Opinión Nacional

PCV: Lo que va de ayer a hoy…

Cuando veo en la pantalla del televisor a ese mozo medio greñudo y de hablar mascullante, que ostenta el cargo de Secretario General del Partido Comunista de Venezuela, tratando de justificar la actitud sumisa, por decir lo memos, de ese partido ante las ofensas e improperios con que se refiere a ellos el Presidente Chávez, me da una profunda tristeza. Pienso automáticamente en figuras como Gustavo Machado, Jesús Farías, Pompeyo Márquez, Eduardo Machado, Eduardo Gallegos Mancera, Pedro Ortega Díaz, Eloy Torres, Fernando Key Sánchez, Héctor Marcano Coello, Olga Luzardo, Héctor Mujica, Federico Rondón, Rafael José (Cheché) Cortez, Carlos Augusto León, Alonso Ojeda Olaechea, Ana Senior, Nicolás Colorado, Félix Ojeda Olaechea, Carmen Clemente Travieso, Ernesto Silva Tellería, José Martínez Pozo, Luis Emiro Arrieta, Luis Evaristo Ramírez, Trino Meleán, José Vicente Abreu, Ramón Antonio Villarroel y tantos más, que fueron dirigentes del PCV muchas veces en condiciones tan difíciles o más que las actuales, y supieron mantener en las peores circunstancias no sólo la dignidad de su agrupación política, sino también la de cada uno de ellos en particular.

Que cometieron errores, a veces graves, nadie lo niega. Fueron seres humanos. Pero nadie puede negar igualmente que en la hora indicada supieron asumir su responsabilidad, y orientar sus acciones, aun en algunos casos equivocadas, con decoro y valentía, no hacia la conquista de prebendas ni privilegios personales o de grupo, sino en favor de lo que entendían era el futuro del país. No en balde muchos de ellos sufrieron persecución, torturas, cárcel y exilio.

Aun quedan unos cuantos testigos de la actuación del PCV durante la dictadura de Pérez Jiménez. Junto con dirigentes y militantes de Acción Democrática los comunistas mantuvieron activa la llama de la resistencia contra la vesania dictatorial, no sólo fronteras adentro, sino también en lugares como México, donde se concentraron centenares de exiliados de varios partidos, amén de algunos independientes. Y en 1952, cuando se convocó a elecciones para Asamblea Constituyente, el PCV fue el primero en alzar, desde la clandestinidad, la bandera de la concurrencia a las urnas, junto a lo que quedaba de Unión Republicana Democrática (URD), apenas el núcleo dirigente en una difícil legalidad, y una menguada militancia, aislados y sin una eficaz organización partidista.

¿Alguien que haya conocido a Jesús Farías, por años Secretario General del PCV, pudiera imaginarse a ese recio y noble dirigente en una actitud sumisa y aquiescente ante la procacidad del gobernante vociferando contra un partido que, errores y equivocaciones al margen, tiene en la Venezuela contemporánea una trayectoria histórica que sería injusto soslayar?. ¿Y ante ese gallardo dirigente el mismo caudillejo vociferante se habría atrevido a tanto?

Los viejos comunistas venezolanos cometieron muchos errores y se equivocaron con frecuencia. Pero jamás podrá achacárseles actos de indignidad y de humillación.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba