Opinión Nacional

Permanecerá en la luz

No lo conocí personalmente, pero lo acompañé en todas sus
competencias, durante aquellos Juegos Olímpicos de Los Angeles en
1984. Cada vez que entraba en el agua, sentía que quien nadaba era un
amigo cercano. La final de la competencia de los 200 metros mariposa
fue emocionante al extremo. Yo estoy segura de que muchos venezolanos
han debido sentirlo así. Una muy compungida señora que entrevsitaron
en la calle, poco después de conocer la noticia de su absurda
desaparición física, dijo: «(%=Link(«http://www.deleite.com.ve/detbiografia.asp?tipo=estilovida&codigo=3″,»Rafael Vidal»)%) era el hijo que todos
deseábamos tener».

Rafael Vidal tenía conciencia de lo efímero que es nuestro paso por la
vida. Tan solo dos meses después de haber regresado con la medalla
olímpica de natación, falleció su padre. La alegría y el dolor se
dieron la mano en el corazón del joven. ¿Cómo conjugarlas? Quizás esa
situación lo llevó a reflexionar sobre el sentido de la vida, y lo
enrumbó por la senda de la ayuda a los demás. En 1999 publicó «Los
Sellos Secretos», un libro de autoayuda que ha tenido mucho éxito.

El 3 de octubre de 2004, Ángel Ricardo Gómez lo entrevistó en El
Universal, con motivo de cumplirse los veinte años de la hazaña que lo
convirtió en nuestro primer medallista olímpico en natación. En esa
oportunidad, Vidal dijo:

«Me siento orgulloso de varias maneras: desde el punto de vista
técnico hice un registro de altísimo nivel, y desde el punto de vista
humano, esa hazaña ha formado parte de la vida de un montón de gente
que me ha hecho parte de sus vivencias… Fue la mejor carrera de mi
vida».

Ironías de la vida, quien logró la mejor carrera de su vida, perdió la
vida en la peor carrera de la vida de otro.

Licenciado en Administración de Empresas, con un Minor en Informática
y Computación, en la Universidad de Florida, en Gainesville, Estados
Unidos, Vidal se destacó también como comentarista deportivo. Era
usual escuchar sus atinados y muy profesionales análisis en los
eventos deportivos de relevancia. También tuvo éxito como productor de
radio y TV, y como conductor de su propio programa de radio.

Sentí pena porque a Vidal no se le rindieran los honores que se
merecía. Con él se va un pedazo de nuestra juventud trabajadora,
tenaz, sana, con una increíble fuerza de voluntad, responsable y
buena. Rafael Vidal es un modelo a seguir. Aunque no haya habido
homenajes oficiales, la mayor parte del país lo entiende así.

El Conde Spencer, hermano de la Princesa Diana, en el funeral de su
hermana dijo que la Princesa no había necesitado el título de Alteza
Real para generar su muy particular magia. Rafael Vidal tampoco
necesitará de homenajes oficiales para que los venezolanos lo
recordemos como uno de esos seres mágicos en nuestras vidas mientras
estuvo vivo, y que permanecerá en la luz de nuestros recuerdos aún
después de muerto.

Fundado hace 23 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar