Opinión Nacional

Para la construcción de un mundo feliz

Las sutilezas de la ironia
van de la mano con la sagacidad del intelecto

(%=Image(3458982,»L»)%)Un famoso economista neoliberal definió al capitalismo como un proceso de construcción destructiva, es decir, como un proceso en el cual, merced a la existencia de una economía de libre mercado, los recursos van re-asignándose desde los sectores menos eficientes hasta los sectores de mayor eficiencia de la sociedad. Este axioma de la economía capitalista, pregonado por los cultores de la ideología neoliberal es perfectamente entendido por el actual gobierno bolivariano.

De hecho, el gobierno del Presidente Hugo Chávez no solo comprende la verdad escondida detrás del precepto mencionado, sino que la acepta y la aplica sin cortapisas, en su interés de romper de una vez por todas con las ataduras mono-productoras que impiden la construcción de una economía viable a largo plazo, y no dependiente del hidrocarburo.

Sin embargo, las elites neoliberales que pregonan su amor por el libre mercado y su desprecio por las claras políticas nacionalistas del gobierno bolivariano, caen en contradicciones cuando su discurso es confrontado con la realidad. Por una parte denuncian la supuesta incomprensión del gobierno de las ideas económicas modernas y la necesidad de que las mismas sean implementadas y por el otro muestran respuestas coléricas, cuando esas mismas ideas son llevadas a la práctica.

La nueva ley del sector de los hidrocarburos es un instrumento nacionalista muy avanzado que intenta llevar adelante la transformación de una economía que ha sido envilecida por el ingreso petrolero. Todos los venezolanos –sin distinción de ideologías- repiten incesantemente que debemos romper con la dependencia del petróleo. Pero al diseñarse un instrumento legal que impulsa la ruptura, el mundo neoliberal proclama su desacuerdo. Matan al tigre y temen al cuero.

La nueva (%=Link(«http://www.leydehidrocarburos.gov.ve/»,»Ley de Hidrocarburos»)%) tiene un objetivo fundamental de corto plazo que es reconocido por todos: desestimular las inversiones en el sector petrolero. Si esta ley no era aprobada, ¿De que manera evitamos la afluencia de inversionistas foráneos y locales que no solo mantendrían sino que harían crecer el ingreso petrolero y por ende la riqueza malsana a la que nos hemos mal acostumbrado y que no hace más que profundizar los efectos del neo-colonialismo?

Una vez reducida la pendiente de la curva de inversión en el área de hidrocarburos, se iniciará un proceso paulatino pero irreversible hacia el gran objetivo de mediano y largo plazo: la eliminación de (%=Link(«http://www.pdvsa.com/»,»la industria petrolera»)%). ¿O es que a alguien se le ocurre una manera más eficaz de evitar la dependencia económica del hidrocarburo, que destruyendo las propias raíces de esa dependencia, es decir, la propia industria petrolera? Con la implementación de esta prueba de inteligencia bolivariana construiremos una economía menos voluble y más diversificada.

Lo anterior permitirá a la Revolución Bolivariana alcanzar propósitos adicionales de orden universal que beneficiarán a las generaciones futuras. Daremos un ejemplo al generar un modelo económico inédito, basado en el respeto a la ecología y en la protección del medio ambiente. La disminución de las emisiones de contaminantes a la atmósfera gracias a la re-conversión de nuestra economía será agradecida por las generaciones futuras de todo el mundo. El diseño de sistemas de transporte urbanos y rurales de tracción humana reducirá la dependencia tecnológica de los centros hegemónicos, disminuirá el requerimiento de divisas del país, y facilitará el equilibrio de las cuentas fiscales y por ende el combate contra las causas estructurales de la inflación.

Las venezolanos del futuro, que no dependerán del motor de combustión, ejercitarán su físico permanentemente gracias a la utilización de la bicicleta como medio de transporte fundamental (en un principio con vehículos provenientes de la hermana República Popular China, pero posteriormente con aparatos de producción nacional, lo que implicará el desarrollo de esta nueva y empujante industria) con lo cual, y de acuerdo a las recomendaciones de la propia (%=Link(«http://www.who.int/home-page/index.es.shtml»,»Organización Mundial de la Salud»)%), verán reducidos sus niveles de colesterol y triglicéridos, y por ende mejorarán su calidad y expectativa de vida.

La planificación desde instancias técnicas del Estado Bolivariano del uso final que se dará a las tierras del agro nacional permitirá la promoción de cultivos ancestrales, autóctonos y ricos en fibra (como el cultivo de la yuca para la universalización del consumo del casabe y posterior sustitución de las importaciones de trigo), y desestimulará la producción en exceso de carnes vacunas y porcinas, cuyos efectos malsanos sobre los lípidos sanguíneos y el ácido úrico están suficientemente demostrados. De esta manera, la estrategia bolivariana de reproducir el exitoso modo de producción de nuestros antepasados indígenas, quienes por cierto eran capaces de obtener todas las proteínas requeridas por nuestro organismo de la multisápida fauna invertebrada que puebla nuestra geografía, coadyuvará en la construcción de una dieta saludable y perdurable para los .venezolanos.

En definitiva, y siguiendo los lineamientos de (%=Link(«http://www.isc.hbs.edu/»,»Michael Porter»)%), el insigne profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad de Harvard, el enfoque holístico bolivariano de la economía (Cosmogonian Bolivarian Approach to Economics) desarrollará nuestras mejores ventajas competitivas, al instrumentar tecnologías soberanas, no contaminantes, de bajo costo y fácil difuminación, que permitirán construir una vía de desarrollo propia y altamente competitiva, sobre cuyas bases se asentará el futuro de nuestros hijos.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba