Opinión Nacional

Orgullo democrático

Para la mayoría de los venezolanos este año 2004 vislumbra la conclusión de una etapa política peligrosa para una de las democracias ejemplares en Latinoamérica. Hay esperanza para poder cerrar por la vía pacífica, democrática y electoral uno de los más tristes capítulos de la historia de Venezuela, tan perjudicial como la última dictadura de Pérez Jiménez, superada con sangre, sudor y lágrimas en 1958.

2004 es el año. Es la nueva fecha que anuncia la realización del referendo revocatorio contra el mandato del presidente Hugo Chávez Frías, un teniente coronel golpista que ganó la presidencia en 1998 con promesas de cambiar radicalmente al país, pero muy pronto desencantó a la mayor parte de la población con estilo de mandato autocrático, sus políticas de corte populistas, creciente corrupción y acercamiento a gobiernos dictatoriales, terroristas (Fidel Castro y Saddam Hussein).

Definitivamente 2004 es también el año que marcará una nueva fase en la vida política venezolana en la cual los partidos políticos nuevos y tradicionales; las ong’s que representan a la sociedad civil tendrán que acordarse para escoger un presidente de consenso, al estilo de Paniagua en Perú, y también para trazar un proyecto que deberá orientarse en torno a un plan de recuperación inmediata, al estilo del Plan Marshall, aquel que permitió la reconstrucción de Europa después de la II Guerra Mundial.

Después de cinco años de gobierno del presidente Chávez, Venezuela luce hoy una faz de país destruido con 24% de desempleo – récord en América Latina -, una inflación del 27,1%, una caída del PIB del 9%, 6.5 millones de trabajadores (59.5%) dedicados a la economía informal y 18 mil trabajadores altamente calificados de PDVSA despedidos por retaliación política.

En contexto, los días del actual gobierno están contados por el desencanto general de la gente y el mandato de la propia Constitución Nacional. Aunque Chávez en las próximas horas insista en el megafraude, anuncie la llegada del Apocalipsis y amenace con la Fuerza Armada o los mercenarios cubanos, está consciente que se acerca el fin de su mandato por medio del voto, ahora su más acérrimo enemigo.

Sencillamente no tiene escapatoria, de ahí que en este 2004 la fe y la esperanza de la mayoría de los venezolanos está depositada en un necesario cambio de gobierno que vendrá de la mano del referendo. Este período de Chávez cuando se analice a la luz de las próximas generaciones, será estudiado desde la perspectiva de cómo un presidente legítimo puso en peligro la República, la vida de un país que aún se enorgullece de su tradición democrática.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba