Opinión Nacional

Otros tips para este año : algunas otras consideraciones sobre los registros (mercantiles, inmobiliarios y notarias). Relaciones estado con la iglesia

Es cierto que tenemos una nueva Ley, que de paso deja mucho que desear y tan cierto es cuanto digo que ya andan pensando en su reforma, pero de paso no para bien, y en eso alerto a la ciudadanía en general, pero en particular a nuestro gremio de abogados, pues lo que están haciendo es una mera jerigonza para obtener dinero y fondos a fin de financiar el gastito para la patraña electoral del próximo diciembre.

De paso me han contado y ello será objeto de otro comentario, del maravilloso viaje de los funcionarios fedatarios que fueron «invitados por las buenas a concurrir al evento» donde se suponía debían discutirse los aspectos científicos de dicho tema; ni de los temas de las conversaciones y arengas en el trayecto, ni de la solicitud para la contribución » voluntaria» de comprar disquitos revolucionarios de Alí Primera, como cultor cantante de la revolución, artista ahora paradigma de la revolución bonita, y de lo poco intenso de los esfuerzos por aportar algo útil en torno al verdadero objeto de dichas reuniones.

Para los que no lo saben, les impongo que el todo de la reforma propuesta y hasta donde he podido averiguar, es ver como y de que manera se vuelven a poner los impuestos y tasas para los registros inmobiliarios y mercantiles, la reestructuración de los emolumentos para los Registradores y Notarios, entre otros temas.

Ya hoy, a pesar de que la Ley los abolió ( o por descuido o por buen sentido de que todo lo que sean servicios de justicia, para hacer que esta sea y esté al alcance de todos, sea gratuita) y aun cuando los aportes o gastos del servicio no son otra cosa que tasas o precios públicos, y por tanto igualmente quedaron sin base legal en la última reforma, siguen cobrándolos cuatro y cinco veces mas en su monto que los propios impuestos de antes, pero ahora para el mero bolsillo de los registradores y notarios, a la luz pública y en despoblado.

Para que se tome una idea clara del asunto, un documento contentivo de un mandato judicial o de otra índole que antes no pasaba de cien bolívares, hoy cuesta en los puros emolumentos para el funcionario hasta cien mil bolívares, sea Ud. pobre o rico, revolucionario o escuálido, y nada digamos de modestos contratos de arrendamiento o similares.

En ese mismo orden de ideas, los abogados, patrocinantes del asunto, o sea los redactores del documento, que no son tontos de oficio, simplemente han razonado sosteniendo que si los emolumentos de notarios y registradores andan por esos montos, los de ellos, que eran los verdaderos creadores intelectuales del documento, cuando menos debían ser del doble de dichos valores, y tenemos así que un simple mandato o documento poder o cualquier contratito de arrendamiento anda en puro costo entre honorarios y emolumentos fedatarios, por el orden de los trescientos mil bolívares.

Y eso para que Juan Pueblo lo entienda, lo ha impuesto y lo ha impulsado esta revolución bonita por y para los pobres; digo yo que será para los pobres de espíritu, pues a los que son de bolsillo, como que la revolución los trata a punta de pobres “ bolsas”, pues en nada se los protege.

Pero me descuidé del tema principal, del cual quería hablarles, esto es, el caso de la forma como pretenden ejercer sus potestades los Registros Mercantiles, igualmente tan desacertados y arbitrarios en su oficio como cualquiera registrador inmobiliario o Notario, y que a diestra y siniestra interpretan y aplican la mentada Ley de Registro y Notaria, a su leal saber y entender, importándoles bien poco lo que es la función fedataria.

Lo comentado es mas delicado aún, pues en materia de Registro Mercantil, aun cuando no se crea, el Código de Comercio regula y procura una mejor interpretación y fines de la función fedataria y de la publicidad registral, no obstante lo cual, dichos funcionarios hacen caso omiso y distorsionan su misión así como los fines propios del registro.

Por ejemplo en Caracas, todo un señor registrador interpreta que las participaciones al Registro donde se relaciona e informa de la realización de mas de un acto, por ejemplo de una Asamblea y de una decisión de Junta, no pueden hacerse de conjunto y en un mismo documento, sino separadamente, obligando al contribuyente a un pago doble, ya de por si exagerado, para poder registrar lo que solo supone informar de los efectos de dichos actos para que los terceros tomen noticia de los mismos, pero en adición, ello, obligará a una doble publicación en un diario local o nacional, que también comporta otra tremenda erogación, dado que la prensa, ahora que el gobierno les bajó sus contribuciones por que no lo apoyan, ha hecho que cualquier avisito, por delgado y pequeño que sea, cueste una buena y considerable suma de dinero, y finalmente, porque ningún sentido tiene dividir el conocimiento de un acto que depende de dos actuaciones cumplidas con el mismo fin, siendo pues lo recomendable hacerlo de consuno y dado que al separar las dos participaciones, se hace mas difícil el recto conocimiento de aquellos y cual haya sido su objeto.

Por ejemplo separar la participación de lo resuelto en una Asamblea en torno a nombramiento de Administradores, de la resolución de Junta que distribuye entre aquellos de los designados los cargos en la Junta Directiva, no tiene sentido, ni tampoco lo tendrá el que por tanto se hagan participaciones diferentes pues ello dificultará a los terceros conocer la trascendencia de un mismo hecho jurídico sin base legal alguna.

Igual ocurre con la interpretación errónea y sin sentido, pero si constituyendo una pesada carga para los usuarios del servicio, de que el documento constitutivo, que de paso es un “documento privado” debe ser suscrito en el acto del registro por todos sus firmantes, y no que el administrador o accionista designado por la asamblea a tal efecto, sea quien certifique que ese acto constitutivo fue así celebrado y firmado por sus identificados otorgantes.

Lo necio y desacertado de tal criterio es imaginar la realización de un acto societario donde hayan cien o mas otorgantes, para no decir miles, como puede ocurrir con una asamblea de CANTV o de la ELECTRICIDAD o un gran banco y pretenda hacerse concurrir a todos ellos al acto de otorgamiento en el registro.

En fin, los funcionarios fedatarios no entienden, ni asimilan cual es el verdadero sentido de sus potestades, esto es, dar fe publica, en los términos que exige la Ley de acontecimientos fácticos que ocurren en su presencia, o de los cuales debe dejar reseña, sin poder aplicar ni interpretar la Ley a su estilo y libre voluntad, haciendo más difíciles las cosas al ciudadano o más costoso el uso de los servicios públicos prestados.

Repito es necesario, seria y tempestivamente un control mas serio y eficiente por parte de los Superiores Jerárquicos del Ministerio de Relaciones Interiores, ahora ente a quien se atribuye el control de Registros y Notarías a fin de evitar los comentados abusos y tropelías.

IGLESIA Y ESTADO. DE SUS BUENAS Y MALAS RELACIONES.

No estuve presente pero por igual me contaron que un acto oficial, donde debía estar presente por protocolo e importancia del mismo una representación de la Iglesia Católica, se pidió a su representante, abandonara el acto, en tanto que el mismo era de mero contenido laico. Creo y entiendo es bueno que el nuevo y orondo Cardenal con el cual nos ha privilegiado su Santidad el Papa tome conocimiento de esas y otras actitudes e interpretaciones por parte de los funcionarios del Estado para que de manera menos mojigata se precise hasta donde no existen respeto ni consideración de ninguna clase con la Iglesia Católica, y que de una vez por todas deje de pensar que su bobalicona intención de no enfrentar a la autoridades y funcionarios del gobierno de la manera que corresponde, por el contrario de lograr aquello, esto es, el debido natural trato entre las instituciones, solo procura su alejamiento y mofa.

Otra muestra: la actitud de las autoridades del mal llamado Consejo Nacional Electoral, ante la oferta de los representantes de la Iglesia de auditar y mediar en el proceso de verificación de inscripciones, registro electoral, etc. y la insólita y grotesca actitud de quien lo dirige.

Bueno, hasta aquí los tips de hoy y con ganas de seguirles reportando lo insensato de cuanto ocurre en el país, al menos para que se enteren de lo que ocurre, eso si, sin emitir opinión de ninguna clase, pues ahora no se puede siquiera hacerlo, ni decir las cosas por su nombre, a menos que se esté dispuesto a seguir los caminos de Ibeyise, Napoleón o Marianella, (con quienes de paso manifiesto mi absoluta solidaridad). Eso si, todo ello, enmarcado dentro de los mas serios y dignos principios de una democracia cacareada como tolerante y protectora de la libertad de expresión.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba