Opinión Nacional

Paquetes más grandes han fracasado

La primera asociación que vino a mi mente, a raíz del contrabando chimbo que pretende imponernos el hijo putativo de Fidel, trajo las imágenes de los procedimientos que emplean las bandas criminales tipo Maffia para garantizarse cierta impunidad en la comisión de sus delitos. Se aseguran, mediante jugosos y sistemáticos sobornos, de la complicidad de algunos Alcaldes y muchos policías, lo cual les da vía libre para cometer sus fechorías en un clima de cínica impunidad y relativa facilidad. Hasta que se consiguen con la horma de sus zapatos y les salen al paso los Alcaldes y policías que no se dejan comprar y aplican las leyes, frenando así a la delincuencia organizada, los capos y sus matones son juzgados y pagan sus correspondientes sentencias, aunque fuese por fallas al declarar impuestos, como sucedió con el muy famoso Al Capone.

A escala de un país este comportamiento es mucho más complicado, mantiene y potencia la premeditación y alevosía, cuando los hechos demuestran que, igual que las bandas criminales referidas en el anterior párrafo, Chávez y sus secuaces se dedicaron a colocar en las Instituciones clave de Venezuela a individuos que sirvieran a sus torcidos propósitos de consolidarse en el poder por el poder mismo, aunque para ello debieran violar la Constitución, manipular expedientes, satanizar a la disidencia mediante listas fascistas, retrasar procesos electorales o dictámenes, cambiar o negar resultados, intimidar la libre expresión del pensamiento y el flujo de la información, y cualquier otro mecanismo que contribuya al logro de establecer una dictadura militar con visos democráticos, neo-autoritarismo, para implementar el esquema marxistoide estalinista que en todas partes ha fracasado.

Tan fácil como pegarle un tiro al piso resultó conseguir mediocres dispuestos a venderse, en un país que venía degradándose. Por un lado una creciente crisis de valores que nos alejaba del debate sobre los principios que debían regir nuestras conductas individuales y grupales, sobre los modos de organización que optimizaran al Estado y elevaran la calidad de la incipiente Democracia. Por otra parte, la negligencia de los gobiernos que funcionaban por simple inercia, y no se ocupaban de generar respuestas estructurales, en lugar del tradicional reparto de dádivas, estimuló la redistribución poblacional que abandonó el campo y se concentró en las rancherías de las grandes urbes, ampliando el círculo vicioso de los enormes conglomerados de desempleados y subempleados, cuya necesidad extrema los hace presa fácil de los inescrupulosos políticos que se benefician de su circunstancial respaldo a cambio de las migajas que se siguen repartiendo, aunque les cambien los nombres y el discurso de fondo contenga más épica, más promesas, otros adornos, y acento cubano.

Estos casi diez años en el gobierno de un grupo que obtuvo el respaldo electoral de la mayoría en 1998 mediante sus críticas a lo anterior y sus promesas de cambio, han servido únicamente para demostrar que hay un abismo entre la condición del que protesta y la condición del que debe proveer respuestas acertadas, que tirar piedras y quemar cauchos no capacitan para un Ministerio, una curul en la Asamblea o la primera magistratura del país, que desplazar al conglomerado que tomaba las decisiones no lleva necesariamente a mejorar la situación del país, y que a pesar de los aumentos ocurridos en los precios de nuestra primordial materia prima de exportación, y en la cotización de los dólares que ahora en mayor cantidad recibimos por ese petróleo, la incapacidad y rapacidad de los que deben administrar ese creciente tesoro puede conducir a que los problemas se mantengan y aun se profundicen. En otros términos, que salimos de Guatemala y nos encontramos en Guatepeor, aunque ahora tengamos más recursos.

Pero a Chávez no se le puede negar que es previsivo, y precisamente porque previó que ese respaldo innegablemente mayoritario que logró en 1998 pudiera mermar, sobre todo si el discurso mesmo aburre y la gente no le ve el queso a la tostada, colocó a sus incondicionales en los puestos clave, desde donde podrían surgir inconvenientes respuestas y manejos, si esas Instituciones estuvieran a cargo de personas honestas y respetuosas de la Constitución. Un Consejo Nacional Electoral rojo rojito en un ochenta por ciento garantiza que los votos puedan manipularse para beneficiar a una parcialidad, que el Registro Electoral Permanente haga espacio para camaradas con personalidad tan avasallante que requieren de más de una cédula para poder realizarse en la vida, que los resultados totales y definitivos puedan mantenerse en el Limbo (aprovechando que ya el Vaticano abandonó esa franquicia) cuando su publicación empeoraría la grave situación en que quedó el proceso con la derrota -aceptada parcialmente y a regañadientes- de una inconstitucional reforma, lo que pudo acontecer a comienzos de diciembre pasado.

Para quienes andan vendiendo hielo en la Antártida o su equivalente, Comunismo en el siglo 21 (luego de sus múltiples y criminales puestas en escena, todas estruendosamente fracasadas), es una medida muy prudente reacomodar el Tribunal Supremo de Justicia y procurar que sus integrantes, en lugar de anteponer el contenido de la Carta Magna a sus dictámenes, practiquen a coro un estentóreo ¡ Uh Ah Chávez no se va !! y, en consecuencia, pongan la pretendida Justicia al servicio del Gorila en ciernes que los puso a cobrar muy por encima de lo que sus capacidades y principios merecen. Nada original en esta conducta, mucho antes de los celulares y las computadoras, Somoza y Trujillo mantenían corifeos bien adiestrados en todos los cargos públicos (claro que la Historia los hizo llegar a sus respectivos sábados, como a todo cochino). El ensamble vergonzoso que cumple roles de marionetas en la Asamblea, contó con la ayuda nada despreciable de la inasistencia del equipo opositor el día de ese juego a mediados de temporada, forfait que permitió que los rojos rojitos se adueñaran del estadium, y dejaran hasta de practicar. Se limitan a recibir lo que envíe el pitcher.

En este escenario de Instituciones controladas, ingresos multiplicados, producto sin posicionamiento(Socialismo del siglo 21) a pesar de una campaña propagandística de una década, animador con enorme pérdida de rating (show repetitivo y cada vez más cansón, lo que condujo a que no le firmaran un Contrato por tiempo indefinido y ahora debe salir del aire a más tardar a comienzos del 2013, aunque nada garantiza la sintonía mínima hasta esa fecha), como quiera que el hombre orquesta en declive no acepta que le introduzcan algunos cambios al guión, mantiene su sketch y en lugar de gracias le salen morisquetas (rechazadas por toda la audiencia, a excepción del grupo de focas semi-amaestradas a las que conserva como público cautivo, a duras penas, y les sigue lanzando sus pescaditos, que ya les comienzan a saber rancio, y muchos optaron por irse a otras carpas). El episodio que tituló la Reforma fue un fracaso absoluto, las rutinas del Currículo Bolivariano y la ley Sapo recibieron tales pitas que tuvo que retirarlas sin terminar las transmisiones, debiendo ir a comerciales antes de tiempo. Pero como es muy terco y no va a llegar a viejo (no oye consejos), pensó que poniendo esas mismas rutinas en otro orden y con un título distinto, la audiencia se dejaría engañar, por lo que presentó como nuevo el viejo show, pero esta vez lo llamó Leyes Habilitantes. Aquello es un verdadero bodrio, un ladrillo que provocó el inmediato zapping a otros canales. Va contra las normas del Show Business y no ve los antecedentes desastrosos de otros que, como él, se empeñaron en imponer impopulares e inapropiados esquemas, y no sólo fracasaron, sino que tuvieron que enfrentar juicios y cárceles por su terquedad suicida. Perdieron el público, los socios, el circo y la Libertad. Pero dicen que nadie aprende por experiencia ajena. El payaso que armó el circo más poderoso del planeta, amenazó con que duraría mil años. Luego de apenas doce años se mató de un tiro.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba