Opinión Nacional

Otra vez “La maldición de Cazorla”

Esto de las maldiciones o la brujería tiene muy asustado a algunos políticos del oficialismo en Barinas muchos han estado preocupado con algo que ellos mismos han llamado  “LA MALDICION DE CAZORLA”, ellos han visto como esa maldición se parece a la maldición gitana que al parecer simboliza un hechizo muy difícil de romper. Quienes se meten con el hombre les va mal hasta se dice por las inmediaciones de la mismísima familia real que ese Cazorla es el diablo, dicen, por la voz de la experiencia, que esa maldición les cae a los que acusa en su columna y que hace que todo el mundo lo señale con el dedo acusador, lo desprecie, escupe a su paso y que en la voz de la gente le digan en su verdadera cara lo perverso que ha sido en la función política que le ha tocado desempeñar al ser mentado por el comandante Cazorla, algunos tienen pero suerte y terminan en el cementerio.

En días pasado del sábado 28 de noviembre, se supo por un periódico local de Barinas el mal estado físico de la Juez de Control No. 6 de la Circunscripción Judicial Penal del Estado Barinas María Carla Paparoni hasta dice en el contenido de la nota de prensa que la ciudadana Juez llevaba varias semanas internada en un clínica privada y estado es reservado al público. Nadie decía lo que tenía solo se supo por los pasillos de esa clínica que tenía una enfermedad extraña, parecido a una neumonía crónica y que estaba a la observación de los galenos quienes científicamente no podían esclarecer. Claro muchos se preguntaran ¿Tiene que ver esa Juez con “la maldición de Cazorla”? pues sí, esa Juez fue la que conoció del caso de porte ilícito de arma del Teniente Coronel (GN) Jesús Fernando González Cazorla y que incomprensiblemente le negó el sobreseimiento a la imputación aun conociendo todas las irregularidades que voy a presentar, para que conozcan todos los que me leen los pormenores. Recordemos en fecha 23 del mes de Abril del año 2009 a eso de las 9 a.m. se presentaron unos talibanes de la Dirección de la Coordinación de los Servicios de Vigilancia Privada (DICOSERVIP) adscrita al Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores, quienes irrumpieron violentamente en la  oficina privada, del comandante Cazorla y hasta el mismo domicilio personal, acompañado por el Comandante de la Policía del Estado Barinas, el Coronel (GNB) Giuseppe Cassioppo Olivieri  y sin orden judicial alguna procedieron a allanarlas. Su objetivo era detener al comandante Cazorla de la forma que fuera. Así fue reseñado en todos los medios de comunicación escritos y radiales como también en los noticieros de la televisora regional Telellano. Como cosa rara a las 5:40 PM llegó una orden del Juzgado de Control No. 5 a cargo de la Abogado Josefina Lobosco Rondón para ejecutar un allanamiento judicial autorizado para el Comisario de la Dirección de Inteligencia Militar de Barinas LEONARDO ANTONIO LEAL en la dirección especificada de manera detallada: AL LADO DE LA VIVIENDA. Los funcionarios procedieron a allanar arbitrariamente la residencia que era la casa signada y no el local que se encontraba AL LADO, violando lo especificado de manera detallada en la orden de allanamiento del juzgado, lo gracioso del caso es que el comandante  Cassioppo detiene a Cazorla en forma arbitraria porque ve que tiene una pistola de su reglamento sabiendo que los militares gozan de ese beneficio donde hasta el mismo Código Penal en su artículo 279 establece específicamente que “…No incurrirán en los delitos y penas establecidos en los artículos 277 y 278 los militares en servicio,…” De la misma manera el Artículo 22 de la Ley de Armas explosivos reitera de que: “Se exceptúan de la prohibición de porte de armas, los militares en servicio, conforme a las disposiciones de las Leyes y Reglamentos Militares;..” quedo evidenciado de que en todo este proceso se generó un concierto entre los funcionarios del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores y Justicia quien en complicidad con los cuerpos policiales de la región los protegieron, buscaban por todos los medios la forma de imputar Comandante Cazorla de algún delito de sembrarle cualquier evidencia para lograr su objetivo, pero no lograron en llevar a Cazorla en cárcel sino lo pusieron a comparecer por durante un tiempo indefinido en el tribunal de la hoy convaleciente juez de control de la causa dado a que en la misma audiencia de la presentación pudo, por no existir violación a norma alguna, el sobreseimiento, pero como buen Pilatos se lavo las manos, sospechamos que presuntamente para salvar su puesto en el Circuito Judicial Penal.

Lo que sí puedo preguntarme es que como los jueces en vez de estar de lado de la justicia divina se ponen de lado de la justicia chavista claro cuidando la arepa judicial pero arriba hay un Dios que los juzgará con la misma vara de la justicia que ellos implantan, esas actitudes que muestran al pueblo de arrodillarse al régimen para hacer injusticias, cosa esta que se ha venido acumulando detrás del perfil oscuro de su personalidad un rosarios de actitudes al margen de la ley, pero llega el momento que su misma conciencia, los traiciona y ya no pueden seguir ocultando su procedencia, su origen y de la noche a la mañana, sin más ton ni son, se quitan la máscara y quedan al desnudo ante la opinión pública como verdaderos verdugos, lo que siempre han sido en sus accidentadas y perrísimas vida. Eso es lo queda con esta gente.

No es que yo le desee la muerte a nadie pero definitivamente la justicia llega, tarde o temprano pero llega y quizás es coincidencias pero tal como titulamos  “Otra vez la maldición de Cazorla”, así casualmente todos aquellos funcionarios embestidos de autoridad que de alguna manera han abusado de sus funciones para atropellar al comandante han tenido accidentes fatales, por esta maldición. Recordamos los jueces José Ramón Quintero y Pedro Miguel González quienes buscaron la forma de ponerle el guante al comandante Cazorla y hoy desafortunadamente están trágica y misteriosamente muertos, otros, quienes han sido cómplices de estas ilegales actuaciones, casi se van al otro mundo con ellos como es caso del comandante Cassioppo quien ilegalmente detuvo a Cazorla y lo acusó de porte ilícito de armas en confabulación con el Ministro de Relaciones Interiores Tarek el Aisami, pues esta maldición dicen que se le pegó a Cacciopo quien tuvo un aparatoso accidente donde casi pierde la vida que lo mantuvo varios días hospitalizado. Gracias a Dios que no fue tanto y que no tuvo un final tan trágico como el resto que le cayó la maldición de Cazorla pero se dice que recibió solo parte del pago. Quien no tuvo igual suerte fue  el director de CICPC Barinas el comisario Henry Silva quien sin consideración alguna maltrató al comandante tratándolo hasta de delincuente peligroso internacional y abusivamente ordenó su reseña como tal en el sistema del CICPC, pues, en misteriosas circunstancias murió trágicamente de un disparo en la cabeza, ¿Maldición o casualidad?

Esta maldición de Cazorla a la que llaman estos ciudadanos chavista, no es para mí ninguna maldición sino el castigo de la justicia divina del creador. Allá arriba hay un Dios que mira hacia abajo, por eso de todo corazón le pido a Dios el creador por la sanación de la Juez Paparoni pues creo que ella en su interior no es mujer mala. Está en la lista el fiscal del Ministerio Público 2º quien incomprensiblemente ha mantenido esta acusación en este caso del comandante Cazorla, además de otros funcionarios si les pasa algo pues no me quedará otra alternativa que creer en eso de que “…de que vuelan, vuelan… Amanecerá y veremos. 

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba