha escapado a los señores del Departamento de Estado ni a la DEA y todos los caminos conducen al hombre fuerte del régimen como lo es señor Cabello que, inocente o no, está en el mero centro del interés del gobierno norteamericano y sobre el señor Maduro, por cooperante y encubridor. No obstante, el hombre clave en este ´´juego´´y el que realmente podría arrojar luz sobre este problema es el señor ex Ministro y ex presidente de PDVESA, quien ha manejado desde siempre las cuentas del Estado venezolano. No en balde, y dentro de la ´´purga interna´´ de los seguidores del difunto ex Caudillo es el único que ha sobrevivido. Su ´´deserción´´ o captura en el extranjero permitiría aclarar muchas dudas y de seguro, cooperaría para salvar su cuello.

    Bajo nuestro punto de vista, el señor Cabello tiene sus días contados al igual que la camarilla de generales vinculados al negocio del narcotráfico y otros muchos negocios mas. Y es que en la conmemoración del 4F, fue patente el sudor frío que les corre por el espinazo. Se respiraba la traición en el ambiente y si creo que sus ex camaradas de armas lo están pensando seriamente ; incluso, la actitud de la ex tropa ascendida a sargentos rayó en la burla y la in subordinación, como que no reconociendo a aquéllos que se olvidaron de ellos por dieciséis largos años y ahora, de pronto, fueron tomados en cuenta. Mucho llamado a la lealtad y la unidad revolucionaria, cuando en realidad, ninguno de los presentes cree ya en ella después de la muerte del ex presidente Chávez. ¿ Golpe de Estado en puertas ?. No lo descartaría en lo absoluto y tanto el señor Cabello como el señor Maduro lo saben perfectamente. Para el señor Cabello es mas comprometida la situación, puesto que los hermanos Castro Ruz no lo quieren cerca en lo absoluto y desconfían de el en grado sumo. ¿ Para donde va a coger ?. Sabe que está atrapado y sin salida y no tiene verdaderos amigos en ninguna parte. No le queda otra que morir peleando o suicidarse. Ambas ideas le deben producir terror, pero mas pronto que tarde tendrá que enfrentarlas. Esta dictadura cívico – militar ( mas militar que civil ), está llegando a su fin y nadie sabe en realidad, que nos deparará el mañana…

  2. No hacen falta ni dibujitos para entender el grave problema del Narcotráfico en Venezuela, tan bien descrito por Oswaldo Páez-Pumar y Jaime Pons. Lo único que yo acotaría es que aquellos dentro del régimen en general y dentro de las FFAA en particular, que aun no se hayan involucrado en crímenes (Narcotráfico, Contrabando, Secuestros, manejos dolosos con dólares asignados a dedo a empresas de maletín, y Violaciones a los Derechos Humanos -Juicios amañados, Represión, tortura y asesinatos-), todavía están a tiempo de distanciarse de quienes sí han cometido todos esas terribles crímenes, y denunciar lo que les consta, como hizo el Capitán de Corbeta Leamsy Salazar, que puso sus bardas a buen remojo y a tiempo [parece que otros 8 del equipo de seguridad más importante en Miraflores, también saltaron esa talanquera y se separaron de los que tarde o temprano enfrentarán la Justicia -que fuera de Venezuela funciona, no es controlada por esta mafia militar-civil que usa el aparataje del poder judicial para perseguir y atemorizar a la Ciudadanía-].

Responder a Edgard J. Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba