Opinión Nacional

Oswaldo a la asamblea

Ya tiemblan ante la idea de tener que enfrentar en un parlamento que sea, por fin, expresión de la pluralidad democrática a la que aspiramos, a venezolanos de bien, cultos e inteligentes. ¿Cómo habrá de articular un par de frases bien hilvanadas esa cosa que preside ese aquelarre ante una mujer valiente, lúcida y educada como María Corina Machado?
 
Comparto plenamente la sensata opinión de los foristas que han acogido con entusiasmo la proposición de los estudiantes tachirenses de presentar a Oswaldo Álvarez Paz  a las elecciones parlamentarias del 26 de septiembre próximo. Es una proposición que honra la calidad política del estudiantado venezolano, mayoritariamente democrático, y pone el dedo en la llaga de una herida abierta por un gobierno cada día más alejado del sentimiento popular. Es una proposición que resuelve una deuda de la Mesa de Unidad Democrática: unir, es cierto, dando satisfacción a la mayor cantidad de sectores posibles. Pero unir poniendo el acento en la calidad moral, intelectual y política de los candidatos.
 
            Nada que objetar a quienes ya forman parte de la legión democrática que honrará el deshonrado capitolio de Guzmán Blanco. Pero ni que decir tiene que si Oswaldo, uno de los más valiosos patrimonios con que cuenta la política venezolana, se suma a la fracción parlamentaria democrática, una bocanada de aire fresco penetrará en esas catacumbas de la inmoralidad, la obsecuencia, la sumisión y la corruptela allí dominantes.
 
            Mostrando el tripero de su canallería, ya ha salido uno de los desdentados subnormales rojo rojitos al servicio de las botas del teniente coronel a acusar a María Corina Machado de servir los intereses del “imperialismo norteamericano”. Ellos, esclavizados gustosamente por el imperialismo castrista, leales súbditos del comunismo cubano, coprófagos de las tropas invasoras cubanas, pretendiendo manchar la limpia e impecable trayectoria de una de nuestras más valiosas luchadoras. El mundo al revés.
 
            Ya tiemblan ante la idea de tener que enfrentar en un parlamento que sea, por fin, expresión de la pluralidad democrática a la que aspiramos, a venezolanos de bien, cultos e inteligentes. ¿Cómo habrá de articular un par de frases bien hilvanadas esa cosa que preside ese aquelarre ante una mujer valiente, lúcida y educada como María Corina Machado?
 
            ¿Cómo habrá de enfrentar un Carlos Escarrá o un Darío Vivas, un Dugarte o un Earle Herrera a un Oswaldo Álvarez Paz, a un Antonio Ecarri, a un Pablo Medina, a un Richard Blanco? ¿Cómo enfrentara Cilia Flores a María Corina? A partir del 26 de septiembre se les habrá acabado la papita. No será el mensajero de Miraflores quien entregue la orden del día y la agenda parlamentaria, a ser respetada lacayunamente por esas payasas y payasos parlamentarios. Nadie más que el pueblo libre y soberano será el amo de ese espacio sagrado, hollado por la bota militar.
 
            Razón tienen en temblar ante el tsunami que se les viene encima. Razón tiene el amo de la Asamblea en asegurar en Brasilia que no piensa entregar el Poder. Razón tienen en ir aprendiendo a hacer sus maletas. Del 2012 no pasan. Poco importan las bravuconadas del caudillo. Les estamos dando la pelea en el terreno que la Constitución establece. Pero que no crea que somos mancos y cojos como para no responderle en el terreno que escoja, si pretende dar el zarpazo dictatorial. Si es en las urnas, con las urnas. Si es en la calle. En la calle.
 
            Les llegó la hora de la verdad. Que la vayan asumiendo

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba