Opinión Nacional

Old & new Money

Sería bueno entender como se bate el cobre en los actuales momentos en Venezuela. El termino Old & new Money, se refiere específicamente a los factores de poder económico que gravitan en el proceso electoral venezolano y específicamente, su influencia en el inédito proceso de Elecciones Primarias, que debieron realizarse en Venezuela el día domingo 13 de agosto de 2006. (Es decir, un día como hoy cuando escribo esta columna).

Las manos que de una u otra manera han contribuido en que esto ocurriera, pertenecen a muy diferentes personajes: de los medios de comunicación, banqueros, políticos de la vieja escuela y los capitanes del dinero conocidos como conservadores y liberales. El objetivo era liquidar las primarias como elemento unificador además de legitimador de un liderazgo inconveniente y por su efecto creador de una oposición con peso propio. Para eso, Los liberales (New Money) le sirvieron al régimen para apoyar al candidato único en la persona de Teodoro Petkoff (TP) en su posición de no ir a las primarias cuando en un principio las favorecía. Son quienes propician la paz y dictadura blanda porque es la voluntad de Dios. Por el otro lado, Los conservadores (Old Money) cuando se dieron cuenta de lo que representaba TP, “sugirieron” a quienes convocaron a las primarias, que las realizaran.

La decisión tomada después de largo tiempo deshojando la margarita en busca de quien seria el ungido, y el lanzamiento prefabricado de El Conde, cambio la dirección del viento y la presión de Los Conservadores, para apurar el consenso sobre la candidatura única, la aniquilación de las primarias y promover la candidatura de consenso que recayó en Manuel Rosales, por su posicionamiento en las encuestas.

Para ello utilizaron a los candidatos que se inscribieron en Súmate para dar el mensaje de que iban a las primarias, pero no movieron ni un dedo para que ello ocurriera. Las primarias fueron desarticuladas externa e internamente en una operación diabólica que sólo la podrán relatar quienes de una manera u otra estuvieron en el sitio de los acontecimientos.

Tres personajes que aspiraron a la candidatura de los cuales dos de ellos estaban inscritos para participar en las primarias y coincidencialmente, otros dos aspirantes igualmente inscritos en este proceso, fueron los que le pusieron el peso letal a este proceso de legitimación. Los tres primeros prometieron y al final cumplieron, que uno de ellos sería el candidato de la oposición.

No debemos dejar de comentar que la organización que convocó a las primarias, jugó también un papel importante que la historia juzgará sin lugar a dudas, ya que el día 26 de junio se dirigieron al país proclamando la suspensión de las primarias, aduciendo de que los candidatos no se habían puesto de acuerdo y por lo tanto se suspendían las mismas. La respuesta de los candidatos comprometidos con las primarias, no se hizo esperar y quienes cantaban alegres su triunfo en ese momento, se vieron en la necesidad de sentarse a definir una nueva fecha, que llevo al día 13 de agosto de 2006, en vez de la acordada previamente, 6 de agosto de 2006.

Se retomó, luego de ese efímero triunfo, la organización del evento. Sólo algunas de las organizaciones políticas participantes cumplieron a cabalidad con el compromiso adquirido al inscribir a sus candidatos en la asociación civil que los convocó y en los últimos días se veía la imposibilidad de realizar el evento. Algunas de las razones para opinar sobre ello, es que los voluntarios ofrecidos para trabajar con los activistas de los partidos políticos, no terminaron de aparecer o simplemente, no fueron citados o simplemente jugaron a la no realización que era su verdadero objetivo.

El día 8 de agosto, en una reunión previamente convocada por uno de los “insignes” operadores políticos, se definió el rumbo y destino del país. Nacía la candidatura unitaria en la persona de Manuel Rosales y se decretaba la anunciada muerte del único proceso legitimador que movería a cientos, miles o quizás a millones de venezolanos, en la búsqueda del líder que nos conduciría a la lucha por el triunfo el próximo 3 de diciembre de 2006.

Hoy, a pesar de todos estos juegos sucios y a pesar de muchos, estamos comprometidos en un solo fin, común a todos, conseguir las condiciones necesarias y participar contra viento y marea en las próximas elecciones presidenciales para elegir al nuevo presidente de los venezolanos. El compromiso es colectivo, no hay vuelta atrás, juntos defenderemos cada voto que se emita. Vientos de cambio otean en el horizonte. Venezuela nos llama a todos y hacia allá iremos, a responderle con nuestra participación y coraje.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba