Opinión Nacional

Oscuras coincidencias

El tiempo, los valores individuales y la madurez de la sociedad robustecen la democracia chilena; se libera para su sociedad, la verdadera historia, eventos políticos contrapuestos y otras dramáticas experiencias vividas entre septiembre de 1970 y marzo 1990 .

Estas son las verdaderas razones que poco a poco florecen, sin escrúpulos y componendas cómplices, como la asumida por izquierda latino americana, al tratar de proteger al Camarada Salvador Allende frente la usurpación del poder por militares; se ocultó por muchos años las verdaderas causas del golpe militar que erradicó a un elevado costo en esa republica la sombra nefasta de Fidel Castro y la grosera invasión de funcionarios y milicianos que cercaban a un gobernante preso en su conflicto ideológico e intelectual que en funciones de gobernante obcecadamente intentaba imponer a lo macho un “socialismo en Chile, que a su vez, era producto del ancestral laboratorio de Fidel Castro actualizado y mejorada de previas y fallidas experiencias por hacerse del poder y plantar su hegemonía en nuestro continente.

Salvador Allende y sus camaradas llevaron a Chile a la ruptura constitucional (importante conocer en resumen anexo lo que en Chile S. Allende cocinaba ) que en menos de tres años sumió a ese país en un elevado grado de ingobernabilidad y conflictividad de toda naturaleza, que luego, desembocando en una larga, oscura y pesada dictadura que se inicia con la intención de poner orden interno, la reducción de los grupos armados y de grupos terroristas entrenados (Unión popular y sus correligionarios) e infiltrados en ese país austral, cuyos objetivos eran: La sociedad, el empresariado, la libertad individual, la libertad de mercado y la propiedad privada.

La historia no ha sido totalmente prístina, ahora se conocen otras situaciones que no habían sido hechas públicas y que a la luz de la realidad actual venezolana, (es preciso y obligante analizar) nos obliga a modo de comparación a una segunda, mucho más densa e imparcial reflexión libre de ataduras ideológicas y otras solidaridades, que nos permita con claridad identificar las manipulaciones y falacias para extraer de allí, las analogías con el proceso que ahora Fidel Castro impone en Venezuela (no podemos solamente focalizarnos en la violenta impronta militar devenida en férrea dictadura)

También definir cual era la verdadera situación convertida en un caos en indefinición política tornada en inmanejable por las fuerzas políticas en una sociedad acostumbrada a vivir la democracia a su manera, imperfecta, pero mejorable por los caminos democráticos que poseían vestigios moderados y entendibles de corrientes social demócratas con su origen en el socialismo, pero que Chile manejaba en democracia como forma de vida.

Lo sustantivo hoy para Chile, Venezuela y otros países del Continente es “conocer la verdad”; se repite de una manera más elaborada (en el laboratorio cubiche) el fenómeno de la penetración de los “camaradas” con su modelo Socialista (modelo autoritario por definición) cual lobo de la fabula “Caperucita Roja”

Penetración que cabalga sobre la desesperanza y desilusión por una mejor calidad de vida, igualdad y justicia del ciudadano (factor común en las sociedades latinoamericanas) que se inserta además, gracias al oportunismo, ausencia de principios de valores individuales y colectivos, que focalizan solamente lo utilitario de la política, sin pensar en la obligante función social de las elites empresariales, intelectuales y políticas. Así es como se han colado, y hoy lo hacen en Venezuela, entre los intersticios de nuestras sociedades políticas, se montan igualmente en una situación de desconcierto y rechazo en nuestras sociedades hacia el modelo democrático derivado entre otras, de sus inconsistencias de carácter Social, de la Función del Estado y del fracaso del Estado de Bienestar. (Paradigma Social de la Democracia Representativa)

En resumen, se manipula y engaña al “Colectivo Social como única manera “lícita” de llegar al Poder, esa ha sido la lamentable historia de nuestras sociedades, que hoy, nos impone un análisis de las “oscuras coincidencias” de lo vivido por la sociedad chilena y lo que hoy transita la sociedad venezolana cual es:

“La imposición de un modelo político fracasado y la humillante represión hacia los venezolanos que resisten ser sumisos y silenciosos ante tal afrenta”

Las verdades aparecen, tarde o temprano: No es una defensa a lo ocurrido durante la dictadura de Pinochet y mucho menos justificarla, fue violenta, la justicia chilena ha tomado ya su posición.

Por razones estrictamente académicas estuve en Chile en mi condición de Director del Instituto de Altos Estudios de la Defensa Nacional, fue una visita de estudios sobre la Seguridad y Defensa en el Cono Sur (abril de 1993): Los alumnos y la facultad del instituto nos reunimos en dos largas sesiones de trabajo con civiles y militares, fueron sesiones de 5 horas cada una, para estudiar lo ocurrido en Chile con

Salvador Allende y Augusto Pinochet. Los argumentos fueron descarnados y realistas, se nos explicó todos los fenómenos y contradicciones en ambos gobiernos (solo así, se da vida a una democracia, con la verdad por delante), en una de esas tenidas, me dijo un ex ministro de Pinochet.

-“Almirante… fue muy dura la situación, dimos el golpe, mientras todos los políticos se pelaban por el Poder, no hallaban como responder a las medidas políticas de Salvador Allende, el país era tomado por asalto por Fidel Castro, las centrales obreras estaban destruyendo nuestras ventajas mineras, Fidel vivió por casi un mes en El Palacio de la Moneda, La guardia Presidencial estaba integrada por milicianos cubanos y miembros de la fuerzas armadas estaban siendo enviados a adoctrinar a Cuba”.

–Fue muy dura la lucha contra la intromisión de Fidel Castro y sus milicianos… posiblemente se nos fue de las manos…, sabíamos a que nos íbamos a enfrenta… Pero señor Almirante… Salvamos a Chile y el futuro de los chilenos…

Cuiden a Venezuela-… pues será la próxima en caer… (abril de 1993)

Estas medidas «radicales» y de tendencia «colectivistas», que hoy se nos impone a fuerza de temor y represión, son ejemplos extraídos de la realidad chilena que luce cual copia al carbón de lo que actualmente nos ocurre. ¿Existe alguna duda?

La asesoría directa de Fidel Castro, fue lo que prendió la luz roja a sectores civiles y militares de Chile (calificados como de Derecha). Hay mucha gente con prejuicios para reconocer que son de derecha o que simpatizan con la izquierda, pero es bueno aclarárselos para dejarles saber donde están ubicados unos, y ayudarle a quitarse complejos a los otros. Lo importante en estos momentos es expresar con entereza y valor a cual corriente ideológica pertenecemos, para así, poder ser capaces de evaluar a quienes se erigen como “voceros” de nuestro Colectivo Social, sin ocultar las verdaderas raíces ideológicas que gobiernan su pensamiento político y las verdaderas consecuencias que ello traen en lo económico, político, social y militar.

O como decían antes del referendo y muchos aún hoy lo repiten sin cesar, (como en Chile los admiradores de Salvador Allende)

«LA IZQUIERDA SIN CHAVEZ»

Antes del Referéndum Revocatorio, lo decían constantemente, demostrando así poca capacidad política para vencer a Chávez.

La penetración armada, bajo la forma del Partido Popular Chileno, escondió las huestes terroristas armadas, infiltradas dentro de esa sociedad e instituciones con la venía de Allende. Los fanáticos de la izquierda Sur Americana, no quisieron ver esa realidad, intentaron ocultarla o dibujarla con trazos de democracia y hasta con pinceladas de mártires políticos, para auspiciar la penetración radical dirigida por Fidel.

¿Me pregunto y les pregunto?

¿Qué les parece este nuevo discípulo de Fidel y si realmente es una corriente militarista la que mueve los hilos de esta revolución?

¿Cuál es el empeño de definir a este régimen de exclusividad militarista?

¿Es que acaso toda esta revolución no es dirigida por el otrora pana Fidel?

¿Creen Uds. señores demócratas que lo sustantivamente nefasto son los militares en puestos de gobierno civil (muchísimos ocupando posiciones civiles e incapacitados para ello, muy cierto, pero obedecen ordenes de su Comandante Supremo)?

¿Y que dicen Mora, Maduro, JVR, Aristóbulo, Rodríguez Araque, Amundarain, Lanz, el desaparecido Contralor Clodosvaldo Russian, Lino Martínez .etc. etc. por nombrar unos cuantos, de reconocida trayectoria y ejecutorias anti militar.?

¿Son ellos militares o es que obedecen las órdenes de García Carneiro…?

¿O son los Señores Magistrados, Gobernadores, Alcaldes, Diputados y otros miembros de las instituciones que no han cumplido con sus obligaciones como nuestros representantes?

¿Qué ha ocurrido con los funcionarios de los poderes Públicos que se pliegan a las aberrantes disposiciones del gobierno?

¿Será que el Alto Mando Militar los tiene a punta de bayonetas y guardias pretorianos?

¿Será que algunos “corazones rojos”, desde la CD y otras posiciones inclusive académicas y empresariales auparon y colaboraron para permitir la penetración de la izquierda radical?

Mis recomendaciones:

Traslademos lo de Chile a lo que ocurre en Venezuela en estos momentos, intentemos adelantar nuestra historia en tiempo presente y lo que podría sobrevenir entre nosotros a la luz de lo que ocurrió en el país austral.

Recomiendo igualmente no apasionarse y ver la realidad de nuestra destrucción institucional y como pueblo comparando Chile y Venezuela en estas dos etapas a casi 30 años de distancia, con el común denominador de Fidel Castro Ruz..

Se deben verificar coincidencias con Las Guerrillas de los 70, Nicaragua 1980, El Salvador, Panamá, Perú (1975) y Chile de Salvador Allende, pero de una manera en la cual crezca la Democracia para lograr ser nuevamente libres en libertad.

Para ello, es preciso despertar de ilusiones y fantasías juveniles, y ponernos los pantalones largos.

Hay que ver las similitudes entre ambos procesos y definir las corrientes ideológicas sin engaños y sin mascaras.

Los “corazones rojos” no deben liderizar nada. No podrán reconstruir nuestra patria, pues llevan por dentro el “gusanito” de imponer un sistema y modelo que nunca ha sido amigable al gentilicio nacional y por añadidura dejan de decir las verdades a nuestra sociedad. Ya lo intentaron una vez y fracasaron. No puedo dejar de reconocer que su experiencia política es muy importante, pero no son los llamados a reconstruir el país. Deben darle entrada y apoyar sin límites, intrigas y complejos a las nuevas generaciones….

No pueden tampoco construir el país aquellos que tienen el sol a sus espaldas, dejaron pasar sus mejores días y hasta son los causantes por comisión u omisión de esta desgracia y dramática situación. Los ciudadanos debemos estar muy atentos y ser muy cuidadosos al elegir los nuevos “lideres.”

Se encuentran verdaderas similitudes entre el pasado chileno con Allende y el actual régimen venezolano. Entonces:

¿Era Allende Demócrata?
¿Es Chávez Demócrata?
¿Qué dicen los otrora admiradores del proceso con Salvador Allende y la venta de ambas repúblicas a Fidel Castro?

Se anexa un aenlace a un (%=Link(«http://www.geocities.com/CapitolHill/Congress/1770/acuerdos.html»,»Acuerdo del Congreso de la Republica de Chile «)%) el 22 de Agosto de 1973 antes del cruento Golpe Militar.

Saquen sus conclusiones y despierten… si lo consideran como requisito suficiente y necesario para volver a ser libres.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba