Opinión Nacional

Oportunidad que el Presidente Chávez debiera aprovechar

(1) Quiérase o no, en este momento la vida, el destino, Dios -quien sabe
quien- esta colocando al Presidente Chávez en una posición que le
permite -por única vez- influir de manera determinante en la adopción de
la medida mas trascendental para la América Latina de hoy. Este es el
momento para olvidarse de MERCOSUR, de UNASUR, del GasoductoSur. Este es
el momento para que Venezuela forme parte de la CAN y promueva su
ampliación con la adhesión de Paraguay y Uruguay a fin de integrar una
de las zonas de progreso más promisorias del planeta.

(2) El Senado de Brasil podrá arrodillarse ante Chávez si este lo quiere
así, a fin de arrastrar a Venezuela hacia la trampa mas fulminante que
puede sellar el destino de Venezuela y demás países de la Subregión,
haciéndolos caer para siempre dentro de la esfera de influencia
irreversible del sector privado de Brasil, que de esa manera se
convertiría en el corazón de Suramérica. Mientras el sector público de
Brasil es débil y en deterioro, el sector privado de ese gigante esta
vigoroso y en progreso. No solo Brasil esta angustiado por lograr que
Venezuela (y los países de la CAN) caiga en sus fueros, sino que es
capaz de una arrodillada ante Chávez, con tal y este haga entrar a
Venezuela en MERCOSUR porque eso significa crear una red de satélites
alrededor del sector privado brasilero y, por tanto, hacer a este
usufructuario del mas fabuloso reservon de recursos naturales -aparte de
los humanos- que están ubicados en el área geográfica de la CAN. El
sector privado brasilero anhela ser el epicentro de esa inimaginable
riqueza natural de la que Brasil carece. También el sector privado de
Argentina quisiera lograr los mismos objetivos que persigue Brasil,
aunque sea solo para aprovecharse de buena parte de la torta
Suramericana. De ahí su puja para que Venezuela pertenezca a MERCOSUR.

Pero Argentina es una incógnita en receso, a pesar de su abundante
talento, paradójicamente. Y la ampliación de la CAN no solo refuerza esa
riqueza sino que le permite a Paraguay y a Uruguay tener una válvula
pulmonar que les procure salirse de la paridera que a diario tienen que
forzar en medio de las nalgas de los gigantes del Sur. Seria prolijo
hacer referencia al inimaginable caudal de recursos ubicados en la zona
de la CAN. Un escrito como este de ninguna manera podría pretender hacer
semejante referencia.

(3) No puede olvidarse que, entre otras razones, la creación del Grupo
Andino
se acelero en momentos en que Argentina y Brasil estaban librando una
lucha salvaje por la hegemonía en Suramérica, hasta el punto de que EEUU
expreso que Suramérica (o Latinoamérica?) se iba a inclinar hacia donde
Brasil se inclinara. Eso. entre otras razones, hizo que la creación del
Grupo Andino se apresurara. Bien pensaron los gobernantes Andinos de
aquel momento. Porque la formación de ese Grupo neutralizo aquellas
pretensiones hegemonicas de Argentina y Brasil. Pero esas pretensiones
renacieron solapadas en MERCOSUR. Ahora se ofrece la miel de la adhesión
al resto de países. Esa es la madeja del arácnido que quiere enredar a
toda Suramérica. No se trata de ser contrario a Brasil y demás países
que artificialmente fueron agregados para darle alguna fachada
internacional a MERCOSUR (entiendase bien la formula MERCOSUR = Brasil,
en términos reales, porque Argentina, hoy por hoy, esta dejando de ser
considerada internacionalmente con la Argentina de hace algunas
décadas). Pero si bien no se trata de ser contrario a Brasil, tampoco
debemos entregarle el emporio de la CAN. A cuenta de que? La CAN podrá
celebrar con Brasil acuerdos económicos y demás que garanticen mutuas
ventajas. Brasil podrá obtener el apoyo de la CAN en asuntos
internacionales que le interesen a Brasil. Pero Brasil TENDRA QUE
GANARSE ESE APOYO. Y Argentina? Se uniría Argentina a la CAN? Eso seria
lo prudente. Pero Argentina es una cosa rara que siempre ha querido
distinguirse de manera peculiar. Si Argentina no se une a la CAN tampoco
querría ser servidor de Brasil. Por tanto resultaría una Suramérica de
tres polos: Argentina, Brasil y CAN ampliada. Hacer un solo polo
alrededor de MERCOSUR es someter a Suramérica a los dictados del sector
privado de Brasil

(4) (Y aunque sea de paso y entre paréntesis es inevitable hacer
referencia a la inconveniencia del GasoductoSur. Primero: reacuérdese que
el segundo puente sobre el Orinoco iba a costar UNO y resulto costando
CINCO -que casualidad que fue hecho por brasileros, país de pujantes
pero también de corruptos- y que es una obra simple en términos de hoy.

Segundo: si el cálculo improvisado del gasoducto es DIEZ, sin duda va a
ser CIEN, en términos de miles de millones (de petrodólares
venezolanos?). Y, claro, la obra iría a ser hecha por brasileros (en
comparsa fingida con empresas de fachada internacional, por supuesto).

No vale la pena que para hacer esa obrita el Senado de Brasil se le
arrodille a Chávez? Tercero: Venezuela puede vender el gas a quien
venga a comprarlo y llevárselo, como Brasil, por ejemplo, que bien puede
hacerlo mediante barcos, porque al fin y al cabo la distancia es muy
corta. Por que Venezuela debe quedar atada para siempre a Brasil
mediante un gasoducto. No es eso una dependencia? Quien nos obliga a
crear artificialmente una dependencia de Brasil? Por que? Para que? No
perdemos autonomía? Hay bastantes temas envueltos en este asunto pero
este escrito no puede agotarlos)

(5) Al presidente Chávez no se le debiera escapar esta oportunidad. Esto
es demasiado obvio para insistir. Yo no tengo interés en ayudar al
presidente Chávez. Pero resulta que este tema es de importancia VITAL
para Venezuela (independientemente de que les interesa a otros países).

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba