Opinión Nacional

País abandonado

En un viaje reciente a Cumaná me impresionó el abandono de la cuidad y particularmente dramática la situación general de pobreza a la vista, el descuido y el maltrato irresponsable al río Manzanares, reducido a un precario cauce de agua casi degradado a “cañada” los “parques” abandonados y una ciudad que desde todo punto de vista está dotada por un paisaje privilegiado, languidece, como sus plazas y barriadas en la desidia oficial y la incuria colectiva, salvo contadas excepciones, entre ellas, la de la Iglesia local, dirigida por Monseñor Diego Padrón, que a la par de su empeño pastoral y evangelizador, es un signo de resistencia civil y afán civilizatorio, con su Fe y sus proyectos educativos y culturales entre otros. La Curia es un ejemplo de pulcritud, organización y buena gerencia.

El país está urgido de buenos gerentes y administradores a todos los niveles, empezando por la familia: ¿cuántos padres irresponsables que no saben establecer sus prioridades? Igual sucede con otros miembros con responsabilidades públicas y privadas, en donde las palabras honradez, competencia, eficiencia y rendición de cuentas parecen vocablos prohibidos. El rentismo petrolero y el estatismo exacerbado nos hizo en general, malos gerentes y pésimos administradores y eso se refleja en todo el país, con servicios deficientes; deterioro ambiental y mala o mediocre calidad de vida.

Nuestras regiones y ciudades, empezando por la capital, lucen descuidada y poco querida, por sus habitantes y por casi todos sus gobiernos.

En Cumaná se abandonó el principal parque de la ciudad. Volvieron pantano a unas magnificas lagunas. Secaron el Manzanares y lo volvieron un basurero. Abandonaron la zona histórica y hasta incendiaron intencionalmente la gobernación y su abandono queda como signo visible de impunidad.

En estas condiciones la política deja de ser un servicio de gerencia y administración eficaz de los recursos públicos en función del bien común y se convierte en oficio de depredadores y aprovechadores.

El país merece una mejor suerte y este 23 de noviembre tenemos la oportunidad de derrotar un gobierno ineficiente y corrupto que nos prometió el futuro con un proyecto y una conducta totalmente anacrónica. Urge recuperar la esperanza sobre un proyecto político de respeto, convivencia e inclusión. La presidencia debe recuperar su majestad de institución republicana y en general todas las instituciones y magistraturas tienen que servirle al país y no al amo circunstancial del poder.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba