Opinión Nacional

Partido único y otras consideraciones

Releyendo la obra de Orwell titulada 1984 me encontré con un relato novelado de
lo que es el pensamiento único y el partido único. Es totalizador, absorbente el
régimen de partido único, dominado por el Gran Hermano forma como se
presentaba a todas luces a José Stalin y al régimen imperante en la extinta
Unión Soviética.

El chavismo aclara que se trata de un partido único de los partidarios del
oficialismo y que ello no implicará la eliminación de los partidos de la
oposición. Valga la aclaratoria, pero lo que debemos tener presente es la
tendencia, es tener presente hacia dónde va el régimen.

En otras oportunidades hemos descrito lo que es el totalitarismo. Definiciones
muy precisas por la doctora Arend en su obra “Orígenes del totalitarismo” y en
reflexiones más recientes en la obra del filósofo chileno Fernando Mires, en
especial en su obra „La Política como Oficio.

El miércoles 11 de enero de este año que comienza, 2007, Aníbal Romero habla de
las dificultades teóricas para definir al régimen del teniente coronel. Pensamos
que esto estaba superado. Que estamos en presencia de una autocracia con acentos
profundos de militarismo y en consecuencia ante la gestión de un autócrata
militarista con unas ansias de poder desmedida que lo lleva a querer proyectarse
más allá del 2031 Todos los poderes en manos de un solo hombre y un manto para
cubrirlo con el pomposo nombre del „socialismo del siglo XXI. Un autócrata que
ante la inminencia de la pérdida del referendo levantó un discurso con contenido
social para lo cual disponía, y dispone, de cuantiosos recursos para
dilapidarlos sin plan ni concierto.

Es de recordar cómo en su predisposición a enterrar a la cuarta república
colocó a un lado los 14 programas sociales que se venían aplicando a favor de
los sectores de menores recursos, algunos de los cuales procedían de gobiernos
incluso anteriores al de Caldera II. En su desesperado relato de ese año cuenta
que llamó a Fidel Castro para pedirle su ayuda y atacar desde abajo la
situación que tenía. Deja eso por mi cuenta, que yo sé bastante de eso, le
contestó Fidel y, según las propias palabras de Chávez, comenzaron a llegar
aviones y aviones y son los cubanos los que diseñan, apresuradamente, Barrio
Adentro I y Robinsón. Esta es la razón por la cual Barrio Adentro se improvisa
con puros médicos y para médicos cubanos sin formar parte de ninguna política
pública mediante la cual se enlazara este programa con los ambulatorios y
hospitales; sin una visión inicial de una red de salud pública.

Estos programas nacen en función de una política electoral que cuenta con el respaldo
incondicional de Jorge Rodríguez, y de Carrasqueño, que comienzan a aplazar el
referendo hasta que los programas produjeran los efectos deseados. Este es el
verdadero origen del discurso social. Chávez se da cuenta del filón que
significa el populismo, el hablar a nombre de los pobres y proclamar una lucha
contra la pobreza que en la forma como se inicia y se conduce no hace sino
aumentarla, como lo registran las diversas estadísticas realizadas desde
entonces hasta el presente. En el curso de estos tres años y meses logra una
empatía con amplios sectores populares a lo cual se deben agregar los garrafales
errores cometidos durante abril del 2002, la plaza Altamira, la huelga al
prolongarse más allá de las 72 horas como fuera concebida y sumarse el paro
petrolero con la duración por todos conocidas. Además, la política
abstencionistas que entrega espacios (alcaldías, gobernaciones, diputados) que
eran objeto de burlas por parte de los abstencionistas.

Es el abandono del trabajo político, cerca de 200 municipios que no veían un dirigente político desde hace años, cuando se reducía todo al trabajo mediático que no llegaba a
una masa inmensa halagada por el oficialismo mediante los programas sociales y
dependiente de los situados constitucionales y demás programas adelantados con
la botija llena.

Ahora aparece el partido único que busca eliminar las tímidas voces políticas
que brotan de los grupos, y partidos como PPT, PODEMOS, PCV, etc. Y someterlos a
una jefatura única encarnada en el autócrata y con una disciplina militar como
la práctica Ameliach, Carreño, Diosdado y otros.

Evitar, y derrotar, que sea extendido el partido único a toda la sociedad
forma parte de los combates que habremos de realizar a nombre de una democracia
social, donde el pluralismo sea uno de sus rasgos fundamentales.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba