Opinión Nacional

Perro ladrador poco mordedor

Sigo encontrando una sinfonía de ataques y criticas a la oposición representada en Henrique Capriles. Anoto las demandas del otra oposición (así se llaman) tildando a Capriles de blandengue, colaboracionista, vendido, defraudador, cobarde, alicaído, aletargado, comodón y entregado. Hay más, pero aquí me detengo, porque les he visto -al menos- un mínimo de esfuerzo argumental. Revisemos lo que está detrás de cada dardo.

«Capriles no salió el 14A a cobrar» o lo que es lo mismo «Capriles se dejó quitar la victoria». La expresión viene acompañada de una campanada de lugar-comunes que sugieren salir a la calle, caerse a plomo y quedarse hasta asegurar el poder (¡?). De no lograrse el primer día habría que seguir amaneciendo en la disputa -a fuego cruzado- hasta la caída del ilegítimo. Ese es en definitiva, el plan radical: resistir, meterle el pecho o la cabeza (la del vecino) a cualquier salvajada que se le ocurra al contrario, hasta vencer o morir… Pues bien. La resistencia civil -violenta o no- ha sido un continuo de la historia en la lucha contra la tiranía, la discriminación o el ocupacionismo. Pero el tema es que esa resistencia no debe ser improvisada, desarticulada, súbita, sin fundamento y sin un consenso-poder-organizado. Salir a la calle a resistir el poder, exige base popular, convicción ciudadana y orden. ¿Lo tenemos?

Ir como «perro ladrador» sin entrenamiento ni orientación, es caer ladrando. Un partido, frente o movimiento social que pretenda liderar y reivindicar una victoria electoral desde una plaza, debe exhibirse amalgamado, firme en sus propósitos de rescate institucional y dispuestos (todos) a pagar con la vida o su libertad, el precio de su misión libertadora. No veo en quienes llaman a la calle con tanto fervor y autoridad, desde un sillón, un ordenador o un programa de TV, voluntad real de colocarse al frente de esa causa, camino al sepulcro. Cierto que muchos estarían dispuestos a dejar la vida por un ideal, pero quienes llaman a revueltas y a la inmolación, son los que van pegados a sus BB, lanzando tuits que al final dirán: «han masacrado al pueblo» Pregunto. ¿Quién masacra a quién? ¿Cuál pueblo? ¿Quién arriesga detrás de un teclado?

Criticar es fácil. Pero hacerlo a consciencia de que una iniciativa no aplica -por espuria, ineficiente o improvisa- es irresponsable. Creo en una visión autocrítica de nuestro drama de los últimos tres lustros (por no irnos dos siglos). Como sociedad comportamos un precario sentido de unidad y confianza grupal.

El medalaganismo, el retrecherismo y nuestra esencia contestataria, oportunista y revirona, nos impide un mínimo de disciplina para consolidar una causa común. Cuántos de los que llaman cómodo o blandengue a Capriles, ¿no lo son ellos por solemnidad? Nuestra derrota es ética y moral, no electoral. La anarquía nos castra más que la propia tiranía. Aquella conduce a la anomia, a la nada, a la desaparición del ser pensante, organizado, cívico y ciudadano. La tiranía se impone, pero obliga a resistirla, por lo que subyace un ideal civilista. En febrero de 2008 decíamos: «…no aceptamos [la disidencia] que el responsable de tanta anarquía, no es él, sino cada uno de nosotros. Mas que sus «destrezas» para renacer [Chávez], son las carencias propias para confrontarlo en su terreno más débil: en lo ético y en lo formal. Pero tales identidades no se construyen de la noche a la mañana. Las formas y la moral, se siembran y toma tiempo cosecharlas. Tiempo que sólo lo pauta el buen desempeño político».

Habiendo sido crítico de la oposición, hoy debo reconocer su madurez y moderación. Invito a sectores críticos a reflexionar sobre lo que nos desune y nos divide, en tiempos donde tal división garantiza la anarquía, la fractura y la derrota. Decir que la oposición es colaboracionista y electorera, es melodioso, puede lucir irreverente, desafiante, incluso verosímil. Muchas veces he estado tentado a cabalgar sobre esa tesis, en la búsqueda de una tercera vía. Pero se topa uno con un pesado dilema: si la vía no es electoral, por fraudulenta, ¿qué queda? O la fuerza o la desobediencia… Descartando vías de hecho (lea Golpe de Estado Constitucional/EUD 30-07-13) en un país donde el anarquismo nos viene de la conquista y las conjuras no duran sino hasta el día de ser sugeridas, lo que quedaría es la resistencia pacífica… Pero en el caso venezolano, que vimos morir a Brito degustando un pabellón, padecer a Simonovis viendo TV o languidecer a cientos de huelguistas de hambre estudiantes y viejos, sin otro esfuerzo que decir pobrecitos, que bochorno, que indignación, ¿quién resiste? Así la institución Gandiana de la desobediencia civil, se nos va de manga y de hombros, por lo que queda es recorrer calles (no azuzarlas), organizar liderazgos de base, y consolidar una mayoría que por no-estar consolida, no se ha podido cobrar.

A los amigos detractores de la oposición, sólo me queda decirles, salgan a la calle y exhiban sus colmillos, advertidos de que perro ladrador, poco mordedor…

 

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba