Opinión Nacional

Peligro 1

Los pastores de la iglesia católica tocaron las campanas de alarma en cuanto advirtieron la presencia del marxismo, socialismo, comunismo, catalogándolo de falsa filosofía. Peligro. Con y sin excesos, los cuales no vienen, en este momento, al caso. El Papa Pío VI anuncio que el pueblo seria llevado a la ruina, a la miseria por esas ideas comunistas. Los Papas Pío VII y León XII condenaron enérgicamente las sectas y advirtieron otra vez a la sociedad del peligro que les amenazaba. El Papa Pío IX en alocuciones, en encíclicas dadas a los Obispos de todo el orbe, contra los intentos de las sectas, y señaladamente contra la peste del socialismo, comunismo, marxismo. ¿Hoy se oyen y atienden las campanas de alarma tocadas por la Iglesia Venezolana?

Pero el poder civil, quien tenia a su cargo el cuidado del bien común, y quien, en cierta forma dependía de los ciudadanos, en donde también anidan hombres malvados, capaces de temores y amenazas, miró siempre a la Iglesia con suspicacia, no comprendiendo que los conatos de las sectas serían vanos si la doctrina de la Iglesia católica y la autoridad de los Romanos Pontífices hubiese contado siempre con en el debido respeto y respaldo, tanto de la autoridad civil como de los pueblos. “Porque la Iglesia de Dios vivo, que es columna y fundamento de la verdad, enseña aquellas doctrinas y preceptos con que se atiende de modo conveniente al bienestar y vida tranquila de la sociedad y se arranca de raíz la planta siniestra del socialismo, comunismo, marxismo”. ¿Cómo trata el régimen socialista, comunista de la única voz a la Iglesia, a sus pastores y a los creyentes?

¿Esta “voz” y sus “verdugos voluntarios” abusan del Evangelio? ¿Engañan a los incautos? ¿Adaptan el Evangelio a su conveniencia e intenciones? ¿Cuál es la diferencia entre sus dogmas y la doctrina de Cristo? ¿Si el socialismo, comunismo, practica la iniquidad como puede pregonar y practicar la justicia? ¿Cómo pueden comparar la luz con las tinieblas? Pregonan la igualdad entre los hombres y ante las leyes sancionadas únicamente por ellos. Solo sus leyes son validas. Niegan la ley divina. Niegan a Dios. Según el mismo Dios todos los hombres serán llamados ante el y cada uno juzgado por la misma ley y obtendrá, según sus meritos, castigo o recompensa. La desigualdad del derecho y del poder se deriva del mismo Autor de la naturaleza, del cual toma su nombre toda paternidad en el cielo y en la tierra. “Dad al cesar lo que es del cesar y a dios lo que es de dios”. Todos necesarios entre sí y solícitos del bien común. “El buen ciudadano es aquel que no puede tolerar en su patria un poder que pretende hacerse superior a las leyes, Cicerón”. Busque puesto. Alístese. Muévase. Defienda su fe.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba