Opinión Nacional

¿Patria seca?

El Domingo de Ramos en la noche estuve en un paseo muy concurrido, donde la gente va a caminar, a practicar deportes, a comer, en fin, a pasar un rato agradable. Cuando se inauguró este paseo, hubo personas que aprovecharon la afluencia de gente para vender tortas y yogures caseros, jugos naturales y refrescos. Ahora que volví encontré que los vendedores se han multiplicado. Al lado del módulo policial que funciona para garantizar la seguridad ciudadana, no sólo hay ventas de CDs y DVDs ilegales (¿recuerdan aquello de «dile no a la piratería»?). También hay improvisados expendios de parrillitas que por ninguna parte dan señal de poseer permiso sanitario. Y en plena vigencia de la «ley seca», un hombre que había transformado su carro en una suerte de botiquín, incluido equipo de sonido a todo volumen para no pasar inadvertido, hacía su agosto vendiendo cerveza. Los policías, bien, gracias.

Esa mini muestra de anarquía me hizo recordar Las Vegas, donde está permitido lo que en el resto de los Estados Unidos está prohibido. En Las Vegas se puede fumar en todas partes. Casarse y divorciarse es tan fácil que la gente se casa y se divorcia en un santiamén. La prostitución no es penada. Los establecimientos no tienen hora preestablecida de cierre. La venta de licores funciona veinticuatro horas al día, y por supuesto, todos los juegos son legales. Las Vegas es el paraíso de los mafiosos, trajinadores de oficio y especuladores. Las Vegas es la excepción de la regla, y tienen reglas que le permiten serlo. Por fortuna para el país, en el resto de los Estados Unidos las reglas de civilización funcionan. El punto es que aquí, donde contamos con supuestas reglas de civilización, casi todo funciona al revés, como en Las Vegas. Empezando por el mismo gobierno. Desde el intento de cerrar RCTV «porque les da la gana», pasando por los ataques y discriminaciones a quienes disienten, los abusos de poder, la inseguridad, los enfrentamientos intestinos entre los poderes del Estado, y así ad infinitum: complete usted la lista.

«En este establecimiento se observa con todo rigor la ley seca, de manera que compren su caña en el horario permitido», rezaba un anuncio en un supermercado. Yo me pregunté: ¿no será la patria la que se nos está secando?…

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba