Opinión Nacional

Papá Jaime

«Jaime tiene un corazón grande dispuesto a amar, y unas manos fuertes para servir».

La persona que más me impactó del Foro de la Alianza para una Nueva Humanidad al que asistí por la Fundación Unión Radio, fue Jaime Jaramillo, mejor conocido como «Papá Jaime».

Papá Jaime es cálido, abierto, sencillo. Su sonrisa cautiva, su mensaje estimula. Un ingeniero geofísico con magíster en Exploración Geofísica con mucha sensibilidad social desde pequeño, tal vez nunca pensó el vuelco que daría su vida el día de Navidad de 1973. Él venía caminando por la acera cuando desde un carro en marcha lanzaron por la ventana una caja de muñeca. Como por arte de magia aparecieron varios niños de los que no se había percatado antes. Una niña corrió al medio de la calle a tomar la caja y la abrazó. Estaba tan extasiada con la caja de muñeca y viendo a Jaime, quien a su vez la miraba, que no se dio cuenta de que un camión venía. La mató en seco. Jaime se acercó a su cuerpecito que yacía sin vida al lado de la caja… vacía. En ese momento, Jaime se dio cuenta de cuál era su misión en la vida. Esa misma noche se disfrazó de San Nicolás y les llevó regalos a los niños de la calle. Nació la Fundación Niños de los Andes, que preside.

Papá Jaime ha recuperado y reinsertado a la vida alrededor de treinta mil niños que vivían en las cloacas de Bogotá. Es de las poquísimas personas en quien confían aquellos que aún viven en ese infierno: puede entrar y salir sin ser agredido. Ese submundo es cruel, inhumano, despiadado.

Pero el entusiasmo de Papá Jaime es contagioso y cuenta hoy con una red de voluntarios que crece a medida que se difunde y conoce su mensaje. Tiene un programa de radio diario desde donde transmite sus mensajes y cree en el trabajo en redes. Sus mensajes son concretos:

«No trates de ayudar a un millón, no. Con una persona que ayudes estás transformando y ayudando a esa persona a que pueda ver un mundo nuevo; esa ha sido mi filosofía: ayudar». El viejo proverbio chino «No hay que dar el pescado sino hay que enseñar a pescar» es otro de sus lemas. Y finalmente, vive hoy, aquí y ahora «como si fuera el último día. El pasado ya pasó, y el futuro es el que viene».

Miles de niños tienen un papá que se llama Jaime, quien les ha regalado esperanzas y les ha enseñado lo valioso que es «un corazón grande dispuesto a amar, y unas manos fuertes para servir».

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba