Opinión Nacional

Patria malquerida

Momentos tristes vive Venezuela. Aun cuando nuestra historia ha sido un gran mosaico de momentos tristes, indignantes en ocasiones. La oportunidad maravillosa en nuestra vida republicana, cuando los ciudadanos de ésta tierra lograron que, sin distingos de clase social, raza o sexo, tener el derecho a elegir libremente, por votación directa, universal y secreta a sus gobernantes y representantes a los cuerpos legislativos, y en uso de ese derecho se dieron el lujo de elegir al más representativo ejemplar de la venezolanidad, cual lo fue el insigne, honorable y honesto maestro Rómulo Gallegos, quien se rodeó de una brillante constelación de hombres probos, honestos y capaces, fue entristecido por la acción brutal de la ambición desmedida, el egoísmo, la intriga, la mala intención, entre muchos factores.

En diversos episodios de nuestra vida como nación hemos presenciado la acción denigrante, repulsiva y nefasta de «los malos hijos de la patria» y el momento actual no escapa de tan negativa herencia. Cuando vemos todas las artimañas, maniobras nauseabundas y acciones desesperadas a las que es capaz de acudir una mafia delincuencial para controlar ilegal, ilegítima y descaradamente el poder, pisoteando con impudicia la Constitución y las Leyes, no podemos sorprendernos.

Nada nuevo bajo el sol. El régimen de los Monagas, el de los federales Falcón y Guzmán Blanco y sus herederos, el de la hegemonía andina hasta Pérez Jímenez son ejemplos que quienes hemos estudiado la historia contemporánea sin los disgraces que predenten ponerle los delincuentes, hoy disfrazados de «socialistas» tal como ayer se vestían de conservadores, liberales o nacionalistas, aun recordamos.

Hoy, con diferencias y agravantes muy pronunciados, presenciamos como un minúsvalido intelectual, impedido por su reducida racionalidad, por su inteligencia similar ba la de las mulas, acude a trucos desesperados, sin rubor para cometer un sin fin de delitos que van desde instigación a delinquir, instigación al odio, terrorismo de estado, hasta la instigación a la destrucción de propiedad , sin contar con otros más graves como falsificación de documentos de identidad, ocultamiento de su real nacionalidad, conspiración para delinquir, aprovechamiento de las insignias del poder, usurpación de funciones y muchos otros.

Demasiada desesperación tienen del juicio de un pueblo escarnecido por 15 años de políticas equivocadas. Tratan de engañar incautos. Citar a Lincoln, con su célebre frase que tiene como conclusión «No se puede engañar ba todo el mundo todo el tiempo» sería muy oportuno. Quien no sea bruto que entienda. Desgraciadamente Venezuela sigue siendo una patria malquerida.

 

@jorgeramfer

jorgeramirezfernandez.blogspot.com

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba